jueves, 19 de mayo de 2011

A PROPOSITO DEL DIA NACIONAL DE LA OLIVICULTURA


SOBRE EL OLIVO DE ARAUCO

DEPARTAMENTO ARAUCO – LA RIOJA



Obra historiográfica del Arquitecto Víctor José Stilp Piccotte

Todos los derechos reservados



INPROEMIO I



Muchas veces, la ignorancia, antecede a la racionalidad.

Tal vez por ello (necesito creer que así ha sucedido) un “grupo” (por lógica, seres humanos) Para evitar confrontar ideas, intentó – vanamente – silenciar mi voz.

En realidad… MI PENSAMIENTO.

Basados en el pregón “No podes escribir sobre ¿nuestra? historia porque no naciste en esta tierra” e imbuidos del concepto… “La Rioja para los riojanos” (Inaudita manera de discriminar a quienes, si bien somos Argentinos, no hemos tenido la bendición de nacer en esta provincia que por sangre e identidad, nos pertenece) llevaron adelante acciones – diría imprudentes – en contra de mi persona, hasta “transformarme en un sudaca” en la tierra del plata.

Hoy – Tiempo existencial de Merleau-Ponty, pareciera haberse impuesto que sus “ideas” son las “únicas” y “verdaderas”. Pero vaya paradoja, después de amordazar públicamente una investigación, otros, persisten en conocerla. (Dado que no la han leído)

Por ello (Aunque mi libro ha sido presentado oportunamente en las principales ciudades del país, y consecuentemente en Arauco – Encuentro “Arauco Voces del Tiempo edición 2009) He decidido transcribir mi escrito (investigaciones sobre un ejemplar de olivo que reside en esta tierra) que fuera publicado en el año 2009. ISBN 978-987-05-6703-5 Título: Mística de los Olivos: revelamiento de su linaje, ruta del olivo en Abya Yala desde el año 1492 hasta el presente. - 1a ed. - La Rioja: el autor, 2009.180 p.: il. 21x17 cm. 1. Historiografía. I. Título CDD 907.2 Fecha de catalogación: 12/06/2009 (Obra del Arq. Víctor José Stilp Piccotte©)



INPROEMIO II



Para conocimiento de quienes leen y escriben sobre Historia (Esa verdad del hombre que es hermana aristotélica de la verdad universal que encarna la Poética) recomiendo (con humildad) si bien, no estudiar, tratar de “entender” sobre los espacios y tiempos de la Arquitectura.



INPROEMIO III



Cierta mañana, en una convención organizada por el actual gobierno municipal de Arauco, poeticé…



“Como no lograron acallar mis voces,

sé que intentarán desatinar mis versos…

Pero a pesar de su soberbia intolerancia,

nunca podrán segregar a mis palabras…

Porque deben saberlo… ¡Nuevos Bárbaros!

¡Que las quimeras no son como los Hombres,

nos acompañan, pero nunca mueren!”



El libro: Mística de los Olivos: revelamiento de su linaje, ruta del olivo en Abya Yala desde el año 1492 hasta el presente.



Ha sido dedicado a:



Laura Inés, Germán, María Laura, María Inés.

Felisa y Juan…

(A quienes amo y amaré por siempre)



a modo de prólogo

Revelamiento y mística del olivo



El Proyecto Urb-Al - Una historia desconocida…


La investigación poética sobre la ruta del olivo en América surge luego de una invitación efectuada por A.E.M.O en el año 1999. (Asociación Española de Municipios del Olivo)




Ese año del pasado siglo XX, contuvo la convocatoria efectuada desde España, para que el Departamento Arauco, en la provincia de La Rioja, participara del Proyecto urb-al




Cultura del olivo y su recuperación histórica y arquitectónica.




De esa manera el Departamento Arauco como único representante de Argentina, integró junto a otros ocho municipios de Europa y América, el equipo mixto de investigación sobre patrimonio, historia, evolución y producción olivícola.


Arauco fue asignado como Socio (Nº de Contrato alr/b7-310/96/168/r2-p5-98) y al diseñar sus premisas de estudio, conformó un equipo técnico a fin de definir las necesidades y objetivos, cumpliendo un diagrama de planificación y estrategia que expuso sus conclusiones en el año 2001.

Este proyecto, si bien sintetiza la recuperación histórica de la Arquitectura relacionada con la olivicultura, ha permitido la apertura fidedigna sobre un desconocido periplo vivenciado por las comunidades nativas del NOA (Argentina) antes de la llegada de los españoles.

A través del albor citado, he comprobado que no existe una literatura provista del rigor científico exigido por la biblioteca; pero sí diversos aspectos, no menos importantes, que permiten diagramar y componer la recuperación real no sólo de la arquitectura, sino fundamentalmente, del patrimonio natural que cohabitó los espacios y tiempos de las culturas Cacá, Quechua y Castellana.

El Proyecto Urb-al a tal fin, previó la incorporación de una red de protección enmarcada en la conservación de contextos olivícolas rurales; tomando en consideración la penetración de la olea europea en los territorios invadidos en América por los españoles a finales del siglo XV.

Surge entonces, el proyecto denominado: Cultura del olivo – Recuperación de su arquitectura.

Los municipios participantes mantuvieron diversas reuniones (En cada País, y de acuerdo al cronograma de organización) delineando las pautas para la conservación y mantenimiento de la obra arquitectónica ligada al ámbito rural, en las regiones donde el olivo desarrolló sus aptitudes; aunque sin desconocer que el objeto principal de la investigación sustentaría la integración armónica entre el estilo de vida de los habitantes, y los valores culturales de cada enclave o contexto olivícola.

La entidad promotora – Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) y la Diputación provincial de Jaén (La Rioja – España) como Organizadora – propuso como Coordinador al Arq. Luis Berges Roldán, quien fue responsable de guiar a la representación europea integrada por…

A - Cámara Municipal de Moura – Portugal (en representación de la Asociación para el desenvolvimiento de los Municipios Olivícolas Portugueses) con la municipalidad de la ciudad de Moura, como responsable del proyecto.

B - Unión de autoridades locales de Lesbos, en Grecia, con la asesoría en cuestiones de desarrollo de la ciudad de Mytiline (Grecia) como responsables del proyecto.

C - Fundación Nacional de Investigación Agraria del Instituto de Plantas Subtropicales y Olivos de Creta (Grecia) con la municipalidad de Lesbos (Grecia) como responsable del proyecto.

D - Administración provincial de Chietti (Italia) con la ciudad de Chietti, como responsable del proyecto.

E - Consorcio Grupo de Acción Local (Cogal) Monte Poro de la ciudad de Spilinga (Vibo Valentia) Italia, con la ciudad de Spilinga como responsables del proyecto.

En referencia a la representación americana ésta estuvo integrada por…

A - Ciudad de Tacna (Perú) con la municipalidad de la ciudad de Tacna como responsable del proyecto

B - Organización de Desarrollo Rural de Colchagua (Chile) con la municipalidad de la Sexta Región como responsable del proyecto

C - Estado de Hidalgo (México) con el Consejo de Cultura del Centro Pachuca hidalgo, como responsable del proyecto.

D - Municipalidad del Departamento Arauco (La Rioja – Argentina) con el equipo de Investigación Técnico-Histórico como responsable del proyecto.



ARAUCO Y EL PROYECTO URB-AL



Los objetivos generales fueron…

1 - La Promoción, a fin de facilitar el acercamiento entre enclaves rurales de ambos continentes, dinamizando las relaciones entre las organizaciones públicas y privadas que operan en dicho medio (Estado y Productores olivícolas)

2 - La consolidación cooperativa entre agentes locales y de regiones diferentes de la Unión Europea y América Latina, con el objetivo de intercambiar experiencias, a través del traspaso de técnicas de trabajo y del desarrollo de proyectos conjuntos.

3 - La difusión de aquellas prácticas cooperativas que hayan demostrado ser eficientes, a fin de otorgar eficacia, solidez y durabilidad en contextos similares o extrapolables (En otras subredes temáticas del mismo Proyecto Urb-al – cultivos adjuntos al olivo, tales como jojoba en el Departamento Arauco, por ejemplo)

4 - La valorización de la herencia cultural rural de la olivicultura en los territorios de Europa y América latina, con el objetivo de mejorar las posibilidades y los métodos conceptuales en los organismos públicos relacionados a tal fin.

5 - La identificación y posterior desarrollo de pautas relacionadas a la recuperación y conservación del patrimonio arquitectónico del olivo.

6 - El asentamiento de una red de especialistas en recuperación y conservación, destinada a consolidar los referentes culturales y patrimoniales del medio rural en donde se desarrolla el olivo.

Estos objetivos se consolidaron con visitas y misiones de diagnóstico, las que fueron realizadas por los miembros de cada uno de los socios del proyecto, en los lugares que a tal efecto fueron seleccionados.

Posteriormente se realizaron cursos de formación para el personal miembro del proyecto. Con acciones destinadas a fortalecer la historia y la conciencia de los integrantes de las organizaciones públicas participantes. Finalmente, todos los estudios y conclusiones se imprimieron en una obra literaria editada en el año 2002 en Jaén, España, en tres tomos y cuatro idiomas (Castellano, Inglés, Portugués, e Italiano)

A disposición en formato PDF www.victorstilp.blogspot.com

Si bien en las páginas siguientes, se realiza una aproximación a la ruta del olivo y su llegada al territorio de la actual República Argentina, es nomológico[1] resaltar el nivel del Patrimonio Histórico, Natural y Arquitectónico relacionado con la cultura olivícola en nuestro país.

Revelar la mística y el linaje del olivo en la ruta seguida desde España hasta Perú y su posterior traslado al Valle de Arauco, asume como correlato “manifestar” el origen de la olivicultura, y la mitología que aún subyace en los valles enclavados entre las últimas estribaciones de las sierras pampeanas de la Argentina. (Aconquija, Velasco, y Ambato)



NATURALEZA Y CULTURA

Revelamiento y mística del olivo



Al hablar de Patrimonio Cultural y Natural en el Valle de Arauco se instalará en el diálogo uno de sus mitos insignes, y actual plataforma de despegue en su desarrollo productivo… El Olivo.

Esta especie vegetal concatena una serie de hechos históricos esenciales para la Nación Argentina, puesto que llegó a los valles intermontanos del NOA desde el Chile español de Pedro de Valdivia, y ha sobrevivido a cada una de las instancias históricas erigido en una “parte del mundo civilizado”, el cual “recién” lo ha reconocido como tal en las primeras décadas del pasado siglo XX.

Y si hablar del Patrimonio Cultural y Natural en el Valle de Arauco es departir sobre el Olivo, la realidad nos indica que debemos conocer profundamente sobre el “fundamento arauqueño” de una de las especies arbóreas más antiguas que se conocen.



Los orígenes de esa especie se remontan a la Época Glaciar o Cuaternaria en la que antecesores de los actuales olivos cubrieron todo el Sahara. Restos fósiles certifican la existencia de ascendientes del oleastro en el Paleolítico – 35000 años AC – Mongardino, Italia – Islas Cicladas, Grecia – Relilai, África del Norte, en las mesetas de Anatolia. (Turquía)



Seis mil años antes de Cristo, se conocen las aptitudes de un arbusto (Olea ferruginea y olea laperrini, según el lugar) cuya altura no superaba el metro con cincuenta centímetros. Ochocientos años después de la consolidación del oleastro (Tal el nombre del arbusto) y en plena edad del cobre, se comprueba la utilización de sus frutos carnosos como resultado de una hibridación entre los oleastros nativos de Egipto y Oriente. Esa fecha determina el origen de la utilización de los frutos del olivo con fines alimenticios, dado que…



Sus frutos resultaban propicios para comprimirlos con piedras, pues el zumo obtenido se utilizaba como aceite por los habitantes del mediterráneo. (La primera representación plástica que toma como motivo central al olivo, se sitúa en Tassili, Argelia, entre los años 600 y 500 AC)



Las tabletas minoicas encontradas en Creta y Micenas, nos relatan aventuras contenidas por el olivo entre los años 2500 a 2000 AC.



“Según la mitología Egipcia fue Isis, esposa de Osiris, la encargada de transmitir los conocimientos para extraer el aceite del fruto del olivo, de esa manera se justifica la aparición de ramas de olivo en la corona de la Justicia, además del uso en la mortaja de las momias – entre ellas la de Tutankamon”



Tanta importancia adquirió el olivo, que durante la llamada época clásica, el sabio Solón, legislador de Atenas (¿? 540 AC) promulgó decretos que impulsaban su plantación, y son muchos los historiadores que atribuyen a la tala de los olivos la decadencia de Atenas. Corroborando la veracidad de esta cita, los estudios realizados en la zona del Mediterráneo, han confirmado la utilización de la aceituna para uso alimenticio, como combustible, y, además, como medicina alternativa…



Esta última aseveración revela que la medicina árabe había identificado esta utilización del producto del olivo con la palabra “asu” que significa “hombre que conoce de aceites”.



Debido a los “beneficios” obtenidos del uso de la aceituna y sus derivados, el conocimiento del árbol se difunde hacia Palestina, Creta y Egipto, donde los arqueólogos comprueban la aparición de las primeras tecnologías aplicadas por el hombre para la extracción del aceite de oliva. Paralelamente se transforma Grecia como núcleo importante, y en tal sentido cada región utiliza un tipo diferente de ánforas con el fin de reconocer la procedencia de la mercancía según los mercados.



Este movimiento, lento por cierto, genera diversos medios de transportes de larga distancia, como las angarillas con odres de piel.



Desde Creta se inicia la exportación de aceite hacia Egipto…



La civilización cretense tuvo su periodo de apogeo entre el año 3000 y el 1400 antes de Cristo, y hoy es fácil de entender cómo la producción de olivo resultó la base de ese desarrollo social.



Esta decisión económica, resulta fundamental para el Reino de los Faraones, ya que el uso de aceite de oliva mezclado con esencias fue estimado por dicha civilización en el campo de la cosmética…



Las ruinas del edificio ciudad de Knossos, revelan la presencia de sistemas para la extracción del aceite, constatándose la existencia de recipientes cerámicos para su almacenamiento, además de cisternas.



Las tabletas de arcilla de las bibliotecas egipcias, y sus archivos, revelan lugares de cultivo y destinos comerciales. Inclusive las momias, uno de los mayores hitos de la religión y efecto sagrado del panteón de divinidades, eran tratadas con aceite, formando con las ramas del noble árbol los collares y coronas de las mismas.



En los lugares de culto existían lámparas votivas. (Año 1100 A/C)



Las mayores plantaciones de olivos se concentraban en las márgenes del río Nilo (¿Alejandría?) y con el paso del tiempo, cada uno de los aspectos relacionados con el olivo, acceden hasta el panteón religioso egipcio; no escapando, como he citado, el culto a los muertos que se revitaliza con los motivos que ornamentaban las tumbas de los faraones. En el mismo tiempo, pero en diferente espacio, se perfeccionan los cultivos de olivos en Palestina (filisteos) con trazas de estructuras de grandes dimensiones (Que habían logrado refuncionalizar) y vestigios de arquitectura experimental. Tal como sucedía cinco mil años antes de estos cultivos, en Palestina se colocaban las aceitunas en morteros de piedra para convertir a las aceitunas en pasta, utilizando los mismos métodos. (Con la incorporación de la tecnología de la época, suplantando la fuerza sangre humana con la animal)



Con el fin de corroborar la edad de los olivos de la historia narrada en el presente Tomo, basta citar el olivo de Gethsemani, en el cual se apoyara Jesús para orar a Dios – en la actualidad se encuentran en el lugar árboles multicentenarios.



El área científica colaboró en la historiografía de las rutas del olivo. En forma conducente en el año 1876 arqueólogos alemanes descubren en Micenas, Tirinto y Argolide, semillas de olivo y lámparas de aceite. (Jarros Pithai)



En las mismas zonas de la Grecia antigua, comprobaron que las técnicas aplicadas al producto del olivo se utilizaban para otros vegetales, tales como el ricino, por ejemplo.



La literatura se hizo eco de la importancia del olivo y del aceite, y el noble vegetal es citado por Homero en “La Illiada”, donde compara



La caída de Euforbo abatido por Melenao en el campo de batalla con el “desprendimiento del olivo”.



En “La Odisea” la presencia del olivo se repite…



“Ulises y sus compañeros” utilizan una viga de madera de olivo para cegar al Cíclope.



En la historia se cita que…



La cama nupcial de Ulises estaba confeccionada con hilos, los cuales, previamente se habían untado con aceite de oliva.



Finalmente, Homero asegura que...



Ulises cortó un enorme olivo de vasta hojarasca y construyó una habitación, trabajó luego el tronco, y encastró en el mismo adornos de oro, plata y marfil (creando un único tálamo)



Diferentes escritos utilizan la figura del olivo para sus referencias, así tenemos que...



Una paloma partió de Fenicia para ofrecer una ramita de olivo al templo de Zeus en el Épiro.



En forma similar, la figura de la paloma con la rama de olivo aparece en el mito de Noe; y también en el origen de Atenas, donde la trama mítica se relaciona con la exaltación de las propiedades del olivo por parte de Atenea; quien, en lucha con Poseidón, debe obtener la supremacía en la protección de la ciudad...



Zeus intervino y estableció conceder el territorio a aquel que fuera capaz de aportar el regalo más útil a la humanidad. Poseidón llevó un caballo, pues el mismo era veloz y con su velocidad aliviaría el trabajo de los hombres. Atenea en cambio, entregó una pequeña rama de hojarasca verde argento. Ante la seguridad de Poseidón (Quien suponía que su aporte le daría la victoria) Atenea comenzó a explicar las propiedades del olivo, a la sazón una planta noble, fuerte, capaz de vivir por siglos, y seguir proveyendo de frutos apetitosos y sabrosos, de los que los hombres podían extraer un líquido para alimentarse, energizar al organismo, aliviar las heridas, y también alumbrar las noches. Zeus ordenó donar a los ciudadanos las plantas de olivos y conceder la soberanía de la región a Atenea.



Aristeo (Ariastes) hijo de Apolo y la ninfa Cirene, fue considerado el educador de la agricultura; él fue quien enseñó sobre el cultivo del olivo y los sistemas de extracción del aceite…

(Lagar)



De la mano de Aristóteles, la poética afirma que el olivo llegó a Roma desde las regiones anteriores; y el imperio adoptó el uso del aceite y el cultivo de la especie.

Nuevas formas de navegación produjeron el incremento en el consumo de la aceituna, y ello fortaleció la utilización de diferentes caminos y rutas para el comercio del producto. (Oriente próximo y norte de África – Túnez)



En el primer siglo después de Cristo, las zonas en que el cultivo del aceite estaba más desarrollado, se situaban en el sur de la Península Ibérica y el norte de África, junto a la Francia meridional.



La economía romana alcanzó un período de exaltación de las virtudes del olivo, y si bien la producción de aceitunas se había incrementado, la demanda del aceite de oliva era más importante.



Cada región exportaba su producto utilizando modelos específicos y distintas capacidades de portantes – ánforas

 

La generación de nuevos y específicos contenedores para el traslado del aceite, contribuyó al dinamismo de la producción en el ámbito del mediterráneo (Cada productor tenía su marca registrada) y entre las más famosas vasijas pueden citarse las ánforas aceiteras de la provincia Bética (España meridional) con el Ánfora Dressel.



Datos que pueden corroborarse utilizando los manuales de olivicultura que publicara Catón – “Tratado de agricultura y de rústica” Siglo I DC



No sorprendió – por cierto – la llegada a la cocina popular de los beneficios del olivo, y ello permitió que otra rama poética se incorporara. Así fue que en el año 100 DC. Apicio, que era un reconocido escritor, redactó un libro de gastronomía con el título “De re coquinaría” editado en Roma.



El Volumen habla del aceite de oliva, diferenciando al italiano del español.



Consecuencia de su introducción, y al igual que lo sucedido en Grecia, las propiedades del olivo se reflejaron en la mitología. En tal sentido Heracles asegura que...



El dios Hércules, utilizó estacas de olivo para afrontar sus siete trabajos (uno de ellos en España) y fue a este dios, a quien los romanos atribuyeron el descubrimiento del olivo silvestre y su propagación por el mediterráneo. Luego, bajo un olivo, una loba alimentó a los infantes Rómulo y Remo, según narra la leyenda de la fundación de Roma.



Virgilio canta al olivo en su obra poética “Las geórgicas”, y Ovidio en la “Metamorfosis” muestra a Beocio elaborando una comida basándose en aceite de oliva. Plutarco recuerda a César los grandes beneficios que le dio el aceite de Numidia, y Plinio el viejo, y Colmuela, relatan las excelencias del aceite de oliva. Por diversos motivos, durante el desarrollo histórico conocido como Edad Media el aceite de oliva comenzó a escasear. Imprevistamente llegó a ser considerado como dinero en efectivo, y dada la importancia de la presencia religiosa en la época, el destino principal no fue el consumo humano, sino que se lo utilizó con fines predominantemente litúrgicos…



Los controles estatales comienzan a desaparecer y las órdenes religiosas paran a poseer las plantaciones de olivares en cultivo. (Los candiles que ardían en los altares eran alimentados con aceite de oliva.)



Hacia el año 1100 las órdenes monásticas ejercían el control sobre los territorios, y recién en el año 1250 se retoma la producción olivícola en Europa, acción que enmarca la utilización de los derivados del olivo en el ámbito alimenticio, para la iluminación…



Aunque continuaba su uso fundamental en los oficios religiosos.



Durante este período histórico, el rescate de las narraciones de la Biblia vuelven a ser una constante humana, tal es así, que en el libro guía de la feligresía judía y cristiana se encuentran continuas referencias sobre el olivo y su producto primario, el aceite…



Adán próximo a su muerte, evocó la promesa hecha por el Señor, de entregarle el “aceite de la misericordia” para su redención y consecuentemente el de la humanidad. Con ese objetivo envió a su hijo Set a la montaña donde el Paraíso terrenal había quedado bajo la protección de un querubín. El ángel le entregó tres semillas del árbol del bien y del mal, indicándole que las metiera en la boca de su padre antes de amortajarlo. Así lo hizo, y antes de enterrar a Adán en el Valle de Hebrón. Las tres semillas germinaron en la boca del difunto, dando origen a un Cedro, un Ciprés y un Olivo.



En el génesis se nos cuenta cómo la paloma soltada por Noe, retorna al arca...



Con una rama de olivo en su pico, anunciando el final del diluvio (27 del séptimo mes)



En el Levítico se explica cómo se realizaban las oblaciones...



Con flor de harina amasada con aceite de oliva.



En el libro de los Jueces se afirma que...



Se pusieron en camino los árboles para ungir un rey que reinase sobre ellos, y dijeron al olivo que reinase sobre todos.



Finalmente...



Jesús fue recibido con palmas y ramos de olivo en su entrada triunfal en Jerusalén. Luego, antes de morir, oró en el huerto de los olivos. Posteriormente fue crucificado en una cruz talada en maderas de cedro y de olivo, y fue enterrado en un campo de olivos.



Como conclusión primaria, elucido – como en el mítico vocabulario del segundo tomo – que tal vez, por este motivo, el olivo haya sido (¿es?) considerado como símbolo de vida, y sus frutos, como símbolo de bendición y fraternidad humana.



pasado y presente



Como he manifestado, el Olivo pertenece a la familia oleaceae (que comprende de veinte a veintinueve géneros principales) al género Olea (que incluye a más de treinta especies y sub especies) y a la familia Olea Europea. Sus hojas son verdes por el haz y blanquecinas por el envés, con una minúscula flor, y la aceituna cono fruto; en realidad una pequeña drupa ovoide de sabor muy amargo, color verde amarillento, con pulpa oleosa una vez que ha llegado a la madurez; y con un “núcleo” que contiene, cual átomo, a la semilla.

Es un árbol de tronco torcido…



En Arauco he grabado la expresión ¡es “quenti”!



Copa ancha ramificada a escasa altura, con gajos dispersos, que requiere de mucho sol, causa por la cual no se adapta en zonas húmedas.[2] La historia contemporánea nos señala que si bien Fernando III en el año 1248 y su hijo Alfonso X en el año 1291, recrean sus avances en paisajes poblados de olivos y de higueras – para la reconquista de los territorios invadidos por los musulmanes – recién a partir del año 1350 – cuando la crisis europea desatada por la peste (Diezmo de la población) cambia la cultura agrícola – es cuando se difunde el cultivo del olivo en las regiones mediterráneas…



La fuerza vegetativa y su prolongada vida, son en definitiva, una garantía para las inversiones.



La caída de Constantinopla (1453) amplía los recorridos hacia el área atlántica, y el norte de Europa…



En el año 1513 Gabriel Alonso de Herrera escribe el libro “Agricultura general” relatando sus experiencias en el uso de los productos del olivo.



A comienzos del siglo XVII se conocen en España grandes plantaciones de olivo. Por ese motivo el cultivo comienza a desarrollarse y a gozar de la estima de los vecinos continentales. En el valle de Guadalquivir los árabes habían introducido sus variedades, hecho que influyó en la nueva difusión del cultivo…



En la época de los reyes católicos, el “gazpacho” con aceite y vinagre constituía una parte básica de la dieta alimenticia de Extremadura y Andalucía.[3]



Con la introducción del olivo en Abya Yala a principios del año 1531, se dio comienzo a la planificación de plantaciones, gestión que produjo una trascendente migración de plantas de Castilla. (Siglos XVI y XVII)[4]



La casa de Contratación en 1519 recibió instrucciones de enviar con cada barco que zarpara a las islas varias vides para que se plantaran ahí. Y en 1531 se puso especial cuidado en enviar nuevas semillas y retoños de vid y olivo a Nueva España. Los experimentos no tuvieron éxito, pero en la región del Perú, con el establecimiento de la paz y el orden después de largas guerras civiles, se empezó a cultivar intensamente la vid, y durante muchos años sin interferencia oficial. La primera cosecha fue levantada en 1541[5]



En las décadas finales del siglo XIX se dan a conocer las propiedades del aceite de oliva, lo que deriva en una utilización terapéutica y de prevención, ya que se comprueba que su ingesta…



Reduce el nivel del colesterol, beneficia a los afectados de gastritis y por ulcera duodenal, previene el cáncer, retrasa la descalcificación y el envejecimiento.



Este impacto beneficia a la producción con la incorporación de una tecnología innovada en el campo de productos primarios y sub productos, y a comienzos del siglo XXI se incorporan nuevos sistemas de producción…



En la actualidad, existen en el mundo más de 10.000.000 Has con plantaciones de olivos, ocupadas por unos 900.000.000 de árboles (…) América del Sur posee una participación (…) con un total de 145.000 toneladas, de las cuales el 66% pertenecen a la República Argentina (…) España es el primer productor de aceite de oliva (…) Seguido por Italia (…) Y en tercer lugar Grecia…



Respecto de la condición botánica de la especie, a principios del pasado siglo los profesionales dedicados a su estudio dejaron de lado la aserción de que el olivo era una planta rústica, apta para el suelo costero, los valles interiores sin regadíos y aquellos terrenos cuya deficiente calidad impedían otros usos.[6] En consecuencia resulta consecuente expresar que el principal producto del olivo[7], “la aceituna”[8], forma parte de la humanidad desde los inicios de la vida en el Planeta (La planta de olivo apareció en la tierra antes que el hombre) y, además, corresponder la cita sobre un cultivo que no distingue razas ni religiones, ya que es el árbol de la fertilidad, de la sabiduría y la paz para los más importantes dogmas del mundo.

Poéticamente, al ser trasladado hacia América fue tomado en cuenta por los Cronistas, y en ese sentido se asevera que fue el procurador general de Perú, Antonio de la Ribera, quien trajo desde...



Castilla hasta Lima, decenas de estas plantas cuidadosamente guardadas en tinajas de greda.[9]



Ubicadas en diferentes regiones del “Nuevo Mundo”, los invasores corroboraron que las plantas de olivo “parecen árboles misteriosos”, pues toleran de igual manera las amplitudes térmicas y los suelos salinos, y pueden soportar largas estaciones sin lluvia, ya que su tronco ante la ausencia del vital elemento, cierra sus poros y evita transpirar[10]. Fue llamada como “la planta noble”, pues sus frutos se extraían en forma simple, se acopiaban en barricas o toneles y se trasladaban a la molienda. (Tal como sucede en la actualidad)

A diferencia de las cavilaciones de la segunda mitad del siglo XX, nuevos estudios e investigaciones determinaron que consumir aceitunas es otorgar seguridad a la salud, dado que el aceite de oliva constituye el principal aporte de grasas en toda dieta, porque es una de las más ricas en ácidos grasos mono insaturados, y especialmente en ácido oleico. (Leico)[11]

En la República Argentina, a partir del año 1925 el Gobierno de la Nación comenzó a fomentar el cultivo del olivo en distintas regiones, aunque...



Por falta de políticas acordes, la mayoría de estas plantaciones fueron abandonadas.[12]



En la década de 1980/90 y a efectos de fortalecer el crecimiento de la industria nacional de los aceites de semilla, se generó una importante campaña publicitaria en contra del consumo de aceite de oliva, que volvió a ser considerado un producto dañino para el organismo debido al alto contenido de colesterol. Pero tal crisis cedió rápidamente, al comprobarse que la aceituna de mesa poseía un mercado en crecimiento sostenido…



Se inició entonces un programa de recambio varietal, y las variedades aceiteras fueron preinjertadas con variedades de conserva.



Este cambio introdujo otro inconveniente, ya que la variedad que tenía mejor comportamiento era la “Arauco” que se caracteriza por su alto rendimiento, fruto de gran sabor y alta terneza, y buena adaptación a las condiciones ambientales de las distintas regiones del país.[13] Por ello, a finales del año 1998 el olivo pasó a ser nuevamente una actividad rentable. El aumento de los precios internacionales del aceite de oliva, la reducción sostenida de la producción de la Cuenca del Mediterráneo, el compromiso para reducir los subsidios en la Unión Europea y la posibilidad de leyes de diferimientos impositivos (Ley 22.021)[14] ubicaron al olivo en una situación de privilegio frente a las demás alternancias productivas[15]. A finales del año 1999 la provincia de La Rioja contaba con la supremacía en hectáreas plantadas en Argentina; aunque la proyección hacia el año 2010 – establecida por la Dirección Nacional de Alimentación – la ubica en segundo lugar, después de la provincia de Catamarca. Diferentes estudios estadísticos, señalan que en ese año la República Argentina contará con más de 100.000 Has. con variedades de olivo, de las cuales el 80% serán destinadas a plantaciones de alta densidad y las más avanzadas técnicas de cultivo. [16]



Treinta millones de ejemplares de diferentes variedades.[17]



En la actualidad las plantaciones de olivos ocupan (excluyendo a la Argentina) importantes regiones de la gran Cuenca del Mediterráneo (España, Grecia, Italia, Francia y Portugal[18]) y, además, áreas de África del sur, China, Vietnam, Oceanía meridional, México, Perú, y Chile; y también, diferentes regiones de América del Norte.[19]



la historia Y UN vegetal

Revelamiento y mística del olivo



En el vínculo precedente refería la estimación quinquenal sobre la producción olivícola en el departamento Arauco[20], y por lo tanto resulta procedente confirmar una proyección importante de kilogramos en variedades europeas.[21]



Si el futuro consolida la presunción, el valle en estudio, y especialmente la ciudad de Aimogasta, se convertirán en un trascendente polo olivícola de América.[22]



Discurriendo sobre lo citado, y dado – como he detallado – que el olivo es originario de Europa, me he interrogado sobre ¿Cómo llegó al actual territorio de la República Argentina, y fundamentalmente al departamento Arauco? y, además ¿Por qué coexiste en el espacio junto a otros ejemplares – centenarios – del mismo ecotipo y de la misma edad?[23] Evidentemente los interrogantes certifican la existencia de una gesta conocida para quienes habitan la región, pero desconocida para el resto de los habitantes de la República.

En realidad, una historia que nace siglos antes de ser utilizada la ruta histórica que une a las ciudades de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, y Jujuy, refrendando la “sustancia” de otra ruta perpendicular a la actual[24], que fuera utilizada por los invasores asentados en los territorios montañosos, ubicados en los faldeos oriental y occidental de la cordillera de Los Andes.

Al respecto, la poética como en otros momentos humanos, concuerda con la historia, dado que la llegada de las especies vegetales europeas se produjo a través de la utilización de las vías marítimas, y los puertos de la actual República de Chile sirvieron como punto de arribo y de distribución. Tributa sobre este particular una cita historiográfica, que asegura…



Colón fue el nuevo Noé, cuando en su segundo viaje llevó a tierra americana parejas de toda clase de animales aclimatables y semillas de nuevas especies, con aperos.[25]



Tal como se explica en el primer umbral (“Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina – Tomo I) Américo Vespucio (Florencia 1454, 1512) realizó su primer viaje al nuevo continente en el año 1499, como integrante de la expedición de Alonso de Ojeda (1466, 1515) Junto a él viajaba Juan de la Cosa (1460, 1510) y juntos recorrieron la costa septentrional del ¿nuevo? continente.

En el segundo viaje, Vespucio aceptó ser miembro de la expedición de Fernando de Noronha (Noroña, de origen portugués) y sus relevamientos fueron cotejados por Soderini (Corresponsal del viaje) y, además, por los Médicis (Cartógrafos de Florencia) hecho que derivó en la confección del mapa del monje Waldseemüller (1507) donde se asignó al nuevo continente el nombre de “América”.

Posteriormente…



A principios del verano de 1508, al tiempo en que Diego Colón recibía la administración de las Indias, la corona confería a Alonso de Ojeda y su nuevo socio, Diego de Necuesa, el privilegio de colonizar y gobernar aquellas porciones de tierra firme conocidas como Urabá y Veragua; y en el año siguiente desirnó a Ponce de León gobernador, y después Capitán de la Isla de San Juan (Puerto Rico)[26]



La relación del viaje, confirma que en el mes de noviembre de 1509 Ojeda partió desde España, pero esta vez al mando de cuatro barcos con trescientos tripulantes. En los navíos viajaban, Juan de la Cosa (Que murió en el primer encuentro con los nativos) y Francisco Pizarro[27] (1478, 1541)



Ojeda murió en la Isla La Española (presuntamente de sífilis)



La travesía finalizó en el territorio de Veragua, donde en el mes de junio del año 1510, Diego de Necuesa[28] (1477, 1511) que era el gobernador, funda el puerto que lleva su nombre.

Al tocar tierra firme, los sobrevivientes de la expedición de Ojeda expulsan a Necuesa del territorio.



Se desconoce su final.



En conocimiento de lo sucedido, la Corona envía a Martín Fernández de Enciso (1460, 1512, protector de Ojeda) quien al llegar a Veragua encuentra a Pizarro como encargado de la Colonia.

Sin discutir con éste, pues conocía su “delicada forma de actuar”, y respaldándose en los mandatos del Rey, Enciso funda en el mes de diciembre del año 1510 la ciudad de “Santa María la Antigua de Darien” siguiendo los consejos del extremeño Vasco Núñez de Balboa (1475, 1517 ¿19?)[29] Quien sugería colonizar el Istmo de la actual Panamá. Enciso autoriza a Balboa a continuar la búsqueda del “Mar del sur” (Que no era otro que el Océano Pacifico) al que éste último “descubre” en septiembre del año 1513.

Cuando regresa a “Santa María” comprueba que la Corona había autorizado la presencia de Pedro Arias Dávila (Pedrarias) a efectos de dirigir una expedición rumbo al sur con dos mil soldados, entre los cuales se encontraban sus “amigos y compañeros de aventuras” Diego De Almagro[30] (¿1475? 1479, 1538) Hernando de Soto y Bernal Díaz del Castillo. Por supuesto que la reacción del oriundo de “Jerez de los Caballeros” no se hizo esperar, aunque…



Con la finalidad de aplacar la ira de Vasco Núñez de Balboa por este hecho, el Rey decide concederle el título de Adelantado del Mar del Sur. (Hecho que colma de beneplácito al ego de Balboa)



Sin embargo, no todo era tranquilidad en el nuevo asentamiento español; los abusos cometidos por los soldados e hidalgos,[31] generaron la reacción nativa y con ello la frustración para los nuevos emprendimientos.[32] Como consecuencia de estos acontecimientos, la ruta hacia el norte encabezada por Gaspar de Morales, Francisco de Becerra, y Hernando Pérez de Meneses, si bien debió soportar duras adversidades, no resultó tan difícil de abrir como la ruta hacia el sur.[33] Pedro Arias Dávila, con la suma de todo el poder y en conocimiento de las aseveraciones de los nativos (que habían urdido una estratagema para correr a los españoles de sus tierras) sobre la existencia de tierras abundantes en riquezas minerales hacia el sur, ordena en el año 1522 a Pascual de Andagoya para que encabece la apertura de caminos en dirección al Río San Juan, y desde allí, a las regiones que los nativos llamaban “Virú, Birú, o Pirú”.



Actual República de Perú.



Desanimado por la resistencia nativa, Andagoya desobedece el mandato de Pedro Arias, y éste en represalia, autoriza una nueva expedición que se inicia en el año 1524, esta vez encabezada por Francisco Pizarro, Diego de Almagro, y el clérigo Hernando de Luque[34]



Mientras la organización ultima los detalles de la aventura, el Obispo Quevedo y el Juez de Residencia Zuazo, informan al Rey sobre la alevosía con la que ejerce el mando Pedro Arias, y la Corona decide suplantarlo por López de Sosa, quien no alcanza a asumir ya que fallece en alta mar. La persistencia en las denuncias del obispo de Darien daría sus frutos en 1526, cuando Pedro de los Ríos suplanta a Pedro Arias Dávila.[35]



Antes de la llegada de Pedro de los Ríos, Pedro Arias Dávila ordena que Pedro de Alvarado se incorpore a las huestes de Pizarro – Alvarado regresaba de la invasión al imperio Azteca – y, además, determina irrumpir en territorio de los Cakchiqueles, invadiendo la ciudad de los Quiches. (Utatlan) De Alvarado, ambicioso de la misma horma que Pizarro y De Almagro, se aparta de éstos y con el beneplácito de sus hombres ocupa los territorios de las hoy Repúblicas de El Salvador y Guatemala (1525) siendo merecedor de los honores del Rey Carlos I, quien le entrega el título de Adelantado.[36]

Cumpliendo la orden de Pedrarias, el día 14 de noviembre del año 1524 parte la primera nave española desde el Océano Pacifico con destino al sur continental. La embarcación es comandada por Francisco Pizarro, quien, luego de detenerse en “Puerto de las Piñas”, continúa con rumbo al río Virú, desembarcando en una bahía que llamó “Bahía del hambre”.

Pronto llega Diego de Almagro – que se había demorado con el fin de acopiar alimentos – y asiste con víveres al precario asentamiento de Pizarro. Repuestas las fuerzas de los expedicionarios, Pizarro, De Almagro y De Luque, deciden que el segundo de ellos regresaría hacia Darien, y los otros dos continuarían hacia la “Isla del Gallo”, para luego, con la guía del navegante Bartolomé Ruiz, costear la actual República de Ecuador…



En su periplo en Darien, Diego de Almagro sólo cosechó negativas, y debido a ello, la leyenda afirma que la tenacidad del extremeño le llevó a trazar una línea en el suelo, y pedir que aquellos que desearan continuar con la aventura se pusieran de su lado. Sólo doce aceptaron la propuesta, y por ello se los conoce históricamente como los “Doce de la fama.”[37]



Francisco Pizarro y sus hombres descendieron en la Isla de “La Gorgona”, y  permanecieron allí más de doscientos días tratando de sobrevivir a las calamidades (Plaga de mosquitos) Sin gente – más que sus leales – nuevamente Diego de Almagro socorrió a las huestes de Pizarro.

Instalados en el navío comandado por Bartolomé Ruiz llegaron al golfo de Guayaquil (Cerca de Túmbez) para observar por primera vez con ojos españoles, una ciudad Inca. Sabiéndose en inferioridad numérica, temerosos de una reacción en escala, y protegiendo su vida y la de sus “adeptos”, Pizarro y De Almagro ordenan al griego Pedro de Candía[38] y al extremeño Alonso de Molina para que se dirijan a la ciudad. Estos, inmediatamente se pusieron en camino y al llegar a destino se asombraron por las bellezas que encontraron.

En conocimiento de las bondades en oro y plata que le aguardaban, Pizarro, Almagro y Luque decidieron avanzar, siendo recibidos con asombro y respeto.[39] Con la constancia de las “propiedades” relevadas en ese territorio, y convencidos de que necesitaban “esencial poderío” para someter a los nativos, Pizarro, De Almagro y De Luque, decidieron regresar a Panamá…



En el territorio Inca, quedaban como feroces aliados, sin que ellos lo supieran, los virus del sarampión, la gripe y la viruela.



Al llegar a Darien, relataron la experiencia a Pedro de los Ríos, pero éste se negó a brindar apoyo para la continuidad de la empresa.

Pizarro decide regresar a España, y solicita a sus “amigos” De Almagro y De Luque que permanezcan en Darien a efectos de conformar una nueva expedición. A finales del año 1528 Pizarro toma contacto con tierra española y luego de superar “algunos contratiempos”, es recibido por el Rey Carlos I (Carlos V de Alemania) Al llegar, “viejas deudas” no cubiertas lo encaminan a prisión, de la que es liberado cuatro meses después.

El 29 de julio del año 1529 el monarca español firma las “Capitulaciones” que autorizaban la invasión al imperio andino, facultando a Francisco Pizarro para conquistar doscientas leguas al sur (A partir de Túmbez) territorio que correspondería al usurpador; quien, además, gozaría del título de Adelantado y Alguacil Mayor.

Temeroso de la reacción de sus “aliados” por estas “concesiones”, Pizarro presionó al Rey para la designación de Hernando De Luque como obispo de Túmbez, y de Diego de Almagro como Alcalde de la misma ciudad; luego situó a Bartolomé Ruiz como piloto mayor del Mar del Sur. Carlos I, que portaba el orgullo y la inteligencia de sus ancestros ilustres, decidió que…



En su persona se juntaran por herencia de Fernando e Isabel, los reinos de Aragón, Castilla y Navarra, las posesiones ultramarinas y las africanas, Cerdeña, Sicilia, Nápoles, y el Rosellón. De su padre, Felipe el Hermoso, muerto en el año 1506, Carlos recogió los territorios de la casa de Borgoña, que comprendían los Países Bajos, el Artois, Luxemburgo, el Franco Condado, el Charolais y ciertos derechos al Ducado de Borgoña, y su abuelo materno, el emperador Maximiliano, le transmitió los dominios hereditarios de la casa de Austria, que asumió como Carlos V[40]



Y finalmente cedió a las pretensiones de Pizarro, e incorporó a los integrantes de los doce de la fama, a quienes los consideró como “Hidalgos”…



Entre los demás capítulos que se ajustarán con el adelantado, ha de ser uno, que dentro de cierto tiempo tendrá erigidas, fundadas, edificadas y pobladas por los menos tres ciudades y una provincia de pueblos sufragáneos; y con el Alcalde mayor por lo menos tres ciudades, la una diocesana y las otras dos sufragáneas, y si fuere Corregidor, una ciudad sufragánea y los lugares con jurisdicción que bastasen para la labranza y crianza de los términos de la ciudad” Ley que deberán cumplir los adelantados, alcaldes mayores, y corregidores cuando capitulen la fundación de ciudades.[41]



Aunque todo lo demandado había sido concedido, Francisco Pizarro dudaba si sus amigos De Almagro y De Luque aceptarían las Capitulaciones. Por ese “simple” motivo, antes de retornar a Darien realiza una visita a su ciudad natal – Trujillo – y a sabiendas de que sólo ellos convalidarían un seguro pasaporte para sus “intenciones”, convence a sus hermanos Hernando, Gonzalo y Juan para que le acompañen, junto con otros amigos y jóvenes ambiciosos.

A mediados del año 1530, Pizarro, sus hermanos y acompañantes, embarcan hacia América. Cuando llegan a Darien, Diego de Almagro, que había sido padre de un mestizo[42], no muestra agradecimiento hacia su “amigo” pues sabe que las “movidas” de Pizarro significaban su desplazamiento…



Desde entonces la rivalidad quedó latente.



En enero del año 1531 Pizarro inicia la segunda expedición al territorio incaico, mientras Diego de Almagro, tal como sucediera en la primera, se queda en Panamá para reclutar fuerzas.

La expedición de Pizarro desembarca en la Bahía de San Mateo y luego de varios meses de camino por tierra, reciben el apoyo de los hombres de Sebastián de Belalcazar (1480, 1551) y de Hernando de Soto (1499, 1542) quienes “bajaban” desde la actual Guatemala con las armas necesarias para “salvar” a Pizarro de una emboscada…



Qué bien sabían, habían urdido los nativos de la Isla de la Puná



Francisco Pizarro como hábil estratega, cambia la táctica de penetración y se asienta en Túmbez tras someter al Curaca Cacalami.

Mientras el avance español se precipita (Tal lo analizado en Tomo I) Huáscar y Atahualpa, hijos (Legítimo y bastardo) de Huayna Cápac (Que había muerto por efectos de la viruela) se hallan inmersos en una guerra de panacas, con la consecuente debilitación de las defensas que poseía la floreciente ciudad observada años atrás por los adelantados españoles. En el mes de mayo del año 1532, Francisco Pizarro da inicio a la etapa final de su avance, y el 29 de septiembre funda la ciudad de “San Miguel” designando a Antonio Navarro como su gobernador.[43] A pesar de las amenazas, Pizarro solicita una entrevista con el Inca mientras sus hombres se sitúan en la plaza principal de la ciudad.



15 de noviembre de 1532.



Los guerreros Incas confiados en su superioridad numérica rodean el precario campamento español; es en ese momento cuando el capellán Vicente de Valverde[44] ofrece…



Al Jefe Inca una Biblia, exhortándolo a abrazar la fe católica, pero Atahualpa arroja el libro sagrado de los europeos, y arenga a sus guerreros para que alejen a los invasores, pero el expeditivo estratega acciona inesperadamente capturando al Inca Atahualpa.

Y ordena su traslado a la prisión[45]



Racionalmente…



La táctica no provoca derramamiento de sangre, y de hecho facilitó la consolidación del extremeño como Jefe máximo de la región.[46]



En el mes de diciembre de ese mismo año, procedente de Panamá, Diego de Almagro ingresa en Cajamarca con ciento cincuenta infantes y doscientos reclutados, a efectos de “tomar asiento en sus posesiones”. Pizarro, para evitar altercados con su “amigo y aliado” comparte con éste el oro robado.

Ambos Jefes invasores, luego de pactar un arreglo territorial, deciden procesar al Inca por traición y por el asesinato de Huáscar. Atahualpa es hallado culpable y se lo condena de muerte, pena que se efectiviza en la noche del 29 de agosto de 1533.

Convencidos de que la muerte de ambos Jefes Incas desmembraría la resistencia nativa, los invasores desestimaron las consecuencias de la resistencia. Ésta impactó nuevamente en los sistemas de seguridad de los españoles. Por ese motivo, Pizarro y De Almagro deciden aplacar el malestar general, y designan como Rey Inca al tercer hijo (no legítimo) de Huayna Cápac con el nombre de Manco Cápac II, al servicio de la Corona española representada por Carlos I.

El 15 de noviembre de 1533, Pizarro y Almagro toman posesión definitiva del Cusco, y en marzo del año siguiente se encuentran con la sorpresiva llegada del adelantado Pedro de Alvarado, victorioso en Guatemala.[47]

Con un pacto de “no agresión”, convalidado en las palabras de los tres españoles (Pizarro, De Almagro y De Alvarado) transcurre el resto del año. A principios del año 1535 (6 de enero) Pizarro ordena la cimentación de una ciudad en el Valle de Rimac, a la que llama “Ciudad de los Reyes”. (Actual Lima)[48]



Desde ese momento comienza la gestación de una “patria sudamericana” que infructuosamente, tratarían de consolidar siglos después, San Martín, Belgrano, Bolívar, y otros más.



En el mes de abril del año 1535, el Alcalde de Túmbez Diego De Almagro, que como he detallado había obtenido fama y títulos gracias a las “andanzas” junto a Francisco Pizarro, decide embarcarse en la “búsqueda de la nueva Dabaibe” o “Trapalanda” o “la ciudad perdida del oro, plata y el Rey Blanco”, que según los datos, se encontraba en un ignoto lugar del cordón montañoso en las tierras ubicadas al sur del lago Titicaca. El ambicioso español se encontraba motivado por las referencias de los Incas sobre el tributo en oro, plata y cobre que recibían desde los territorios ubicados al sur – Ciudad “El Shincal”, Catamarca – y, además, condicionado por Pizarro y principalmente por los hermanos de éste que no deseaban su presencia en Cusco.[49] Por ese motivo deja en Túmbez a su hijo Diego “El Mozo”, y emprende una expedición en busca del oro mítico con la guía del hermano menor de Manco Inca, llamado Paullu. (Paulo Túpac)[50] Lógicamente, antes de emprender la aventura debía nutrir la expedición con gente dispuesta a acompañarlo.

Pizarro y De Almagro no dudaron al respecto, y decidieron convocar a la unidad militar de Alvarado, que luego de cierta plática, fue cedida “gentilmente” – En realidad, Pedro de Alvarado (1485, 1541) se vio “obligado” a firmar (Primer documento oficial en Lima) en “El Pueblo y Puerto De Lima (El Callao) una capitulación por la cual entregaba su unidad para retirarse con destino a la gobernación de Guatemala.



De esta “picardía” fueron testigos Francisco Calderón, Luis De Moscoso, Juan De Alvarado[51] y el escribano Bernardino De Valderrama.[52]

Contando con los hombres “cedidos garbosamente” por Pedro De Alvarado, además del beneplácito de Francisco Pizarro, y, en especial, de los hermanos de éste último, Diego De Almagro…



Que había perdido la visión en uno de sus ojos, y mostraba su salud deteriorada.



Parte el día 5 de abril de 1535 rumbo al Cusco, con quinientos cincuenta jinetes (caballos) diez mil nativos y doscientos negros cristianizados…



Entre los Expedicionarios reunidos por Diego de Almagro, se encontraban nobles, licenciados, religiosos, y Malgaridad, una mulata que había convertido en su amante.[53]



Tan significativas habían resultado las expectativas sobre las riquezas a acumular durante la marcha, que la mayoría de los expedicionarios costearon la inclusión en el viaje con recursos propios; y el resto fue respaldado con la fortuna de quien les comandaba.

Adpero, el vocabulario que utilizaban los Incas[54], incomprensible para los invasores, reflejó a los adelantados sólo una parte de la “verdad”. En realidad, la que les convenía comprender; que en definitiva, fue la que les “permitió” conocer las leyendas que hablaban del… oro, plata, y otros metales preciosos que “ellos” necesitaban acumular.[55]

Por tal motivo, desde el lugar de partida hasta Cusco (Por el nudo Ausangate y la altiplanicie de Collao) De Almagro, los clérigos y hombres que le acompañaban, marcharon con entusiasmo.

La expedición se detuvo en Moina hasta el día 20 de julio de 1535 (Arresto del Inca Manco Cápac II) y luego, recorriendo el área occidental accedió fácil y rápidamente al lago Titicaca.



Atravesó el camino que une Hatuncolla con Zepital, en el límite de Perú con Bolivia.



En la altura de la actual Bolivia eligió continuar por el camino que habían abierto los Aimaras…



Siguiendo el cauce del Río Desaguadero, por el paso del lago Poopó, donde se encontró con el Teniente rebelde Juan Saavedra, que había logrado reunir a cincuenta españoles que habían desertado del grupo que pretendía – sin éxito por cierto – la ocupación del territorio del cacique Tucma.[56]



En ese lugar (Alrededores del lago Augallas) permaneció durante el mes de agosto, aguardando el derretimiento de las nieves cordilleranas.[57] En el sitio de Paria, recibió importantes datos orográficos (sobre collados, cerros, y montañas) aportados por Gonzalo Calvo de Barrientos.[58] Referencias que sirvieron a Diego de Almagro para contener la impaciencia de los hombres que le acompañaban. En el mes de septiembre la expedición continuó su viaje desde el pueblo de Paria hasta Tupiza, lugar donde decidió asentarse otros dos meses con el objetivo de pactar una alianza estratégica con Pablo Inga[59]



“Paulo Inca acompañó a Diego de Almagro”[60]



Siguiendo el camino que une Asauque con Quillaca, accede a la ladera oriental del Salar de Uyuni, y continúa por Tupiza y Talina hasta penetrar en el actual territorio argentino a través del Tambo Real de Calahoyo; luego, con más dificultades que ventajas, continúa por el actual territorio de Jujuy.[61]

Si bien un sector de la “Biblioteca” afirma que Almagro había intentado ingresar al territorio chileno por el camino andino ubicado al sur del Volcán Colorado…



Otras versiones señalan que el español también habría intentado rodear por el norte de Macón al Salar de Irizaro – Arizaro – y cruzar a Chile por Pucuncho – Pacuncho –



Aunque la realidad determina que el invasor retomó el camino por Chicha hasta dirigirse a la actual Tastil y Payogasta (Territorio de la parcialidad Cacá de “Pulares”) para retomar el camino nativo (“Susques”) que por “San Antonio de los Cobres” conducía a “Chicoana”. (Actual Salta)  Ordenados los hombres en “Chicoana” se dirige hacia el oeste, con rumbo al “Nevado del Cachi”[62], y una vez transpuesto el paso a 4500 Mts. S/M. recorre los faldeos de la “Sierra de Calalaste” siguiendo el camino ubicado entre el Salar de “Antofalla” y el Salar del “Hombre Muerto”.



Límite de las actuales provincias de Salta y Catamarca a 4.726 metros sobre el nivel del mar – Salar de Irizaro ó Arizaro, y últimas estribaciones de la sierra de Calalaste, continuando por el borde este del Salar de Antofalla, para acometer el cruce de un desfiladero hacia el que conducía uno de los caminos andinos restaurados por los Incas (Este camino, que en la actualidad no se “reconoce” sino que se “infiere”, se ubica allende al Cerro El Cóndor – 6300 m. – y es el paso del “León Muerto” al norte del paso de “San Francisco”) penetrando al valle trasandino de Copiapó (Copayapó – conocido por los Aymaras, Quechuas y Mochicas desde el año 1250 – Como colofón se cita que a la amante “negra” llamada Malgaridad, le cupo ser la primera mujer no nativa que pisó el territorio del Noroeste de la actual Argentina y de Chile)[63]



Permaneció en los faldeos de la Cordillera recogiendo llamas y alimentos, decidido a acortar camino intentó sortear el pasaje señalado por los nativos como “Poma” (León sudamericano) allende el Cerro de “Aguas Blancas”; pero la equivocada decisión provocó irreparables pérdidas humanas y materiales, y lo obligó a encaminar la caravana hacia el norte, regresando por el Salar del “Hombre Muerto” hasta el límite que circunscribe el cerro “Incahuasi”…



Antes de la partida había previsto la escasez de alimentos y pertrechos, y por ese motivo convino con el Fraile Ruy Díaz y el navegante Juan de Herrada, un viaje especial por mar desde Túmbez hasta dar con un pueblo cercano al mar[64] (¿Actual puerto de Chañaral? o ¿Copiapó?)Según las leyendas Incas – llevándoles víveres y armamento como contrapartida al oro que compartirían” (…) Aventureros, estos, que habían dado fe “por toda la tierra e alrededor del dicho pueblo de Lima, que les parecía que el asyento para fazer dicho pueblo, estar muy bien en el asyento del Curaca de Lima” para que Francisco Pizarro fundara el 14 de enero de 1535, la capital de su gobernación bajo el nombre de “Lima: Ciudad de los Reyes en nombre de la Santísima Trinidad”[65]



Atravesar el Salar en dirección al cerro “Incahuasi” fue todo un caos; la hostilidad climática y la resistencia Cacá ante el paso español, obligó a las huestes invasoras a un descanso impensado en “Angastaco”. Pero Diego de Almagro, terco y ambicioso en extremo, ignora los obstáculos y decide alargar el periplo bordeando la “Sierra del hombre muerto”, atravesando los “Nevados de Catreal” hasta acceder a “Hualfin”. (Actual provincia de Catamarca) por cierto que…



El viento blanco causó la muerte de ochocientos indios de servicio.[66]



Impedido de encontrar el paso cordillerano, reagrupa a sus hombres en el noroeste del territorio catamarqueño. (Valle del río Belén) Luego, avanza atravesando “San Fernando”, “La Ciénaga”, y la actual “Belén”. Desde la “Quebrada de Belén” conduce a sus hombres hasta el cerro de “los Shinquis” o Ciudad Inca de El Shincal – 1240 Mts. S/M – y se asienta allí permitiendo que sus hombres descansen y acumulen provisiones a fin de acometer el cruce cordillerano.

En enero del año 1536 reinicia el camino hacia el paso andino trasponiendo las quebradas de la Sierra de Zapata…



Cuando pasó Almagro por el lugar de Londres – El Shincal – llevaba quinientos soldados y más de tres mil indios de servicio.[67]



Cruza numerosos “pueblos indios”[68] y un año después de la partida[69] accede a la altura precordillerana donde se le unen doscientos cincuenta expedicionarios comandados por Hernando de Soto, y algunos esclavos negros que éste llevaba con él.[70] Consolidado el ánimo de sus hombres reinicia el lento cruce del Valle de Abaucán (Sobre la margen sur de la “Cordillera de San Buenaventura”) para descansar en el pueblo nativo de W(B)atungasta, ubicado en la margen sur del río de la Troya – Toya – (“Huatungasta” a 1440 Mts. S/M) Desde allí comienza la lenta ascensión a la Cordillera de los Andes en dirección a “Veladero” (Actual provincia de La Rioja) cruza el río del mismo nombre, y el cauce del río “Salado” y accede a Copiapó por el “paso de Comecaballos”.



Al noreste del paso de “Peña Negra” – La Rioja.



En realidad hacia el “Valle de Copayapó o Capupo” por “Iglesia Colorada” (Actual Copiapó, en Chile) Acción que depara grandes pérdidas en vidas humanas y animales…



“Víctimas del frío, el hambre y los accidentes[71].



La expedición de Diego de Almagro accedió al valle chileno en el mes de abril del año 1536, convirtiéndose en la primera “fuerza expedicionaria europea” en “conocer” el actual noroeste de Argentina y el actual norte de Chile…



El primero que penetró en Chile, según mis noticias, fue Diego de Almagro, quien llegó en compañía de un hijo del Inca que murió ajusticiado, de cuatrocientos españoles y numerosa turba de indios; esto sucedió en el año 1536.[72]



Alcanzado el puerto (¿Chañaral? o ¿Copiapó?) Diego De Almagro se reunió con el Fraile Díaz, que había sobrevivido al viaje desde Lima luego de soportar una penosa travesía en el Pacífico.[73] Éste le informó que el Rey Carlos I le había concedido la gobernación de Nueva Toledo, ubicada al sur de Nueva Castilla (Sur de Lima) pero el ávido español decide quedarse en el territorio “descubierto” para recorrerlo íntegramente. (Sin encontrar rastro alguno de la ciudad perdida y del oro mítico) Agotado por la frustrante cruzada, ya que el territorio explorado no cumplía ni sus mínimas expectativas, designó a su lugarteniente Gómez de Alvarado[74] para comandar una columna de setenta jinetes y veinte infantes con la misión de recorrer el sur del territorio, y a Juan Saavedra para que avanzara con rumbo hacia la costa, deteniéndose éste en una bahía que estimó de importancia para la aproximación de los navíos españoles.



Alonso de Quintero exploró la bahía que hoy lleva su nombre.



Sin oro y advirtiendo la repulsa que obraban en los nativos, Diego de Almagro, que no tenía intenciones de “fundar ciudades”, decidió retornar con sus hombres, sin pena ni gloria rumbo al Cusco.

A mediados de septiembre del año 1536 inicia el camino de regreso. Pero como nada llevaban, los hombres tomaron aquello que hallaron a su paso (Oro y otros minerales acumulados por los nativos, que desconocían las armas españolas) saqueando los poblados.

De Almagro eligió como camino de retorno la planicie del desierto de Atacama (Cruzando los territorios de las actuales ciudades de Arica y de Tacna) hecho que extenuó a los expedicionarios. Cuando llega al Cusco, a principios de 1537, su hijo, que le aguardaba con preocupación, le explica que Pizarro ha tomado la ciudad como parte del territorio que le pertenece. A raíz de ello, Diego de Almagro, convencido que el ex “amigo y aliado” había invadido su jurisdicción, decide recobrar “su” espacio, y en el actual departamento de Apurimac, a orillas del río “Pachachaca” libra la batalla de “Abancay”.[75] (Ciudad de Perú)…



Diego de Almagro derrota y apresa a Hernando, Juan y Gonzalo Pizarro. (Hermanos del gobernador de Lima)[76]



Sin otra alternativa, Francisco Pizarro se somete a la voluntad del primero y pacta un diálogo a finales del año 1537. Es entonces cuando Diego de Almagro comete un error que lacrará su suerte; ya que conviene una “salida política” a fines de ejercer su supremacía en Cusco.



Previamente había ordenado a su lugarteniente Orgonez para que atacara al ejército de Pizarro.



Pero de la conversación nada resulta, y el ataque comandado por Orgonez suscita un enfrentamiento que se nutre de continuas disensiones y peleas, acciones que derivan en otra batalla iniciada en abril del año 1538. Fortalecidos por la sumisión de los nativos del norte (Hábiles guerreros del emperador Inca) los hermanos Pizarro derrotan a Diego de Almagro en la batalla de “Las Salinas”…



Recluido en prisión, Diego de Almagro fue condenado de muerte y ejecutado en el mes de julio de ese mismo año en la Plaza mayor del Cusco.[77]



Un año después de la ejecución de Diego de Almagro, Pedro De Valdivia[78] (1497 ¿1500?, 1553) enviado por el Rey Carlos I en auxilio de Francisco Pizarro, y colaborador de Hernando Pizarro[79] en la guerra contra Diego De Almagro, solicita a su gobernador la autorización para realizar una nueva expedición. Pizarro accede nombrándole Teniente de Gobernador, pero le niega recursos económicos para afrontar la nueva marcha, dado los resultados negativos de la expedición anterior. Si bien Pedro De Valdivia perseguía objetivos diferentes a los de Diego de Almagro (También a los de Francisco Pizarro) en su interior descansaba el ansia de poder y de gloria que ensalzaría la invasión del territorio ubicado al sur del Titicaca. [80] Mientras tanto, el…



Hijo mestizo de Diego de Almagro, llamado Diego de Almagro el mozo, encomendó la venganza a su subordinado Juan de Rada[81], quien cumpliendo el pedido de su Jefe, sorprendió a Francisco Pizarro descansando en su palacio el domingo 26 de junio de 1541, y luego de un corto duelo de espadas, hundió la suya en la garganta del fundador de Lima hasta saberlo mortalmente herido.[82]



A diferencia de su antecesor, Pedro de Valdivia decidió que junto a él trasladaría a damas y a caballeros…



Por supuesto, llevaría semillas de vegetales, animales domésticos, árboles de Castilla en tinajas de greda, y todo tipo de elementos insustituibles en la vida cotidiana.[83]



Para lograr su cometido, cedió el valor de su encomienda en el Valle de la Canela (Charcas, Perú) y de una mina de plata. (Porco, Perú)

Y, además, recurrió a un comerciante español llamado Francisco Martínez, que completó la financiación de su utopía. En enero de 1540 la expedición de Pedro De Valdivia partió de Cusco con cincuenta soldados y mil nativos, con la decisión de continuar el trazado de la ruta abierta en el desierto por el retorno de Diego De Almagro.[84] Se unieron a la expedición dieciséis soldados que llegaron con Rodrigo de Araya, y ochenta expedicionarios reunidos por Francisco De Villagra (Villagrán) quien había participado de la segunda (nuevamente fracasada) incursión al norte del actual territorio de Argentina…



Ruta que seguiría dos años después, el Capitán Diego De Rojas – Muerto en Mocacaj.[85]  Diego Fernández cita que en el año 1543 el Cacique Canamico “Señor de Capayán” salió en andas al encuentro de Diego de Rojas quién envió a Fray Francisco Galán para que le hablase. [86]



En el Valle de Copayapó se posesiona del territorio en nombre del Rey Carlos I, y continua hacia el sur, arribando en diciembre al Valle de Mapocho donde se asienta.[87] Funda la ciudad de “Santiago de la Nueva Extremadura” o “Nuevo Extremo” a los pies del cerro “Huelen” el día 12 de febrero de 1541, nombrando a los integrantes del Cabildo, quienes a su vez lo designaron como gobernador de Chile, nombramiento que aceptó el 11 de junio de ese mismo año.[88]

El 11 de septiembre el cacique Michimaloko ataca la nueva ciudad, y este episodio obliga a la reconstrucción de Santiago (de la Nueva Extremadura) acción que sucede en el año 1543. Pedro de Valdivia, con nuevos recursos e inmutable en determinar los límites de su jurisdicción, continúa con el proceso fundacional y para ello envía a uno de sus hombres de confianza llamado Juan Bohón, para consolidar una ciudad entre Santiago y el desierto de Atacama, acto que recibe el nombre de “La Serena en el valle de Coquimbo”…



Ciudad que sería destruida por los nativos, y que para su refundación, contaría con el aporte de un hombre que haría historia (lamentable por cierto) en los territorios de la actual República Argentina.



ÁRBOLES Y ADELANTADOS

Revelamiento y mística del olivo



Resulta imprescindible completar esta etapa histórica, si se desea conocer el origen de las tipologías, formas de vida, alimentos, topónimos, vocablos y designaciones que en la actualidad coexisten en el noroeste de la R. Argentina; máxime, si establecemos las consecuencias de la impostación de nuevos vegetales y animales.

En tal sentido, e inmediatamente después de la acción nativa que destruye la ciudad fundada por Bohón, Valdivia designa al alcalde del primer Cabildo de Santiago del Nuevo Extremo, su amigo Francisco de Aguirre, [89] ordenándole reconstruir la ciudad…



Éste, una vez “concretada la misión”, lleva a cabo una guerra de exterminio en la zona, acción que consolida la “paz”.



Luego lo designa como Teniente General de la Serena (1551) Aguirre, con el mismo título, explora los territorios de la Gobernación del Tucumanahaho, utilizando la conectividad vial que ofrecía el “Paso de Comecaballos”. Aunque en el transcurso del año 1549 hasta el año 1553 Pedro de Valdivia emprendió la conquista del sur de Chile, nunca descuidó los territorios ubicados al norte, y sobremanera el Valle que se abría hacia el este de la cordillera.



Que por entonces se conocía como Gobernación del Tucumanahaho.



Por supuesto que las intenciones del “noble español” se contraponían con la “justa” actitud de los nativos en ambos lados de la cordillera...



La resistencia se repetía hacia ambos extremos de la Nueva Extremadura, pero con mayor fundamento en el territorio ubicado sobre las márgenes del río Abaucán, donde los encomenderos y comandantes del ejército español, advertían una y otra vez, que sus intentos de lograr asentamientos “comunicantes” con el Río de la Plata resultaban infructuosos. Por efecto de esa intransigencia nativa, las bases de la penetración en territorio Argentino al sureste del Paso de San Francisco, nunca se consolidaron en fundaciones efectivas.[90]



Este “no menospreciable aspecto”, enlazado a la certeza española sobre la inexistencia de la ciudad perdida del oro, la plata y el cobre en el territorio de Santiago del Nuevo Extremo, permitieron “conjeturar” a los ultramarinos, que el objeto de su “eterna” búsqueda se encontraba del lado opuesto de la cordillera. (Pues hacia el oeste se encontraba el Océano Pacifico)…



En ese lapso sucede la descuartización del cuerpo de Pedro de Valdivia.[91]



Aunque antes de su trágico final, el gobernador español había designado a Francisco de Villagra…



Se lo cita como Villagrán ó de Vilagrán.



Y a Rodrigo Quiroga como sus colaboradores con rango de Gobernadores…



Llegado Villagra al reino de Chile, dio cuenta a don Pedro de Valdivia de lo que le había pasado en la provincia del Tucumán con Juan Nuñez del Prado (…) por lo cual despachó luego a esta provincia por su teniente general a Francisco de Aguirre, hombre principal, conquistador antiguo del Perú, y vecino encomendero de la ciudad de Coquimbo; entrando en esta tierra, tomó luego posesión de ella en nombre de Valdivia (…) quedando aquella provincia, muchos años sujeta al reino de Chile (…) en todo este tiempo Francisco de Aguirre administró el oficio de Teniente General, que le fue cometido por Valdivia, en cuyo tiempo por causas convenientes que le movieron, trasladó de la sierra al río del estero la ciudad del Barco, llamándola la Nueva Santiago como hasta hoy permanece.[92]



La Corona, respetando el testamento del invasor muerto, nombra a Jerónimo de Alderete quien fallece antes de llegar a Chile. Ello genera una serie de altercados sobre el esquema de poder existente al sur del Titicaca, en las disputas se destaca la figura de Juan Núñez del Prado, quien intenta consolidar el poder de Lima fundado una ciudad en el Tucumanahaho, que sea independiente de Santiago de la Nueva Extremadura. En razón de lo expuesto…



El marqués Andrés Hurtado De Mendoza (Márquez de Cañete) decide poner fin al conflicto, imponiendo a su hijo como gobernador de Chile.[93]



Como se comprende, en el mismo espacio tiempo en la región trasandina a Santiago del Nuevo extremo y respondiendo al mandato de Pedro de Valdivia, Francisco de Aguirre traslada de lugar a la tercera fundación de la ciudad del Barco, y cambiándole el nombre, consolida la ciudad de “Santiago la Nueva, en el río Estero”…



Año 1553, aunque no existen actas ni fechas exactas sobre la fundación de Santiago del Estero sobre las márgenes del río Pasaje. (“Astiku” por ¿Dulce?) [94]



No hubo lírica en la fundación de ésta nueva ciudad en el actual territorio argentino.[95] Tampoco existió la poética, y mucho menos la épica en la decisión de Francisco de Aguirre; sólo la ambición y la sed de poder que puede “leerse” en los datos aportados por los Cronistas, que sintetizan el verdadero sentido de la lucha jurisdiccional instaurada por Pedro La Gasca (Perú) y Pedro de Valdivia. (Chile)  Donde la prioridad para cada uno de los “osados y valientes” adelantados[96] se centraba en consolidar un asentamiento en los valles donde los Quechuas habían impostado su desarrollo social un siglo antes.[97] Este accionar se ve consolidado años después cuando “otros invasores” cristalizan el plan trazado desde Santiago de la Nueva Extremadura. Consecuentemente, en el año 1558 el capitán Zurita funda la ciudad de “Londres de la Nueva Inglaterra…[98]



Si hay metales y de que calidad, especiería, drogas ó cosas aromáticas (…) si hay piedras preciosas de las que en nuestro Reino se estiman (…) se informen de las calidades de los animales domésticos y salvajes, plantas, árboles cultos é incultos y aprovechamientos que tienen de todo y de las demás cosas contenidas en las leyes que de esto tratan, y de todo traigan muy cumplida razón[99]



Con dos asentamientos estables en la Gobernación del Tucumanahaho, y con el acceso de Pedro de Villagra a la gobernación de Chile, se incrementa el intercambio comercial. La “seguridad” otorgada por la fuerza en el territorio ocupado, origina el interés español en el control de las especies trasladadas desde España; en realidad, animales y vegetales que son dispersados por el territorio conquistado.[100] Para ello desde Santiago (Chile) se designan encomenderos[101] de la ciudad de Concepción, los cuales realizan frecuentes viajes; y según consta en diferentes archivos provinciales, sus periplos certificaban el grado de adaptación que presentaban los vegetales y animales esparcidos en los territorios de la gobernación del Tucumanahaho…



Luego, la ciudad de Londres de la Nueva Inglaterra fue destruida y reconstruida en diferentes oportunidades; y paulatinamente, las tierras de los valles circundantes fueron inculcadas por mandatarios de las órdenes religiosas asentadas en Lima, que empleaban traductores Quechuas para su comunicación con los nativos.



Los encomenderos de Pedro de Villagra, comprobaron la evolución de las plantas frutales de Castilla traídas hasta Perú, y luego trasladadas hasta Chile y sus regiones de dominio…



Siguiendo la traza del camino del Inca que llevaba hasta las minas de cobre de Huasán, y a la quebrada del Ambato, donde se recogía el Cébil.



A pesar de que el paso cordillerano no fue el único que utilizaron los invasores…



De hecho recurrían, entre otros, a pasos ubicados al norte y al sur.



La historia confirma que el de “Comecaballos”[102] fue muy importante para la región en la época citada, y por ello, el camino perpendicular a la Cordillera de Los Andes, fue ruta obligada para las civilizaciones que ocuparon el noroeste de Argentina y el norte de Chile. Hombres y mujeres que lo utilizaron en sus múltiples movimientos migratorios a lo largo de diez siglos. Afirmación que puede corroborarse en la cita que realizara Pedro de Valdivia en una carta que dirigió a Carlos V…



Sobre la relación de la tierra y costa por él descubiertas.[103]



En la misma afirma… 



Sacratísimo César. Estando V. M. tan bien ocupado en el servicio de nuestro Dios, defensa y conservación de la cristiandad contra el común enemigo turco y errónea luterana, más justo sería ayudar con obras que estorbar con palabras. (…) Yo tengo dada relación por mis cartas a V. M. cómo fui a servir al Perú contra la rebelión de Gonzalo Pizarro (…) vuelto a esta gobernación, donde tenía poblada esta ciudad de Santiago y La Serena, hallé la tierra toda puesta en arma y La Serena quemada, y muertos cuarenta e tres cristianos por los naturales, y de cómo la torné a reedificar y poblar (…) De aquí he proveído dos capitanes: el uno que pase la cordillera por las espaldas desta ciudad (Santiago) e traiga a servidumbre los naturales que desotra parte están (Mendoza) e por la parte de la ciudad de La Serena entra el capitán Francisco de Aguirre, muy verdadero e leal vasallo de V. M, el cual tengo allí puesto por teniente, para que asimismo con su diligencia e prudencia traiga los demás naturales, porque aquella tierra (Tucumán) está vista por el capitán Francisco de Villagra, e por allí me trajo el socorro cuando le envié al Perú, como a V. M. tengo escrito y escribo en ésta (…) Es tierra en parte poblada y en parte inhabitada; trabajaré lo posible de traer todos aquellos naturales a la obediencia de V. M., como he hecho los demás, aunque un Juan Núñez de Prado despobló la ciudad del Barco, que el dicho Villagra había favorescido en nombre de V. M. e dejado debajo de mi protectión, atento a que de aquí podría ser proveída e no de otra parte, e, según han escrito, se fue al Perú, ahorcando a un alcalde que defendía su perpetuación, porque conoscía lo que importaba para una tal jornada (…) Desta ciudad de Santiago, a 26 de otubre de 1552 años. Sacratísimo César: El más humillde súbdito y vasallo de V. M., que sus sacratísimos pies y manos besa.[104]



ÁRBOLES Y piadosos

Revelamiento y mística del olivo



En relación con la historia de las especies vegetales que llegaron al nuevo mundo, debo acotar que cuando Gil González Dávila se embarcó en el puerto de San Lucas de Barrameda en la carabela que zarpó a las cinco y media de la mañana del 13 de septiembre de 1521...



Traía entre otros bastimentos, 13 botas y 73 barriles que van con los garbanzos y habas, y, además, con plantas de Castilla.[105]



Entre éstas, las variedades de olivos habían llegado junto a semillas de cereales y otras especies en vasijas de distintos materiales, especialmente en tinajas de greda, aunque también en toneles o barriles de madera…



La primera escala de todos los elementos (…) fue la Isla Española o Santo Domingo, y luego (…) algunas cosas llegaron directamente al continente.[106]



A mediados del año 1556 sucede un hecho de singular importancia. (Citado – entre otros – por el agrónomo Sánchez Oviedo[107]) Efectivamente…



En junio de 1556, Hernán Mejía (Mexía) Miraval, Rodrigo de Quiroga, Bartolomé de Mansilla, Nicolás de Garnica, y Pedro de Cáceres, regresaron de Chile con el Padre Juan Cedrón (Cerón o Cidrón) llevando, además, semillas de algodón, plantas de vid, higueras y “árboles de Castilla”, introduciendo vacas, ovejas y yeguas.[108]



Esto acontece gracias a una subvención entregada por el Teniente General Francisco de Aguirre quien decide aceptar la petición efectuada desde “Santiago la Nueva, al lado del río Estero”, y reenvía a los tenientes Hernán Mejías (Mexías) Miraval, Rodrigo de Quiroga, Bartolomé Mansilla, Nicolás de Garnica y Pedro de Cáceres, junto con el religioso franciscano Juan Cedrón[109] – Cerón o Cidrón – para que atraviesen el paso cordillerano de “Comecaballos”[110] con el fin de asentarse en la Gobernación del Tucumán, y dar impulso a la plantación de las especies vegetales españolas – incorporándolas a la región – en realidad, las mismas plantas de Castilla que habían sido acopiadas en el Perú desde el año 1552…



Las mudas, estacas, y plantas ya prendidas, se transpusieron en tinajones y otras vasijas de madera, barro, loza.[111]

Y en tinajones llegaron los primeros olivos al Perú en 1552[112]



Estos soldados y religiosos que portaron desde Chile las “Plantas de Castilla hacia Argentina” guardaban celosamente las...



Recomendaciones que a mediados del siglo XVI se daba sobre el cuidado que debía brindarse a las guindas y cerezas, únicas frutas europeas que no se conocían todavía en Chile, que junto con los olivos, se llevaran en barriles con tierra[113]

O con pipas de viña aserradas por la mitad, que se ponían sobre la cubierta.[114]



Según consta en los anales españoles, la historia del cultivo de los olivos corre paralela a la de la vid; y aunque la variedad olea europea no prosperó en la zona de la Nueva España (México) en el amplio territorio del Perú sí logró afianzarse…



En la seca área costera, desprovista totalmente de bosques, la madera de olivo se utilizaba para la construcción y como combustible. Al principio era más rentable hacer las aceitunas en conserva para venderlas en Perú y en el exterior, y no fue sino hasta el siglo XVII cuando se inició la producción de aceite de oliva.[115]



Interpretando el vínculo precedente, se comprende el uso de la ruta cordillerana, hecho que legitima que el eje principal de los españoles en Argentina no resultó paralelo al cordón montañoso, tal como se lo conoce en la actualidad, sino perpendicular al mismo… Y, además, certifica la conjetura del mito sobre la importancia del valle de Arauco en el origen de nuestra patria.[116]

Por ello, desde Santiago del Nuevo Extremo hasta Copiapó, en camino a la cabecera de la Gobernación del Tucumán, y tal como los romanos lo trasladaron hacia España en el año 330 (DC) Los hombres enviados por Aguirre revalidan la llegada de ejemplares de olivo al valle de Arauco y valles adyacentes…[117]



El florecimiento agrícola se acentúa en la producción cereal (…) en cuyo amplio valle – Perú – se cosechaban en el siglo XVII tres mil arrobas de aceite de oliva”[118]



Ello acredita que los españoles asentados en Chile, y no otros, fueron los que trasladaron esa variedad llegada desde España…



Utilizando la ruta abierta por Francisco Pizarro y Diego de Almagro, desde Nicuesa hacia el gran imperio Inca y desde allí hasta Santiago del Nuevo Extremo.



Por cierto que el territorio de plantación de vegetales abarcaba diversas zonas de las actuales provincias de Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca y La Rioja[119]



Quinmibil hazia Chile en comarca de la nacion de indios Diaguitas, que todas sus serranías estan lastradas de minerales de plata y oro (…) con todos los frutos de España.[120]



A través del conocimiento que tenían de los accidentes orográficos de la región, los ambiciosos españoles sabían de los asentamientos que componían el Valle encerrado por las sierras de Anconquija,[121] Velasco y Ambato, puesto que…



Del dicho reyno bino a esta gobernación este dicho testigo donde hallo al sacerdote que trajeron de chile.[122]



No en vano dispusieron consolidar su dominación aportando los elementos vegetales que habían traído desde España, confiando esta voluntad en las manos – entre otros – de los religiosos monoteístas…



El padre Juan Cedrón y la semilla de algodón e otras plantas...[123]



En una mímesis poética, el religioso que había acompañado a las huestes de Diego de Rojas, una vez asentado en “Santiago, la nueva” da inicio al proceso de implantación de especies vegetales en la zona bañada por las aguas del “Río Dulce”, hasta la llegada de Juan Pérez de Zurita en el año 1558…



Año de la fundación de la primera Londres de la Nueva Inglaterra.[124]



Al participar del acto fundacional de la mítica ciudad[125], Cedrón tiene la oportunidad de contactarse con los religiosos que acompañaban a Zurita, y es entonces cuando conoce a Juan Rojo. El proyecto evangelizador los une, y así, una vez establecidos en pleno territorio Cacá, dan continuidad a la tarea de plantar las especies vegetales españolas en ese territorio, esta vez con nuevos esquejes traídos desde Lima – vía Chile – por el paso de Comecaballos. Considerando que…



No todos los “árboles de Castilla” se habían adecuado al clima de Santiago la nueva.[126]



Los religiosos iniciaron un proceso de evangelización, compartido con la implantación de vegetales, en todos los pueblos nativos ubicados sobre el camino que conducía al otro paso cordillerano, enclavado en la actual provincia de Mendoza…



Camino que conocía el franciscano Cedrón, pues lo había transitado luego de la muerte de Diego de Rojas.



Lo hicieron a fines de consolidar la impostación cultural y religiosa. Por ese motivo, Cedrón (¿Cerón o Cidrón?)[127] y Juan Rojo[128], una vez asentados en “Londres de la Nueva Inglaterra”, abordaron la tarea de plantar los esquejes que habían sido cobijados en tinajones de greda…



Los frutos de España llegaron al Tucumán desde Chile.[129]

 

Si bien la fecha no es exacta, entre 1559 y 1561, a palo echado, plantaron en la región estacas de olivos y de otros frutales…



“Quien plantara los primeros retoños de olivo y vid, traídos desde Lima vía Santiago del Nuevo Extremo”[130]



Desde la ciudad de Londres iniciaron el camino…



Hacia Chaquiao – Huasán, actual Andalgalá – y tras recorrer los pueblos nativos de la “costa catamarqueña” – Siján, Saujil, Pomán, entre otros – cruzaron – infiero – el extenso “Salar de Pipanaco” con rumbo hacia “Tucumanao,”[131]



Para luego reencauzar su derrotero por el “Valle Vicioso,” hasta los pueblos nativos de “Machigasta y Aymohill”. “¿Aymogasta?” Al tomar 1561 como el año del regreso a Chile de Juan Cedrón – la huella del religioso Juan Rojo “se pierde” en Arauco – resulta preciso afirmar que en ese lapso[132] se plantaron los ejemplares de olivo en el valle de Arauco (Antiguo Valle de Paccipas, o Paxipas, o Palcipas, etc.)[133]



Seguramente junto a otros que no resistieron los avatares del tiempo.



Conjeturalmente, algunos ejemplares han sobrevivido[134], aunque sólo uno es considerado “Árbol histórico”.[135] Como es de suponer, el lector comprenderá a esta altura del relato, que otro “sueño” de mayor importancia contenía las aspiraciones de los españoles[136]; y en pos del mismo, los encomenderos de la región “desatienden los vegetales plantados en la región”,[137] conminando a los nativos para extraer minerales de los socavones abiertos en las montañas vecinas.

Ese, en definitiva, fue el motivo por el cual, tal como fueron alojadas, las “Plantas de Castilla” pasaron al prematuro “olvido”[138]. Esencialmente, cuando a finales del año 1561 Juan de Espinosa (Encomendero de la región) nieto del Capitán Juan Pérez de Zurita, en conjunto con el teniente Diego de Ceballos Morales (Casado con Ana Gil de Esquivel) se declaran incompetentes para mantener la merced, y obligan al gobernador a que la declare caduca, aduciendo entre otros motivos…



La necesidad de trasladarse a Tucumán por motivos de salud.



Eso coadyuva para que en el intervalo histórico sellado por los años 1575 y 1580, los nativos queden desarraigados, sólo acompañados por las especies vegetales europeas que habían sido diseminadas por los valles y barrreales. En el año 1591, el gobernador del Tucumán Juan Ramírez de la Pesina, y Velasco, y Ábalos y de La Calle, reorganiza las mercedes de tierra en todo el Valle del Tucma…

Dos décadas después, en el año 1611, los padres jesuitas Juan Darío, y Diego Boroa[139] (¿De Boroa?) llegan desde San Miguel de Tucumán con el fin de evangelizar[140], y lo hacen hasta la región de “Aymohuill o Aymocaj”.

En su tránsito misionero, comprueban la evolución de las especies vegetales plantadas – entre otros – por sus predecesores Cedrón – Cerón o Cidrón – y Rojo…



Los olivos de Huasán[141], Arauco, Anjullón, Guandacol, y en la Mesada, Sierra del Valle Fértil, San Juan[142] – ¿otro en Mendoza?



Hecho corroborado en el año 1633 cuando el nieto de los precursores de las ciudades de Córdoba y Buenos Aires, Teniente Jerónimo Luís de Cabrera y Garay, refunda Londres de la Nueva Inglaterra en el sitio de la actual Pomán, ciudad que luego fuera trasladada por el Teniente gobernador de Londres, Ramírez de Contreras, hacia el sitio del nuevo pueblo del Pantano…[143]



Para esa época, los líderes nativos habían consolidado una fuerza respetable y por lo tanto la resistencia se había fortalecido obligando a los invasores a postergar sus pretensiones.



Al respecto, en el año 1632, a principios del gran alzamiento…



Los Mallis, junto a los del Pantano, Aymohuil, Machigasta y Pomán, se confabularon contra el pueblo español de Singhuil – Londres de la Nueva Inglaterra – pero fueron recibidos por quince soldados y sesenta nativos enviados por el gobernador Albornoz, quienes luego de vencerlos exhibieron las cabezas de los caciques en la plaza de San Miguel.[144]



Luego, sólo las citas de los padres Jesuitas rescatan los hechos acaecidos en las últimas décadas del siglo XVI en el Valle de Arauco. Boroa, además…



Constata que el Valle hay oratorios e Iglesias, aunque precarias.[145]



A finales de la primera década del siglo XVII, un miembro de la Orden de Loyola, el padre Pedro Manuel Andréu, deja constancia que…



Los olivos del Valle (Paccipas, ahora Arauco) formaban parte de Andalgalá, dada la jurisdicción concedida en la fundación de (Juan Pérez de) Zurita.



El mismo Jesuita, cita que otro religioso de apellido Peramás, pondera los extensos territorios de la parroquia de Belén, que…



Comprendía la antigua jurisdicción de Londres, desde el Aconquija y el Ambato hasta la gran cordillera, y desde La Rioja, hasta Santa Maria inclusive.[146]



Los datos se pierden con la expulsión de los integrantes de esta orden religiosa en el año 1767, cuando el Papa Clemente IV suspende la Companía de Jesús, y el Rey Carlos III decide expulsarlos de los territorios de la Corona. Puedo conjeturar, con revelada razón por cierto, que los olivos de Huasán,[147] de Arauco,[148] y de Guandacol (Relacionado con las Monjas Clarisas a partir del año 1607) pertenecían (hasta mediados del siglo XVII) a la parroquia de Belén.[149]  No quedan dudas entonces, sobre que…



La especie fue introducida en el país durante la época de la conquista (…) Aún existe en la localidad de Arauco, en el noroeste de la provincia de La Rioja, un ejemplar varias veces centenario, procedente de los sembrados o plantados en ese lugar por los conquistadores españoles (…) Desde allí se difundió a las provincias de La Rioja y Catamarca, norte de Córdoba y Cuyo.[150]



Y no hace falta agregar precisiones sobre mi convencimiento de que la historia no ha grabado en actas la exactitud de la afirmación, aunque la misma ha discurrido el velo sobre el nombre de aquellos españoles, que enterraron en la arenosa tierra del Valle de “Paccipas” (Hoy Arauco) los esquejes de los árboles de Castilla…



Que dentro de cierto tiempo y con la pena de esta Ley, se edifiquen las casas y solares y pueblen las tierras de pasto, que el repartimiento de las tierras se haga con parecer del cabildo, que a los indios se les dejen sus tierras, heredades y pastos, de forma que no les falte lo necesario y tengan todo el alivio y descanso posible para el sustento de sus casas y familias, que las tierras se repartan con asistencia del procurador del lugar, que las tierras se repartan sin acepción de personas y gravio de los indios, que nos las puedan vender á iglesia, ni monasterio, ni á otra persona eclesiástica.[151]



En tal sentido, el religioso Juan Cedrón – Cerón o Cidrón – y su compañero de misión, el padre Juan Rojo, al plantar a palo echado los primeros esquejes de olivos en el noroeste de la actual Argentina, dejaron una estela representada en la marca indeleble de un noble vegetal seguido por su nombre.[152]



Aunque los primeros olivos fueron plantados en la región que conectaba el paso de “Comecaballos” con la ciudad de Santiago del Estero, y otras regiones de la gobernación del Tucumán, [153] los retoños traídos desde Perú – vía Chile – se aclimataron en mejor forma en las zonas semidesérticas de Andalgalá y Arauco.



La inmodestia indica que el olivo de Huasán – Andalgalá, Catamarca – que reside en el patio principal del Mayorazgo; los olivos ¿olivo?[154] de Arauco, Los Molinos y Guandacol en La Rioja; Los olivos de la Mesada en Sierra del Valle Fértil, San Juan; y ¿el “desvanecido” olivo de Mendoza? y otros, que permanecen ignorados en la tierra del Plata, son “relatores”[155] de la verdad histórica que profesa la poética; aquella que dice…



El capitán Juan Pérez de Zurita fundó (…) la ciudad de Londres al Sur (…) tienen crías de ganado (…) labran cantidad de lienzos (…) En el valle de Quinmibil hazia Chile en comarca de la nacion de indios Diaguitas, que todas sus serranías estas lastradas de minerales de plata y oro (…) con todos los frutos de España.[156]



Por todo ello, si bien sus raíces milenarias se asentaron en las regiones de México, Perú, y Chile,[157] la investigación poética comprueba que desarrollaron aptitudes significativas en el valle de “Paccipas” – Arauco – (A partir del año 1561) Quedando como fedatarios de toda esta historia los ejemplares de olivo, que al igual ¿que los que aún residen en Arauco? desplegaron con fiereza y arrogancia su conmiseración ante la recia estampa del nativo. A pesar de la “ignorancia expuesta”, en la primera década del siglo XXI, los vegetales se encuentran vivos, y guardan en los óvulos[158] de sus troncos la tradición nunca escrita.[159] Es cierto, como lógica impuesta, que la narración tilda en utopía a la quimera de nuestra realidad. Galimatías que lleva a escudriñar ficciones, para corroborar ¿qué pasó? en los dos siglos subsiguientes al siglo XVI en la vida de la joven Nación.

Por mi parte, consciente de la barbarie que abraza la existencia, sólo conjeturo que detrás de los alzamientos nativos en contra de la invasión pergeñada desde España, las historias y las leyendas del universo Cacá, Quechua y Castellano lograron un punto de confluencia. Teología de un pueblo que aprehendió las fábulas precolombinas, adaptándolas a los espacios de un nuevo “pacha”.

Como aquella que estalló ¿en Cádiz? en tiempos de Carlos III, cuando a causa ¿Del sorprendente desarrollo que adquirió el olivo en la región del Valle? El Rey no tuvo reparo en ordenar la destrucción de todos los olivos del “Nuevo Mundo” [160]



Por ser este cultivo contrario a la Ley de Indias.[161]



No es necesario, creo, elaborar fantasiosas hipótesis sobre la nulidad del mito.[162] ¿Para qué talar la exigua plantación de árboles de olivo en el valle de “Paccipas” – Arauco – si su producción no fue importante sino hasta la tercera década del siglo XX?

Una respuesta lógica e irrefutable surge de las constancias otorgadas por los diferentes investigadores de ésta noble especie vegetal. Al respecto resulta válido rescatar la conclusión de la Universidad Nacional de Cuyo, sobre que…



Los olivos de la Mesada en Sierra del Valle Fértil, San Juan (…) una rama seca (…) su antigüedad mínima fue calculada en 350 años, (en 1990) por el ingeniero José Boninseña, en el laboratorio de Dendrocronología del CRICYT dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo…[163]

   

Sólo un simple ejercicio matemático determina que resulta imposible convalidar la real existencia de la orden de Carlos III (1760 a 1770) dado que los olivos plantados por los españoles en sierra del Valle Fértil corroboran una existencia anterior al tiempo y espacio del Rey cazador. Al respecto, no puedo obviar las palabras de André[164]



(…) Entre los diputados coloniales hubo uno que clamó contra el monopolio de los cargos en Indias por los españoles (…) otro, en protesta de la prohibición de cultivar el viñedo y el olivo en Méjico (…) pero un periodista que regresa de Méjico, escribe en el Telégrafo Americano que tal prohibición no existe, y cita las calles de Méjico donde están los almacenes de vinos, y descubre que entre los grandes propietarios de olivares y molinos de aceite, está incluido el diputado que hablaba de tal prohibición.[165]



Tampoco omito las frases pronunciadas en la Universidad de la Plata, por el amigo del gran jurisconsulto riojano Joaquín Víctor González, en el año 1924. Por entonces, el profesor Gay de la Universidad de Valladolid afirmaba…



Recordemos que España no prohibió que se tejiera la seda en Méjico, y el algodón, que se cultivara la vid, el olivo, la morera, y otras producciones de la Península; el Virreinato del Perú es buen ejemplo.[166]



Frases aprobadas por el ingeniero Uboldi,[167] quien en la tercera década del siglo XX, al visitar el Valle de Arauco, confirma que…



Don Simón Ávila fue el primero en el Valle de Arauco, que realizó una plantación de cerca de media hectárea con estacas obtenidas del árbol tricentenario.



Más adelante, asegura



(…) el coronel Nicolás Barros, en conocimiento de la resistencia del olivo de la Plaza,[168] plantó una hectárea y pocos años después don Luis Mansueto de la Fuente (La Margarita) y Don Casimiro Godoy en San Antonio (Aimogasta) plantaron varias hectáreas, todos empleando estacas del mismo árbol”.[169]



Y las frases, aleatoriamente[170], certifican la inexactitud de esta creencia popular (Surgida de las oscilaciones teóricas de las Leyes de Indias) ya que la expansión de la olivicultura en el territorio invadido, prosperaba pese a las políticas del monopolio de Cádiz, que pretendía restringir, no al olivo, sino la exportación de vides peruanas, y prohibir nuevas plantaciones. Por supuesto que sin éxito alguno, pues a la distancia nadie cumplía las órdenes del monarca, y mucho menos cuando en plena era de los Borbones se permitió que la industria se expandiera definitivamente con el beneplácito del Virreinato…[171]



El olivo, como producto,[172] recién fue apreciado en la tercera década del siglo XX. La Ley 11.643 de 1932 marca rumbos señalando las regiones para el cultivo del olivo, particularmente en el departamento Arauco, luego de la labor profesional realizada por el agrónomo Cornelio Sánchez Oviedo.



La huella de la historia nos dice que estos nobles vegetales, especialmente los olivos de Arauco[173] continúan produciendo de una manera asombrosa, siendo los frutos sin igual en cuanto a tamaño, calidad, sabor, y aroma…[174]



Y esto no sólo confirma su ascendencia en la olivicultura de Argentina, sino que determina los hilos de la historia perdida entre aquel lejano siglo XVI y el cercano atardecer del siglo XIX, donde emerge la historia de Aimogasta. (Aymohill, o Aymocaj)



Como se desprende de la narración, la huella (ruta) de la gesta del Valle de Arauco, se alimentó de violencia, de odios, de peleas, de guerras, e inútiles muertes. Pero también se nutrió con la epopeya de aquellos que resistieron la invasión.



Que posteriormente se fundamentaría en los hitos y en los mitos que permanecen ligados a su poética, y a la tradición de los habitantes.



Ese es el significado de porqué, aislándose de sus hermanos de la poética, los olivos de Arauco[175] conforman un mito popular, cuya vivencia ha soportado la experiencia de los años,[176] transformados por las voces y tradiciones de los valles desiertos, en los míticos vegetales que blanden al viento las ramas y sus hojas, sustentando la verde y blanquecina cabellera ante el céfiro abatido por el Zonda, y la irreverencia de los dioses que capitularon su nobleza.[177] Como Arquitecto e Investigador nutrido en la poética, sé que las leyendas se apiadaron de su estirpe.

Aunque ellos siguen ahí, impertérritos. Conteniendo en su savia la historia que Argentina y el mundo desconocen, ignorando a los historiadores, a los revisionistas, a los poetas, a los escritores, y a los que ofenden su edad y su nombre.[178] Ellos sólo muestran orgullo. Jactancia de saberse mito en el origen de una civilización mestiza…

La cultura del noroeste argentino. [179]



existencia y honor

Revelamiento y mística del olivo



Sobre el honor y la vitalidad del olivo de Arauco, hablan las siguientes recopilaciones...



ÊPrimer escrito:



Buenos Aires, 21/04/1953, Vistos estos expedientes Nros. 50.545/41 y 5.523/52 en los cuales la comisión Pro Festejos del Día del Olivo, de Aimogasta (La Rioja) y la Asociación Argentina de la Industria Olivícola, solicitan se instituya el “Día de la Olivicultura” (…) Que el Ministerio de Agricultura y Ganadería por intermedio de los organismo técnicos correspondientes apoya estas gestiones, propiciando se fije para dicha celebración el día 24 de mayo (…) El Presidente de la Nación Argentina Decreta: Artículo 1º Institúyase como “Día de la Olivicultura” el 24 de mayo de cada año.[180]



ÊSegundo escrito:



Primer testimonio. Escritura Nº 65. Acta de constatación. (…) Escribanía Pública Nacional, titular del Registro Nº 47 (…) a solicitud de la Municipalidad, procederá a la cosecha del OLIVO CUATRICENTENARIO sito en el Distrito Arauco, departamento del mismo nombre, para lo cual utilizará mano de obra y herramientas de la Empresa (…) en mérito a todo lo expresado es que requieren mi intervención a los fines de constituirme en el distrito antes citado a efectos de constatar la cantidad de aceitunas que extraigan del olivo. Por tal motivo y siendo la hora ocho y treinta y cinco minutos del día de la fecha, me constituyo en el OLIVO CUATRICENTENARIO donde puedo verificar que hay ocho personas que procederán a la cosecha (…) finalizando la misma a la hora 13:30 (…) acto seguido se procedió a transportar la carga hasta el establecimiento (…) siendo allí pesada arrojando en la báscula un peso de 701 (setecientos un kilogramo) (…) Actuación notarial Ley 6071 – A 00017581 al folio A 00017582[181]



ÊTercer escrito:



Buenos Aires, 4 de julio de 1946. Vistas las actuaciones producidas en este expediente, por las cuales, en cumplimiento del artículo 4º de la Ley Nº 12.665, la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, solicita se declaren árboles históricos la Magnolia de Avellaneda, el Pacará de Segurola, el Algarrobo de Pueyrredón, el Nogal de Saldán, el Sauce del Plumerillo y el Olivo de Arauco (…) único ejemplar salvado de la destrucción del antiguo olivar existente en el pueblo del mismo nombre de La Rioja (…) EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA DECRETA: Artículo 1º.- Decláranse árboles históricos según lo dispuesto por el artículo 4º de la Ley Nº 12.665 (…) EL SAUCE, del Campo del Plumerillo que tiene colocado desde 1814 una placa de la Sociedad Forestal Argentina con la inscripción: Sauce histórico que dio sombra en los años 1814-17 a los generales San Martín y O’Higgins; y EL OLIVO DE ARAUCO, sobre el límite de Catamarca, en la Provincia de La Rioja, que posee una placa de la Sociedad Forestal Argentina que lo identifica. (Nota: La placa no existe en el año 2011)



[1] Por Universal.
[2] La madera del olivo es considerada rara y de una belleza singular, destacándose los nacientes o corazones con vetas de color amarillo y marrón oscuro. Al lustrarla se descubre su natural suavidad, y al trabajarla se comprueba su dureza, su densidad y marcada resistencia a la abrasión. Es apta para pisos de bastón roto, y en petit muebles.
[3] Razón fundamental para el traslado de esta especie arbórea hacia América.
[4] Jiménez, Antonio Manuel Contreras. De quien he tomado datos históricos sobre el olivo, ha publicado diversos trabajos sobre el turismo, sobre idiomas, sobre filología hispánica y es dibujante, especialista en grabado. nació en Jaén en el año 1953.
[5] Haring. C. H. “El Imperio Español en América” de la primera edición en castellano del año 1990, de la obra original “The Spanish Empire in América” editada en 1947 por la Universidad de Hardvard (Harcourt Brace Jovanovich Inc. Cambridge, Massachussets) Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[6] Estos técnicos comprobaron que aunque el olivo se desarrollaba en tales condiciones, sus rendimientos eran ínfimos. Por tal motivo, teorizaron sobre la ligazón que une al olivo con la zona donde se cultiva, pues requiere pocas labores, soporta la sequía y genera genuinas fuentes de empleo.
[7] El aceite de oliva refinado, pierde gran cantidad de los compuestos de la fracción in saponificable durante el proceso de refinación, por lo que si bien se mantiene su valor energético, se ven afectados valores biológicos.  La extracción de aceite de oliva virgen en una almazara, se puede hacer fundamentalmente por dos métodos, presión y centrifugación. El sistema clásico es el de presión, en el que la pasta procedente de las aceitunas molidas se bate y se reparte en capachos para someterla a presión en las prensas hidráulicas. En una almazara moderna, la pasta batida se centrifuga en un decánter, o centrífuga de eje horizontal, para obtener tres fases (aceite, alpechín y orujo) en los últimos años, los cambios tecnológicos conllevan a obtener del decánter sólo dos fases. Clasificación. Aceite de oliva virgen: obtenidos por procedimientos físicos. Conserva el sabor, aroma y vitaminas del fruto (aceituna) Aceite de oliva extra: es el de mayor calidad. Aceite de oliva fino, es de inferior calidad al extra. Aceite de oliva semifino, no está permitido envasarlos por el Consejo Olivícola Internacional. Aceite de oliva lampante, desautorizado para consumo directo. Aceite de oliva refinado por procedimientos químicos. Aceite de oliva común, es una mezcla de olivas vírgenes, distinto al lampante y de oliva refinado. Aceite de oliva de orujo crudo, por medio de disolventes de orujo de oliva. Aceite de oliva de orujo refinado, obtenido por refinación de este aceite de orujo crudo. Aceite de orujo de oliva, mezcla de aceite de orujo refinado y de aceite de oliva virgen.
[8] El término aceituna deriva de la voz hebrea “Zait” (Aceite/Aceituna) del cual deriva Az – Zait (Jugo de aceituna) que en latín se transformó en la palabra “Oleum” (Aceite)
[9] De la Vega, Gracilazo. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[10] Además, puede soportar épocas de sequía extensas. (Como las del departamento Arauco)
[11] Esta es una grasa que corre a las otras grasas. El ácido oleico tiene fundamental importancia en la medicina preventiva, en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, patologías hepatobiliares. Como ejemplo, se cita que la osteoporosis, puede prevenirse y disminuirse mediante el consumo prolongado de las grasas mono insaturadas.
[12] En el año 1932 se promulgó la ley 11.643 para la “Promoción del olivo”, y en el año 1954 se estableció el slogan “Haga patria plante un olivo” lo que llevó a desarrollar nuevas zonas y áreas de cultivo. [12] En el año 1965 la Argentina llegó a contar con 5.000.000 de plantas en 50.000 Has.
[13] Sin embargo, esta variedad es de difícil comercialización debido a su desconocimiento, y generó una alta dependencia del mercado brasileño, único mercado que demanda este producto.
[14] En el año 1979, el gobierno del proceso militar, promulga el decreto ley 22021/79 firmado por Martínez de Hoz y el Presidente de Facto Jorge Rafael Videla, siendo ministro del Interior el general Albano Harguindeguy. Esta norma regula los diferimientos impositivos realizados en las provincias de La Rioja, Catamarca, y San Luis, y luego San Juan. (Cámara de Olivicultores Tradicionales de La Rioja – Diario el Independiente – página 20 – 28 de mayo de 2007)
[15] En el año 1998 había en Argentina un total de 71.000 Has. a plantar con olivos, de las cuales el 70% correspondían a variedades aceiteras y doble propósito, y el 30% a variedades de conserva.
[16] En la actualidad la República Argentina, tiene una posición importante en el mercado mundial de aceituna de mesa, pero carece de relevancia en aceite de oliva. Si se consideraran los siguientes supuestos: Sólo se considera la superficie plantada hasta diciembre de 1999. Superficie con olivos con manejo convencional de 11000 Has. Superficie con olivos de alta densidad de 31000 Has. Rendimiento de aceituna para los olivares tradicionales de 5000 Kg. P/Ha. Rendimiento de aceituna para los olivares modernos de 9000 Kg. P/Ha. Rendimiento en aceite de los olivares tradicionales en un 16%. Rendimiento en aceite de los olivares modernos en un 15%. Entre los años 2005 y 2007 la República Argentina estaría produciendo 51.000 ton. de aceite de oliva, en su mayoría virgen. Si el consumo es de 450 gr. Por habitante por año (18.000 ton. totales) quedaría un saldo para exportación de 33.000 Ton. De ser así, en el 2010 la República Argentina, se encontraría entre los 10 países productores más importantes. En la actualidad formamos parte del cuarto país exportador mundial de aceituna en salmuera, y si los compromisos de plantaciones se cumplen, pasaríamos a estar entre los cinco primeros productores del mundo, con un total de 200.000 Ton. de producto. El 70% de la producción nacional de aceituna de mesa, corresponde a la variedad Arauco, que se exporta en un 95% hacia Brasil. Las nuevas plantaciones corresponden a la variedad Manzanilla por lo cual es de esperarse una buena inserción en el mercado mundial.
[17] Sin embargo, las nuevas condiciones en la economía nacional han variado esta perspectiva, lo que tornó vulnerable a los proyectos. Esto indicaría que un 30% del cupo diferido no se plantaría, con lo cual la superficie a diferir alcanzaría las 50.000 Has.
[18] No pertenece al mediterráneo.
[19] Cabe citar, que a diferencia de nuestro país, en España la propiedad de los olivares pertenece a personas con capacidad de explotaciones de tamaño pequeño o medio en zonas de baja productividad, y que se agrupan en cooperativas de producción… (AEMO – Asociación Española de Municipios del Olivo)
[20] Según la previsión de la Dirección Nacional de Alimentación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación, en las próximas campañas la Argentina tendrá posibilidades de transformarse en uno de los centros productores más importantes del mundo en el área olivícola.
[21] Fuente Infocampo del sábado 14 de mayo de 2005. Artículo de Juan Carlos Fola.
[22] Aceptando una mayor performance de la provincia de Catamarca en su conjunto (Producción nacional de 100000 toneladas con proyección al 2012 de 220000 toneladas)
[23] Existe la presunción en algunos historiadores locales, sobre la edad real del olivo de Arauco, el cual, no superaría la edad de trescientos años. Esta afirmación se basa en la lectura de documentos existentes en la provincia de La Rioja. Estos escritos relatan la llegada de familias importantes al Valle de Arauco, y la toma de posesión de los terrenos existentes en el mismo, con la consecuente implantación de especies vegetales, y demás elementos.
[24] Su traza aún puede observarse, y es la ruta que utilizaban los nativos. (Hoy llamado capac ñan)
[25] La Puente y Olea. “Los trabajos geográficos de la casa de contratación” Archivo de Sevilla, España, 1900. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[26] “Primera petición del Almirante Diego Colón al Consejo” Documentos de Indias. Archivo de Sevilla. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[27] Como la mayor parte de los invasores, Pizarro era de origen humilde. Al igual que Almagro, hijo natural de un oficial del ejército de los Reyes Católicos. Fue lugarteniente de Alonso de Ojeda y formó parte de la expedición de Martín Fernández de Enciso, y de Vasco Núñez de Balboa en el descubrimiento del Océano Pacifico en 1513. por ello, recibió de manos del gobernador Pedro Arias (de) D’ávila, la alcaldía de la ciudad de Panamá. Luego de aliarse con Almagro y Luque, realizó tres viajes hacia el sur. (En el primer viaje, Almagro perdió un ojo) luego de permanecer en la Isla del Gallo, se embarcó en 1528 hacia Túmbez. Viajó a España para informar al emperador de las riquezas que había encontrado. En Toledo conoció a Hernán Cortes y consiguió la firma de la capitulación del 26 de julio de 1529, por la cual se le concedía el cargo de Capitán General y Gobernador de Nueva Castilla. En el viaje final, incorporó a la expedición a sus hermanos, Hernando, Juan y Gonzalo. Luego de las disputas con Almagro, llegó nuevamente a Túmbez, comprobando que la ciudad había sido arrasada con motivo de las peleas entre Huáscar y Atahualpa. El 15 de noviembre de 1532 entró en Cajamarca y logró la sumisión del los Incas. En agosto de 1533, luego de ejecutar a Atahualpa, se dirige al Cusco, con el objeto de tomar posesión del territorio (a pesar de reconocer a un tercer hermano de Huáscar y Atahualpa, llamado Manco Cápac II) para luego fundar la ciudad de Los Reyes el 18 de enero de 1535. El regreso de Almagro desde tierras chilenas, facilitó las intenciones de este Inca no reconocido, para dar inicio a una guerra contra los invasores. Los españoles marcados por las ambiciones, se inmiscuyeron en la guerra dividiéndose entre partidarios de almagro y partidarios de Pizarro. Había nacido en Trujillo de Extremadura, España, en el año 1478, y falleció en Lima el 26 de junio del año 1541.
[28] También se conoce como Diego de Nicuesa.
[29] La historia asegura que para llegar al continente descubierto por los europeos, Balboa subió a la carabela como polizón, ocultándose en un barril junto a su perro “Leoncico”, y recién fue descubierto estando la nave en alta mar.
[30] Almagro, Diego de. Nació en la ciudad del mismo nombre, en el año 1479, hijo ilegitimo de Juan de Montenegro y Elvira Gutiérrez. Ambos padres se habían comprometido, pero no cristalizaron la unión, razón por la cual el niño nació y fue trasladado hacia Aldea del Rey, donde fue criado por Sancha López del Peral, en aras de salvar el honor de la madre. A los 15 años fue negado por su madre. Desde entonces, vagó por diversas ciudades españolas, hasta embarcar desde Andalucía hacia América. Llegó a Santa Maria la Antigua del Darien, el 30 de junio de 1414, y allí conoció a Francisco Pizarro. Se unió a éste permaneciendo en la recién fundada ciudad de Panamá. En esa ciudad nació su hijo, Diego de Almagro el Mozo, de su unión con una nativa llamada Ana Martínez. En 1524, Almagro y Pizarro, a los que se uniría posteriormente el padre Hernando de Luque, consiguen el permiso para descubrir las tierras ubicadas en el levante de Panamá, hecho que culminaría con la conquista del Incario. Diego de Almagro permaneció en Panamá para incorporar alimentos y víveres, mientras Pizarro invadía Cajamarca. Arribó a Perú en 1533, con un título similar al de si colega, lo cual generó una disputa entre ambos. Convencido Pedro de Alvarado de retirarse honrosamente del Perú, Almagro, con la venia de Pizarro, decidió iniciar los preparativos de su aventura por el sur del lago Titicaca. (el final de su historia se relata en el presente libro)
[31] Hijos – dalgo, según la Ley de Indias VI, Ordenanza 99, Tít. VI, Libro cuarto.
[32] Ley VI Ordenanza 99, Tít. VI, Libro cuarto, de las Leyes de Indias… “Por honrar las personas, hijos y descendientes legítimos de los que se obligaren a hacer población, y la hubiesen acabado y cumplido su asiento, les hacemos hijos-dalgo de solar conocido, para que en aquella población y otras cualesquier parte de las Indias, sean hijos-dalgo y personas nobles de linaje y solar conocido, y por tales sean habidos y tenidos, y les concedemos todas las honras y preeminencias que deben haber y gozar todos los hijos-dalgo y caballeros de estos Reinos de Castilla, según fueros, leyes y costumbres de España.”
[33] Gaibrois, Manuel Ballesteros. “Historia de América” Madrid, 1962… En el año 1517 la rivalidad entre Pedro Arias Dávila y Núñez de Balboa se encontraba en su apogeo. Este último fue acusado por el gobernador de Darien, y hallado culpable de instigar a la destitución de Pedro Arias. Luego de un corto proceso por alta traición fue condenado, junto a cuatro de sus colaboradores, a la decapitación, condena que se cumplió en la ciudad de “Acla”
[34] No se conoce el lugar de nacimiento, por lógica tampoco el año. Llegó a América en el año 1514 y se desempeñó como capellán de los Invasores. y mayordomo del hospital. Asociado a Pizarro y de Almagro, tuvo activa participación en la invasión de Perú. Por la Capitulación del año 1529 en Toledo, fue nombrado Obispo de Tumbes y protector de indios. Murió en la ciudad de Panamá en el año 1534, aguardando la llegada de la bula papal que le confería el cargo eclesiástico.
[35] Gaibrois, Manuel Ballesteros. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[36] Hill. R. R. refiere a Herrera, D. I. T. II. “The Office of adelantado” “Muchos suponen que Pedro de Alvarado fue el primer adelantado, pero según los registros históricos, al primero que se le prometió el título fue a Juan Ponce de León en 1512, como recompensa por su descubrimiento planeado de la tierra de “Bikini.” Pedro de Alvarado recibió el título de adelantado como conquistador de Guatemala, al igual que Pedro de Mendoza, quien instauró la primera colonia europea en el Río de la Plata, y a Francisco de Montejo en Yucatán” (…) que de hecho el primer adelantado en América fue Bartolomé Colón, a quien el descubridor otorgó el oficio y el título en 1497. aunque la corona se molestó ante la suposición de autoridad de parte del descubridor, pero ratificó el nombramiento.
[37] Manzano, Juan. “¿Por qué se incorporan las indias a la corona de Castilla? El sentido misional de la Empresa de las Indias. Revista de Estudios Políticos de España. I/XLI Madrid, 1941. Versión de la Revista de la Historia, año 1999.
[38] El mismo que acompañaría al Capitán Diego de Rojas, en la segunda entrada española en el NOA.
[39] Son múltiples las conjeturas al respecto. Pero no caben dudas de la impresión que generaba en los nativos Incas, la imponente figura del español sobre su caballo, y las armaduras sobre su cuerpo. (Pizarro era un hombre con estatura superior al metro ochenta centímetros, y sus cabellos rubios y largos)
[40] García Pelayo y Gross, Ramón. “Soberanos de la Casa Austria” de la “Historia de España” 116/122 Artículos de la Enciclopedia Metódica. Larousse S.A. México DF 1983
[41] Ley VIII, ordenanzas 53/54/55 Tít. II, libro cuarto – Leyes de Indias.
[42] Nacido de la unión de Pizarro y una nativa “panameña”.
[43] Barrenechea, Raúl Porras. “El testamento de Pizarro” Cuadernos de Historia del Perú, París, Francia, 1936. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)… La expedición continúa, y se produce el encuentro con el Inca Atahualpa en la ciudad de Cajamarca.
[44] Nació en Segovia en el año 1490. Dominico, capellán del ejército de Pizarro. Se entrevistó con Atahualpa en Cajamarca en noviembre del año 1532. Regresó a España en el año 1534 y tres años después fue designado como Obispo del Cusco. Nuevamente en Cusco atendió sus labores eclesiásticas, pero no pudo soportar las guerras civiles, motivo que le indujo a la huida hacia el norte. Fue apresado por nativos de la Isla de la Puná y ejecutado el 31 de octubre del año 1541.
[45] La tradición relata que el emperador ofreció montañas de oro para ganar su libertad, y que Pizarro, ambicioso por naturaleza, aceptó su propuesta aunque sospechaba de una doble intencionalidad en el nativo. (Hecho que logra corroborar al desarticular los planes del subordinado Inca Chalicuchima, quien tenía la orden de recuperar Cajamarca)
[46] Barrenechea, Raúl Porras. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V)
[47] Zarate, Agustín de. “Historia del descubrimiento y conquista del Perú” UNVC Lima, Perú, 1944.
[48] Barrenechea, Raúl Porras. “La verdadera acta de la fundación del Cuzco” Revista del Museo e Instituto arqueológico” T. XV. Cuzco, Perú, 1953.
[49] Utilizo la palabra española que inscribieron los primeros cronistas. En la actualidad se escribe con la letra z – Cuzco.
[50] Nació en el año 1518 en Tumibamba (Quito) al regreso de la fracasada incursión el territorio del NOA y de Chile, es nombrado como Inca, con el nombre de Melchor Carlos Inca. Vivió en el Cusco sin entrometerse en las disputas de los invasores, y falleció en el año 1549.
[51] Nacido en 1524 en España. Muerto en la guerra con los Araucanos en 1569, y, probablemente, el padre de Diego de Alvarado Collados ¿encomendero de Francisco Villagra (Gobernador de Chile) encargado de la evolución de los árboles de Castilla, que habían sido plantados en el territorio allende la cordillera? (En el territorio del valle de Arauco)
[52] Zarate, Agustín de. “Historia del descubrimiento y conquista del Perú” UNVC Lima, Perú, 1944. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[53] Zarate, Agustín de. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[54] El Quechua, a pesar de los estudios realizados, y, a pesar de ser idioma oficial en Perú, no pasó la fase de los ideogramas y del vocabulario hablado, por eso las variables dialectales, por lo cual, al no ser un idioma con escritura reconocible, no existe lingüista o historiador que pueda asegurar, sin conjeturar, cuál es el verdadero sentido de una palabra o una frase.
[55] En realidad, los metales nobles se extraían al sur de la entrada al actual paso de San Francisco; con exactitud, en las minas de los cerros aledaños al actual departamento Famatina en La Rioja – Argentina – donde aborígenes impostados por la cultura Quechua, extraían y fundían el oro y la plata; y en las minas del valle de Arauco, actual departamento Arauco en La Rioja – Argentina, donde otros aborígenes impostados por la cultura Quechua, extraían y fundían ¿El oro, la plata? y el cobre.
[56] Ramón Folch, José Armando de. “Descubrimiento de Chile y compañeros de Almagro” UNCC Santiago de Chile, 1941.
[57] En los anales históricos de Tacna, Perú. Se afirma que Diego de Almagro fue el primer español en ingresar a Tacna, y lo hizo con su ejército a fines de 1536, cuando había fracasado en la expedición a Chile y se dirigía de retorno hacia el Cusco. Sin embargo, existe una variante historiográfica asegurando que Diego de Almagro reunió en Cusco una fuerza compuesta por 800 españoles y 5000 indios “cristianizados” con la que bajó por Oruro hasta el camino de Tupiza, donde su vanguardia fue derrotada por los Cacá (Calchaquíes / Diaguitas) circunstancia que lo obligó a afrontar en persona la continuidad de su aventura. En Chicoana encontró tal resistencia, que en el fragor del combate perdió su caballo y estuvo a punto de morir por las puntas envenenadas de las flechas Cacá, por lo cual se vio obligado a desistir de penetrar por las tierras del Noroeste actual Argentino, y hacerlo por el despoblado de Atacama, equivocadamente hacia Chile.
[58] Primer español en recorrer la ruta del Inca, obligado por la condena al exilio dictada por F. Pizarro, quien además, había ordenado que le cortaran las orejas.
[59] Paulo Inca, que era el recolector de tributos del Tucumanahaho.
[60] Lobera, Mariño de. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V)
[61] Existe una versión dada por el padre Julián Toscazo, refiriéndose a la quebrada de Escoipe como la vía de acceso utilizada por Diego De Almagro. En relación al texto del religioso, De Almagro movió el grueso del ejército penetrando a los valles calchaquíes en dirección a Molinos para acceder a la quebrada de Amaicha (Tucumán) y desde allí hacia Antofagasta de la Sierra (Catamarca) Relato que corrobora la tesis del autor, ya que desde ese punto debió retornar por las inclemencias climáticas, para dar vuelta a la sierra y descansar en la ciudadela Inca de “El Shinkal”
[62] Contradiciendo la afirmación de la biblioteca, considero que “cachi” es voz cacá, que no designa la sal, sino que contiene los morfemas “ca” y “chi”, seguramente señalando las montañas y la repetición de cerros coronando el valle. (ver Tomo II)
[63] Ramón Folch, José Armando de. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) Archivo Histórico de Perú. Colección de documentos. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[64] Caso, Carlos de. “La expedición marítima de Almagro” Academia Chilena de Historia. Articulo del T. VII. C. XIV. Santiago de Chile, Chile, 1940. (Existen versiones de la original que pueden cotejarse en la Red, aunque deben compararse con la primera, a efectos de corregir variables de contextos)
[65] Marmolejo, Góngora. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V Del acta de fundación de la ciudad de Lima.
[66] Marmolejo, Góngora. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V
[67] Levillier, Roberto. “Papeles de gobernadores” Ibídem. (Obra detallada. en Anexo II, Tomo V) En los documentos del Archivo de Sevilla, se halla esta cita del Escribano Alonso de Tula Cerbín, año 1589, en una referencia efectuada por Juan Ramírez de Velasco en una carta al Rey de España.
[68] Según padrones de la época.
[69] Ese mismo año en Europa, Enrique VIII ejecutaba a Ana Bolena; y El Rey Francisco I de Francia fundaba la biblioteca de Paris.
[70] A la adversidad del espacio físico, se le unió el hostigamiento continuo de los nativos que no aceptaban la presencia de desconocidos en su tierra.
[71] Existen variadas coincidencias históricas al respecto.
[72] Del Techo, Nicolás. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V)
[73] Caso, Carlos de. “La expedición marítima de Almagro” Academia Chilena de Historia. Artículo del T. VII. C. XIV. Santiago de Chile, Chile, 1940. Otro: Pedro Dermit en un artículo publicado en Chile en 1998, afirma que no fueron dos, sino un solo barco el que vino a Chile, proveyendo de víveres a la expedición de Diego de Almagro.
[74] Alvarado se enfrentó en sangrienta lucha con los Mapuches a los que derrotó sufriendo cuantiosas pérdidas.
[75] Batalla donde participaron los ejércitos de ambos mandos que sumaban más de veinte mil hombres.
[76] Ávila, Antonio José de. “La batalla de las Salinas y sus consecuencias” Monografía Cuadernos de Historia. Edit. Almagesto, Buenos Aires, 1990. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[77] Ávila, Antonio José de. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[78] Valdivia, Pedro de. Originario de la Villa de Castuera, en la Serena de Extremadura, descendía de una familia de Hidalgos. Sus padres: Pedro Incas de Melo e Isabel Gutiérrez de Valdivia. Se embarcó hacia América en 1535, con destino a Venezuela, donde se creía abundaba la riqueza. En Santo Domingo recibió la orden de partir en auxilio de Francisco Pizarro a Perú. Su participación en defensa de los Pizarristas fue recompensada con un repartimiento de indígenas – encomienda – en el valle de Canela, y con una mina de plata en Porco.
[79] Nació en la ciudad de Trujillo de Extremadura en el año 1502, fue nombrado Caballero de la Orden de Santiago. Ejecutó a Diego de Almagro luego de la batalla de las Salinas en el año 1538. Regresó a España y fue apresado en el castillo de Medina del Campo. Mientras estaba en prisión se casó con su sobrina Francisca Pizarro, y tras veintiún años fue liberado. (1561) Falleció en la ciudad de Medina del Campo, en el año 1578.
[80] En la gesta (Sangrienta al fin) de Pedro de Valdivia, se fundamenta el nacimiento de América del Sur, y de los actuales territorios de Chile y del noroeste de Argentina.
[81] Nació en la ciudad de Navarra, España, aunque se desconoce el año. Tutor del hijo, y amigo personal de Diego de Almagro (Por eso no dudó en cumplir su venganza, asesinando a Pizarro) Acompaño a de Almagro en la penetración al NOA y a Chile. Falleció en la ciudad de Jauja, Perú, en el año 1541.
[82] Ugarte, Rubén Vargas. 1958 – Historia del Perú – Buenos Aires – Imprenta López.
[83] Uboldi, Alberto. Ing. Agrónomo. “Tratado de Olivicultura y extracción del aceite” Editorial Suelo Argentino. Buenos Aires, 1945. cita a Pedro Lozano, aludiendo a la introducción de animales y plantas en la R. Argentina, asegura que éstos fueron traídos por los años de 1540 al 1560. y refiriéndose a las plantas, dice que fueron introducidos casi todos los frutales: higueras, olivos, manzanos, durazneros, membrillos, perales, granados, guindos, ciruelos, naranjos, limas, limones, almendros, nogales, vid, etc.
[84] Ignorando, igual que aquel, que el oro, la plata, y, fundamentalmente el cobre de las herramientas y adornos Incas, se encontraban más al sur, tras la imponente cordillera.
[85] Según Pedro Lozano, Samuel Lafone Quevedo, entre otros.
[86] Marmolejo, Góngora. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[87] Territorio que en adelante se llamaría Nueva Extremadura, en honor de la tierra de nacimiento de Valdivia.
[88] El 20 de noviembre de 1542 se crea el Virreinato del Perú.
[89] Aguirre, Francisco de. Nació en 1508 en la ciudad española de Talavera, llegó a Chile con las huestes de Pedro de Valdivia en 1540. cometió numerosos abusos de poder que provocaron la ira del gobernador García Hurtado de Mendoza, éste, lo apresó para trasladarlo hacia Perú, donde permaneció un año procesado y fue absuelto. Retornó a Chile para gobernarlo, aunque continuó cometiendo actos indebidos. Fue conducido a Lima donde permaneció en prisión durante cinco años. Sin recursos se trasladó a la ciudad que había reconstruido en abril de 1575. Fundó en territorio argentino, la ciudad de Santiago del Estero en 1553, aunque su ideal era fundar una ciudad en el valle que se abría en el cauce inferior del río Abaucán. El gobernador de Chile, Rodrigo de Quiroga, le entregó en merced el valle de Copiapó en 1576. falleció en la ciudad de La Serena en 1581.
[90] Por el contrario, el posicionamiento se arraigó con el apoyo de la impostación sociocultural que ejercían los encomenderos, y la influencia religiosa de los clérigos que acompañaban la aventura.
[91] Cinco años antes de la primera fundación de la ciudad de Londres en tierras de la actual provincia de Catamarca, Pedro de Valdivia, fue capturado y muerto por su antiguo caballerizo, Lautaro, y su cabeza fue clavada en una pica, y su corazón dividido en pedazos, que luego, según cuenta la leyenda, comieron los caciques.
[92] Díaz de Guzmán, Ruy. 1945 “La Argentina” Espasa Calpe. Buenos Aires.
[93] Poma de Ayala, Felipe Huamán. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) En el año 1553 lo ensalza como el excelentísimo García Hurtado De Mendoza. (1535 – 1609)
[94] Un año después el Rey Felipe II destituye a García Hurtado de Mendoza, y restituye a Francisco de Villagra, a quien le sucede Pedro de Villagra hasta el año 1565.
[95] No ha sido la primera, y por supuesto que no debe ser considerada como “madre de ciudades”
[96] Gay, Vicente. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[97] Según Pedro Lozano / Nicolás du Toict / P. Cobo.
[98] Junto al capitán Pérez de Zurita, accedía al Tucumán el sacerdote secular Juan Rojo.
[99] Ley IX, Ordenanza 15, Tít. I, Libro cuarto, Leyes de Indias.
[100] Especialmente por los religiosos Juan Cedrón – Cerón o Cidrón – y Juan Rojo.
[101] La encomienda es una institución de carácter feudal, originaria de Europa y trasladada a América por los españoles. Encomienda equivale a decir, comiso o mandatio, traduciéndose en la práctica en tierras donadas por los Reyes a los nobles y señores feudales que les ayudaban a combatir contra los moros. La encomienda se desarrollo en América en tres fases: temporal, vitalicia y hereditaria. A medida que los encomenderos adquirían conciencia de sus obligaciones, la Corona les concedía mayor amplitud de movimientos y la posibilidad de legar a sus herederos, unas tierras que habían fructificado gracias a sus esfuerzos. Las encomiendas dejaron de existir en 1803. pocos años antes de iniciarse las guerras de la Independencia Americana. Era la época, como aseguran los historiadores, en que España dormía sobre los laureles. Hasta entonces las encomiendas habían llenado todo el período del descubrimiento.
[102] Los españoles designaban a los pasos cordilleranos como “Comecaballos”. En La Rioja y San Juan han sido registrados pasos con similar nombres.
[103] Archivo de Sevilla. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V)
[104] Valdivia, Pedro de. Fragmento de la “Carta al Rey Carlos V de Alemania, Carlos I de España” enviada el 26 de octubre de 1552. Archivo de Sevilla. UNV 2002.
[105] García Cuervo. Edición en la red. De la publicación del año 1893. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[106] Cobo, Bernabé. “Citas del tratado histórico de 1891” T. II. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) Otra versión histórica cita que fue Antonio de Ribera quien en el año 1560 trajo los primeros olivos hasta Perú. (Hecho que contradice la historia de la ciudad de Tacna, en Perú)
[107] Sánchez Oviedo, Cornelio. Agrónomo de Catamarca. (Ver pie de página de la leyenda de Nanja)
[108] El Agrónomo Cornelio Sánchez Oviedo cita al libro de Roberto Levillier “Nueva Crónica…” – en los libros posteriores a la edicion original, Levillier cita “Cirón”. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[109] Según consta en los archivos de la Universidad de Atacama. (También en la cronología histórica de la ciudad de Copiapó, Chile)
[110] Este Paso de “Comecaballos” es el actual paso de la provincia de La Rioja.
[111] Según Cappa en 1890 y Puente y Olea en 1900. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[112] Cobo Peralta, Bernabé. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[113] Nájera, González de. “Crónicas” redactadas en el año 1614. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[114] Klose, C. 1950 “Historias de perros y caballos” T. V “Algunos animales valiosos eran transportados desde los puertos hasta su destino en el interior, o en algunas campañas conquistadoras, a lomo de indio”
[115] Haring. C. H. “”La agricultura y la industria en el imperio español en América” 1947.
[116] Hecho que certifica Humboldt, cuando habla sobre el modo en que extendieron los españoles del siglo XVI, el cultivo de los vegetales europeo de extremo a extremo del continente. Ibíd. Obra citada y detallada en Anexo sobre bibliografía general
[117] Los integrantes de AEMO (Asociación Española de Municipios del Olivo) que visitaron Arauco en el año 2000, confirman la existencia de ejemplares de olivos (cuatricentenarios) en Los Molinos y Aimogasta (La Rioja) citas del Catalogo UR-BAL 2002 Editorial Soproarga, Jaén/España.
[118] Acosta, Joseph. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) “Historia de las Indias” BMUNC.
[119] Oviedo, Cornelio Sánchez. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) La Colonización Del Norte Argentino. El ilustre capitán Juan Núñez del Prado, inicia la era de las fundaciones en el norte de nuestra patria con la ciudad del Barco en 1550. la que atacada por los indios es fundada por segunda vez en 1551 y por tercera vez en 1552. Creada por la gobernación de Chile, su temerario jefe Don Pedro de Valdivia, nombra gobernador del Tucumán a Don Francisco de Aguirre, quien funda la ciudad de Santiago del Estero en 1553. En 1554, Aguirre marcha a Chile dejando en el gobierno de la naciente ciudad a Don Juan Gregorio Basán. Como pasaran dos años de desamparo de la ciudad, los alimentos escasearan y no tuvieran sacerdote, envió el gobernador interino a cinco de los mejores soldados para que trasladándose al Reino de Chile, trajeran lo necesario para el alma y para el cuerpo. Los cinco bravos guerreros eran: Hernán Mejia de Mirabal, Rodrigo de Quiroga, Bartolomé Mansilla, Nicolás de Garnica, y Pedro de Cáceres, quienes regresaron trayendo un sacerdote, el padre Juan Cedrón y, además, “ovejas, animales vacunos, plantas de uva, higueras, árboles frutales de Castilla y semillas de algodón, obsequiados por Don Francisco De Aguirre” Entre las plantas de Castilla, se encontraba sin duda alguna “El Olivo” el naranjo y el duraznero, ya que con esta denominación eran llamadas. En 1565 dice una información levantada en Santiago del Estero, que éstas plantas traídas de Chile “se dan muy bien en todo el Tucumán” (Libro Histórico de la Escuela 51 de Arauco)
[120] Vásquez de Espinosa, Antonio. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[121] Levillier, Roberto. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) “El nombre Anconquija aparece en el acta de fundación de Londres de la Nueva Inglaterra, del 24 de mayo de 1607, por el Capitán Gaspar Alonso Doncel, en nombre del gobernador Alonso de Rivera”
[122] Levillier, Roberto. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) cita el testimonio del Capitán García Sánchez, en la probanza de méritos de Hernán Mejía Miraval.
[123] Levillier, Roberto. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) cita el testimonio de Francisco Carvajal, de sesenta años de edad, en la probanza de méritos de Hernán Mejía Miraval. Carvajal había estado presente en la fundación de la primera Londres.
[124] Rojo y Cedrón participan del acto de fundación de ésta ciudad.
[125] Destinada a consolidar un asentamiento español que conectara la nueva “Santiago” con “Copiapó”
[126] Especialmente los olivos, que no se habían adaptado.
[127] Levillier, Roberto. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) cita el testimonio de Alonso de Contreras, en la probanza de méritos de Hernán Mejía Miraval.
[128] Existe una confusión histórica sobre el apellido del sacerdote que acompañó a Cedrón en la plantación de los olivos en la región del Tucumanahaho. En tal sentido, el ayudante de Cedrón fue el sacerdote Juan Rojo, que había accedido al NOA en el año 1557 por pedido de Zurita, y no el sacerdote Juan Lobo, quien había acompañado a Pedro de Valdivia en 1540 y se asentara en Santiago del Nuevo Extremo junto a los clérigos Rodrigo González Marmolejo y Diego Pérez. (Si bien es cierto que Cedrón y Lobo desempeñaron misiones doctrinarias en los territorios invadidos de Chile)
[129] Sánchez Oviedo, Cornelio. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[130] Picón, Fray Antonio. Archivo General de Indias (Sevilla) LXXV/VI/II copia adjuntada por Fray Buenaventura Oro. Picón es citado por Fray Antonio S. C. Córdoba “El Reverendo Padre Fray Juan Pascual de Rivadeneira” Revista Archivum T.II. C.1. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[131] El antiguo pueblo de Tucumanao, en la actual provincia de Catamarca, ubicado al noroeste del Río Abaucán.
[132] Años 1560 a 1561.
[133] Ver el mapa del año 1643 del Jesuita Diego de Torres, en el Tomo III.
[134] Probablemente cinco ejemplares de los existentes en Arauco, porten la misma edad.
[135] Para los especialistas en la materia, el olivo de Arauco, conjeturalmente, es el resultado de la suma de tres esquejes colocados por el sistema de palo echado en el mismo lugar de plantación.
[136] Una quimera cegada por el oro.
[137] No sólo en esa época se “abandonan” los olivos… En 1980, casi un 80% de los olivos implantados, estaban siendo arrancados por improductivos. (Según la Cámara de Olivicultores Tradicionales de La Rioja – Diario El Independiente – 28 de mayo de 2007 - Página 20)
[138] Sólo quedan como mudos testigos los olivos de Huasán[138], de Arauco, de Guandacol, otros ejemplares dispersos y los olivos de la Mesada en Sierra del Valle Fértil, San Juan.
[139] Las citas de los Jesuitas en las Cartas Anuas, relatan la existencia de los olivos de Huasán y de Arauco en las primeras décadas del siglo XVII.
[140] Del Techo, Nicolás. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[141] Histórica finca. En la actualidad se ofrece alojamiento en su antiguo casco. Estas tierras fueron usurpadas a los nativos a fines del siglo XVII, y su propiedad se transmitió según el mayorazgo instituido en 1768, y continuado por Samuel Alexander Lafone Quevedo. Un sector de la biblioteca catamarqueña lo sitúa a principios del siglo XVIII.
[142] Bustamante, Raúl. ONG Eco Club” Jueves, 8 de Septiembre de 2005, www.diariodecuyo.com San Juan. “Es increíble pensar en que pueden desaparecer los olivos históricos de la mesada en Valle Fértil, por ejemplo, sólo por falta de cuidados.  (Nota del periodista José Castro)
[143] Levillier, Roberto. Ramírez de Velasco. Juan. “Carta al Rey” Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[144] Larrouy, Antonio. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[145] Del Techo, Nicolás. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[146] Revista Archivum. JHERA. T. I/II / C. 1/2 1943/44 Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[147] Oviedo, Cornelio Sánchez. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) Nace Londres De Catamarca. El gobernador de Chile, Don García Hurtado de Mendoza, nombra teniente gobernador del Tucumán al capitán Don Juan Pérez de Zurita, quien a mediados de 1558 funda la ciudad de Londres. A la jurisdicción de la misma ciudad perteneció Machigasta y Valle Vicioso, donde se encontraba instalado éste pueblo de Arauco, muy cerca del primero. Pérez de Zurita que tanto guerreo contra los araucanos en Chile y que venía de gobernar el Tucumán, sin duda habría traído algunos araucanos, que instalados en éste lugar, le dieron el nombre de su patria, o tal vez soldados españoles lo habrán llamado así para recordar sus pasadas hazañas. De Santiago del Estero, pasó la agricultura a la nueva ciudad y entre sus representantes el olivo, que se lo cultivó en toda la jurisdicción. Olivos, tricentenarios como éste hermoso ejemplar de Arauco, hay en Londres actual, sobre todo en Huasán, que es un barrio de la misma villa. Para ver si el olivo de Londres es el mismo de Arauco, lo estudié detenidamente, llegando a una conclusión afirmativa. Bien es sabido que el olivo vino de España a Méjico, de allí paso al Perú, luego a Chile, y de éste a Londres y Santiago del Estero y demás pueblos de la jurisdicción del Tucumán, correspondiendo a Arauco ser la zona donde mejor se adaptó. En la obra “Historia Natural de la América del Sur” por el Fraile Fernández Rodríguez Tena, escrita entre 1750 y 1780 hablando de los olivos del Perú, dice: “En los valles de Lombaye, que son mucho mayores y es gusto verlos cargados de aceituna, corpulenta, regular y manzanilla muy selecta” Exactamente, los tres tipos de aceituna que produce la variedad Arauco. (Libro Histórico de la Escuela 51 de Arauco)
[148] Stilp Piccotte, Víctor José. Son concordantes otras citas historiográficas sobre un ejemplar del eco tipo o variedad Arauco, que se ubica en la antigua propiedad de Álvaro Brizuela, en Los Molinos, departamento Castro Barros, La Rioja. “Ur-bal Cultura del olivo, su recuperación arquitectónica” Tomo II Editorial Soproarga S.A. España, 2002. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[149] Según consta en las actas que exige la biblioteca. Cabe acotar que la parroquia no tenía sacerdote fijo.
[151] Ley III, Tít. XII, libro cuarto. Leyes de Indias.
[152] Vallejo, Cesar. “Revista Zootécnica” mayo del año 1912. “Nos referimos al famoso olivo de Arauco, cuya circunferencia troncal es de 10,20 m.”
[153] Haring. C. H. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[154] La pregunta contiene la duda (expresada por la biblioteca) sobre la edad de los árboles que se encuentran alrededor del olivo cuatricentenario.
[155] Según los documentos consultados, que han sido citados en el presente vínculo.
[156] Vásquez de Espinosa, Antonio. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[157] Resulta importante acotar, que la versión narrada por Garcilazo, aunque las fechas difieren en más o menos, según la publicación, afirma que las primeras estacas de olivo fueron traídas en una nave hasta Perú en 1560, y tal como cuenta la leyenda, Don Antonio de Ribera, llevó plantas de olivos de los de Sevilla, y por mucho cuidado y diligencia que puso no llegaron a la ciudad de los Reyes – Lima – más de tres estacas vivas.
[158] Los óvulos son partes del tronco, cuello o peana, semejantes a tubérculos leñosos. Que se sitúan especialmente en la parte comprendida entre la inserción de las raíces al tronco y el tronco mismo. Todos los olivos tienden a dar óvulos, especialmente cuando adultos y en mayor abundancia en su decrepitud.
[159] Cobo Peralta, Bernabé. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) Tomo I. 1890… Un religioso Jesuita de apellido Gilí, cita que “los españoles quisieran poner de todo en todas partes” y que “el olivo había sido puesto en Tacna en 1559 y que en el siglo XVII todavía se conservaba la noticia de quiénes habían traído las primeras plantas de olivo a la región del Tucma”
[160] Oviedo, Cornelio Sánchez. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) España Calumniada. Muchas veces he leído en libros y revistas, otras, he oído a personas ilustradas, una calumnia que ignoro quien sea el autor. Se acusa a España que mediante una real orden mandó a talar todos los olivares de La Rioja, para evitar la competencia con los similares de Sevilla. Nada más grosero ni más injurioso para éste país que nos ha dado todo. He leído las publicaciones del Archivo de Indias que editó el congreso argentino, conozco sus ordenanzas y no he visto nunca, una orden de ésta naturaleza. El mismo padre Rodríguez Tena, nos dice en su libro ya citado “en La Rioja y su partido, hubo en otros tiempos algunos olivares, reconociendo los patricios las grandes cualidades que les dejaba el aceite, se excedieron en economía negándolo a las lámparas de la iglesia, poniendo en su lugar sebo.” “Aquel año se secaron los olivos, de modo que apenas se hallan vestigios de ellos” No pretendo afirmar ni negar lo que dice el padre Rodríguez Tena, pero si, es una prueba evidente que si España hubiera ordenado talar los olivares de La Rioja, el citado sacerdote ya lo diría. Me informa el honorable maestro de la Escuela Nacional de Udpinango, Don Juan Simón Ávila, que esta tradición (la de Rodríguez Tena) ya la oyó decir a su señora madre, que murió de más de ochenta años.
[161] Armando Herrera Robledo, en la edición de “El Independiente” del 22 de noviembre de 1981, nos cuenta que en Guandacol, existe un olivo que es una verdadera reliquia, con un físico tremendo, erguido olímpicamente, desafiando las furias huracanadas del viento Zonda; por el rastreo que se ha hecho, se le calcula más de trescientos cincuenta años, supuestamente se piensa que lo plantaron allí las monjas Clarisas, y también, supuestamente, se dice que el olivo (Mímesis de la historia aimogasteña) sería el “fugitivo” de la orden real: “Os encargo – se supone que decía la orden real – que no deis licencia alguna para plantar vides ni olivos, ni para reparar a los que fuesen acabando” (Las Clarisas, monjas provenientes de Chile, llegaron al Valle de Guandacol en el año 1607 y fundaron el Convento de las Clarisas)
[162] Vallejo, César. Ob. Citada. “Año 1912 Siendo Machigasta el pueblo fundador, en Aimogasta, por causas desconocidas, no ha seguido (el olivo) el mismo paso de progreso que los otros, y es hoy, sin duda alguna, mucho menos de lo que era cien años atrás, como lo demuestran los inmensos olivares secos. Es una desolación que aterra, ver que los tupidos higuerales, los inmensos olivares y durazneros, puestos allí en tiempos de las mas sublime vida colonial, se encuentran hoy muertos, después de ser testigos silenciosos de un pasado tumultuoso y terrible”. (Pregunta el autor del libro: Si los olivos secos que observaba Vallejo en 1900 tenían cien años de existencia ¿habían sido plantados a finales del siglo XVIII? Pero surge una contradicción, ya que si es real la versión de que el Rey Carlos III ordenó a talar los olivos en la década de 1780 a 1790 ¿De dónde surgieron los ejemplares que observó Vallejo?)
[163] Jueves, 8 de Septiembre de 2005, www.diariodecuyo.com San Juan. Nota del periodista José Castro.
[164] André, Marius. “La fin de l’empire espagnol d’Amerique” Francia, 1890. citado por Gay, Vicente. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[165] André, Marius. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[166] Gay, Vicente. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[167] Uboldi, Alberto. “Tratado de olivicultura y extracción del aceite” Buenos Aires, 1945. (El autor cita palabras de los pioneros de la olivicultura en Arauco)
[168] Uboldi Alberto. “Se encuentra en el margen opuesto a la fachada de la Iglesia principal. Esqueje del olivo histórico plantado a palo echado en el siglo XVIII” Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V)
[169] Uboldi, Alberto. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) En el año 1918 el ingeniero agrónomo P. A. Bovet estimaba la cantidad de plantas de olivo en la R. Argentina, de la siguiente forma: La Rioja con 60000 ejemplares, Mendoza con 50000, Buenos Aires con 35000, Entre Ríos con 20500, y San Juan con 10000. (El olivo, su cultivo y utilización en la Chacra Argentina – pagina 22)
[170] Por circunstancial.
[171] Levene, Ricardo. “Notas para el estudio del derecho indiano” Buenos Aires – 1918. cita que “las duras realidades en América, el conflicto de intereses sórdidos y ambiciones desmedidas, el espíritu individualista y rebelde, las crudezas de la sociedad colonial, la variedad y mezcla de diversas razas, todo se combinó para invalidar muchas de las regulaciones escritas y para subvertir el régimen legal establecido”
[172] El Ministerio de Agricultura de la Nación, pronosticaba para el año agrícola de 1943, que La Rioja produciría 663.000 kilogramos de aceituna.
[173] Por Decreto Nacional Nº 2.232 del año 1946 ha sido declarado como árbol histórico.
[174] En el año 1795, Nacional Agropecuario del año 1942 (22/09) la cantidad de plantas de olivo existentes en la provincia de La Rioja, es de: más de 7 años 16500 ejemplares, menos de 7 años 27000 ejemplares.
[175] Variedad Arauco, ecotipo de aceituna según el ing. Carlos Vallejos, gobernador de La Rioja entre los años 1932 a 1935.
[176] En el año 2000, una embajada de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO) constató ¿método? la edad del árbol ubicado al oeste del olivo cuatricentenario, estimándola en 436 años (El autor del presente libro, fue Jefe del equipo de investigadores de la R. Argentina, que participó el Proyecto Urb-al, libro que editó en el año 2002)
[177] “Dase vuen trigo, mayz y cevada, y según van mostrando las plantas, se darán todas las de Castilla” (Carta de Juan Ramírez de Velasco al Rey – Fragmento – Santiago de Tucumán 10 de julio de 1592) En el párrafo “según van mostrando las plantas” confirma que en el Valle se habían plantado árboles de Castilla, y entre los mismos, no cabe duda se encontraba el olivo.
[178] El olivo parece escapar a la regla, pues es una de las especies cuya existencia sobre la tierra se prolonga por siglos. Algunos lo refieren como eterno y para esto se valen del siguiente razonamiento: teniendo en cuenta que cuando la copa llega a perecer, los retoños pueden originar nuevos árboles, cabe admitir que prácticamente su duración es indefinida. (A los olivos de Gethsemani se les atribuye una edad de 2000 años) en la región mediterránea son muchos los olivos a los que se les atribuyen siglos de existencia.
[179] Oviedo, Cornelio Sánchez. Ibídem. (Obra det. en Anexo II, Tomo V) “Arauco en su nueva jurisdicción” Fundada la ciudad de La Rioja por Juan Ramírez de Velasco el 20 de mayo de 1591, Arauco paso a la nueva ciudad. Refundada Londres en Pomán, por Jerónimo Luís de Cabrera y Garay, el 15 de septiembre de 1633, Arauco vuelve a pertenecer a Londres. Finalmente se funda Catamarca el día 5 de julio de 1683 y –Arauco vuelve nuevamente a la jurisdicción de Todos los Santos de la Nueva Rioja. La ultima dueña del tricentenario olivo, fue la Señora Expectación de la Fuente Ávila, cuyo esposo era descendiente de Don Baltasar de Ávila y Barrionuevo, de los fundadores de La Rioja y de Londres en Pomán. Se remonta, pues éste olivo a la época de la fundación de la primera Londres (1558) y por lo tanto anterior a la fundación de la Rioja. ¿Quién lo descubrió? Según me dijo el distinguido Ingeniero agrónomo Don Cesar M. De la Fuente, que fue el profesor de la escuela de agricultura de Córdoba, Don Juan Bruner (¿Brunnel?) que en el año 1912, recorriendo ésta zona, obtuvo fotografías y lo dio a conocer a todo el país. El ingeniero Don Carlos Vallejo, clasificó con el nombre de “Variedad Arauco” a los olivos de ésta región. (Libro Histórico de la Escuela 51 de Arauco)
[180] Fragmentos del Decreto del Poder Ejecutivo Nacional, Nº 7030/1953, emitido con fecha 31 de abril de 1953 y firmado por el entonces Presidente de la Nación Gral. Juan Domingo Perón.
[181] Fragmentos de la Escritura citada, cuya copia fuera extendida el día 05 de junio del año 2001 por el Titular del Registro Nº 47 de la ciudad de Aimogasta.

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho