domingo, 9 de enero de 2011

ESTRUCTURA EXISTENCIAL Y ARQUITECTURA NATIVA


una mirada 
sobre los Valores de la arquitectura
EN LOS pueblos originarios 
Del noroeste argentino... [1]

Por VICTOR JOSE STILP PICCOTTE

“Sé que en Abya Yala[2] no existieron indígenas (no existen) y que despectivamente se utiliza el vocablo “indio” por traslación de “las Indias”, territorio al que – supuestamente – creyó haber accedido el genovés Cristóbal Colón; tampoco existieron los aborígenes (no existen) y más allá de los arquetipos impuestos por la globalizada sociedad que nos “contiene”, no debe aceptarse la presunción de hombres y mujeres sin tierra. En realidad, en la extensa geografía de Abya Yala, invadida, ultrajada, y esclavizada por los ultramarinos de los siglos XVI y XVII, sólo residieron (residen) nativos; descendientes de los primigenios que instauraron con bravura y arrojo, la existencia de los pueblos originarios”.[3]

Es parte del convencimiento poético, y de la legitimidad que me cobija, afirmar que la lealtad hacia la “justicia y dignidad” del Ser Humano, permite cotejar la frase inicial con otro enunciado que atestigua – en el sur del Tucumanahaho[4] – la existencia de ciudades – de capitales, por noción de territorio – que fueron encumbradas por hombres y mujeres consustanciados con su entorno, mitología, y sabiduría, en perfecta mímesis con la sagrada ecuación de magnitudes existenciales (dirección y sentido) construyendo una asociación que expresó el “ideario” de los grupos sociales originarios.

ESQUEMA DE ASENTAMIENTO CACANO
 
En ese mítico espacio, emancipados de filosofías errabundas y distantes, los maestros constructores, y arquitectos nativos, captaron en una síntesis elemental…

La “proximidad”, el “espacio conceptual”, el “sistema cardinal” (naciente y poniente) el “espacio social”, el “entorno mediato” e “inmediato”, los “nexos”, la “mitología”, y la “cosmología”

Interpretándolos – en una estructura arquitectónica – para evitar su advenir abstracto; y, además, para identificar la dinámica de las circunstancias invariables, concretando la primigenia morada, y con ella, la idea de…

Construir para perpetuar la residencia.


A estas circunstancias invariables de la visión nativa, he denominado “Estructura Existencial”, dado que estableciendo el espacio tiempo, contribuyeron con el proceso metodológico que soportó – en el año 1480 – la invasión física de los Incas (incluso la impostación del idioma general andino – quechua – hasta la retirada Inca en 1525) y más tarde – entre 1534 y 1536 – la invasión ultramarina revelada con la llegada del expulsado Gonzalo Calvo de Barrientos[5], y del jefe de la primer entrada española al NOA, Diego de Almagro[6].

CONECTIVIDAD URBANA
Aunque sucumbió ante la extrañación de sus dioses, suprimidos por la audacia de los defensores y cultores de la política de Polo de Ondegardo[7].

La “Estructura Existencial” manifiesta que los pueblos andinos (Cordilleranos y serranos) y sus espacios – urbanísticos y arquitectónicos – han logrado perdurar en la “memoria” de los descendientes de los pueblos originarios, a través de la gestación de mitos o leyendas; como si se tratase de una paráfrasis gaudiana[8], que entre inclinadas columnas “recompone los retazos de la historia, protegiendo los yacimientos arqueológicos”.  
Depósitos sepultados entre médanos y piedras, que no olvidaron el sometimiento y la barbarie, ni la indiferencia pergeñada por los descendientes de los “barcos”, y aquella otra, ordenada por los descendientes de la Patria “inhibida”.
Sé que por estos “arrebatos de las paráfrasis históricas” – entre los valles abiertos en las últimas estribaciones de las sierras pampeanas, y el comienzo abrupto de la cordillera (Qhantir[9]) – aún subsiste el sobrecogedor lamento de los pueblos originarios; en realidad, voces del dolor que laceran la memoria y la poética, expuestos como una verdad universal que ha resguardado, en eviterna misión, el “perfil” de una existencia de características únicas.
Ese “borde conceptual”, que los ingleses actuales infunden con el término “skyline” – para contener el significado existencial de sus ciudades – es parte del espacio tiempo de los asentamientos ubicados en el Tucumanahaho. Y por influjo del “aura” que nos une como hombres inteligentes – diferenciado del sentido europeo – también conforma un “perfil” o “skyline” contenedor, que lo aísla de las culturas andino centrales del territorio de Abya Yala, para expandirse en la región que conocemos como NOA. 
CONSTRUCTIVIDAD CACANA
El devenir, reveló que la concentración del poder teológico de los “Señores del jaguar”, y la conformación de un original poder económico regional en el área del Tucumanahaho, convergió los espacios urbanos, circunscribiéndolos a un lugar de control y custodia.
Este singular eslabón evitó la concentración o superpoblación humana; facilitó la expansión de distintos espacios urbanos; engendró una excelsa red de caminos – luego conocida como Camino del Inca o Qhapacñañ – y fundamentalmente, integró la cultura Cacá (Diaguitas, Pulares, Calchaquíes, Quilmes, Abaucanes, etc.) a través del uso de un idioma común.
Debo decir entonces, que tras diez años de paciente y profunda investigación – nunca exenta de poética – he comprobado que la arquitectura nativa conjugó todos los ideales de la arquitectura moderna, y que más allá de la injusta (indigna) calificación de “rudimentaria” y “elemental”, contuvo los “gestos”, “nodos”, “hitos”, y “mitos” que generaron la Estructura Existencial de las ciudades argentinas conocidas en el siglo XXI.
En el heroico campo penetrado por las vías andinas aún subsisten los ecos de las voces nativas, y también sus anhelos, esperanzas, y esencialmente su ringlera de propuestas; una estructura temporoespacial que difundió el legado originario hasta “invadir” la ilógica residencia de los hombres contemporáneos; quienes, en el décimo año del tercer milenio, continuamos impetrando por respuestas.

  
ESTRUCTURA EXISTENCIAL
Tal vez, este humilde aporte – que lejos de interpretar una filosofía de vida, intenta convertirse en cauce – sirva como un “camino de vida” para que los dioses suplantados, nos conduzcan definitivamente hacia la meta.

“Estructura del hombre, que rueda como una rueda, sobre los piélagos inertes en busca del pasado, en ese collado existencial que inhibe a la Argentina”.


Arq. Víctor José Stilp Piccotte
Todos los derechos reservados
El Arquitecto Stilp Piccotte, nacido en Villa María, Córdoba, en el año 1956, cursó estudios en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Córdoba. Radicado por razones profesionales en la ciudad de Aimogasta, La Rioja, ha llevado adelante una investigación arquitectónica e histórica durante diez años. Basándose en ésta línea historiográfica ha disertado sobre temas relacionados con la arquitectura y la cultura de los pueblos originarios del noroeste argentino en diferentes provincias; Especialmente, y por iniciativa de SADE Córdoba, en la Feria del Libro de esta ciudad, desde el año 2005 hasta la presente edición 2010. Además, Es Director de Gaceta Literaria “Huaymocacasta” de distribución gratuita (Bimestral desde el año 2005) Creador del encuentro de Escritores e Historiadores “Arauco Voces del Tiempo”. Preside la Comisión Nacional de Historia de SALAC y la Comisión Bicentenario Pluralidad de Voces 2010 (Ha publicado, entre otras obras: “Huaymocacasta, Inhibición histórica de la Argentina” Obra Historiográfica en cinco tomos – “Estructura existencial de la arquitectura nativa” Obra literaria que versa sobre la arquitectura de los pueblos originarios – “Mística de los olivos” Obra historiográfica sobre el camino nativo y la llegada de olivos procedentes de España a nuestro territorio – “Mitos y leyendas en el noreste riojano” Obra literaria sobre mitología popular en el noreste de La Rioja – y como representante de Argentina, en forma conjunta con representantes de Chile, Perú, México, España, Italia, Grecia y Portugal, la obra literaria en tres tomos (en idioma castellano, traducida al italiano, Ingles y portugués) “Historia del olivo – arquitectura urbana y rural” impresa en Jaén, España, en el año 2002)


[1] Stilp Piccotte, Víctor José. “Estructura Existencial de la Arquitectura Nativa” Edición de Autor/Editor ISBN 978-987-05-4748-8, Julio de 2008, Aimogasta, La Rioja, República Argentina. (Fragmento)
[2] América. Nombre que los Kunas de Panamá pensaron para nombrar “América”. En su lengua significa “tierra hermosa”, “tierra” o “tierra en plena madurez”.
[3] Stilp Piccotte, Víctor José. “Huaymocacasta, Inhibición histórica de la Argentina” Tomo III – Cinco tomos. Edición de Autor/Editor ISBN 978-987-05-3237-8 ISBN Obra Completa 978-987-05-3234-7, junio de 2007, Aimogasta, La Rioja, República Argentina.
[4] Ahaho es voz Cacana que significa pueblo, lugar, etc. La traducción aceptada de Tucumanahaho es “Pueblo de (del Cacique) Tucma” (El territorio comprendía: Centro oeste de Tucumán, Centro sur de Salta y sur de, Jujuy, Catamarca, y centro norte de La Rioja – el poder central se contenía en la región actualmente conocida como oeste catamarqueño) Acoto, además, que el lugar de la segunda fundación de “El Barco” por Núñez del Prado (Actual Santiago del Estero) se ubicaba en el sitio de una antigua población nativa llamada “Yumansumahaho” (el padre Lozano no cita la palabra “Tucumán”) la transcripción posterior del complicado vocablo Cacá, derivó en la palabra “Yucumanahaho” (el padre Techo cita la voz “Yucumanita” y Samuel Alexander Quevedo conjetura que es diminutivo de “Yucumán”) y fue reescrita como “Tucumanahaho” por los españoles posteriores.
[5] Español, colaborador de Francisco Pizarro. En realidad el primer español en penetrar territorio de la actual República Argentina. Pizarro firmó la orden para que fuese desterrado de la “Ciudad de los Reyes” – sur del lago Titicaca – tras haber sido condenado por ladrón. (Antes, Pizarro ordenó que le cortasen las orejas)
[6] Español, compañero de Francisco Pizarro en la invasión al imperio Incaico. (Pizarro y sus hermanos lo condenaron de muerte tras la batalla de Las Salinas. El hijo de Almagro, Diego el mozo, cumplió la venganza, comprando a un sicario para que asesinara a Pizarro)
[7] De origen español, fue el Impulsor de la política denominada “extirpación de idolatrías”, que sustentaba la suplantación – por diferentes vías, inclusive con el uso de la fuerza – de los dioses originarios por el Dios monoteísta ultramarino.
[8] Por Antonio Gaudi, arquitecto español, fallecido en la segunda década del siglo XX. Proyecto y comenzó a construir el edificio religioso de la “Sagrada Familia” en Barcelona, España. (Se encuentra en construcción al momento de esta publicación)
[9] Voz aimara que simboliza las montañas que se iluminan al amanecer (Palabra corrupta en “antis” luego “andes”)

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho