lunes, 13 de febrero de 2012

UNA FRASE PARA LA HISTORIA

PRELUDIO


(Sobre la introducción de “Civilización o Barbarie”)


A fines del año 1840 salía yo de mi patria, desterrado por lástima, estropeado, lleno de cardenales, puntazos y golpes recibidos el día anterior en una de esas bacanales sangrientas de soldadesca y mazorqueros. Al pasar por los baños del Zonda, bajo las armas de la patria, que en días mas alegres había pintado en una sala, escribí con carbón estas palabras:


On ne tue  point les idees


El gobierno, a quien se comunicó el hecho, mandó una comisión encargada de descifrar el jeroglífico, que se decía contener desahogos innobles, insultos, y amenazas. Oída la traducción, “¡Y bien! –Dijeron- ¿Qué significa esto?”


……………………………………………………………………………………………………


Significaba simplemente que venía a Chile, donde la libertad brillaba aún, y que me proponía hacer proyectar los rayos de las luces de su prensa hasta el otro lado de Los Andes. Los que conocen mi conducta en Chile, saben si he cumplido aquella protesta.


On ne tue point les idées. (¿Fortoul? ¿Volnoy?)


“A los hombres se degüella, a las ideas no”





Domingo Faustino Sarmiento (Facundo-1845-)





Primera acotación:


La frase, según Sarmiento, pertenece a Hippolyte Fortoul. Se hizo conocida cuando el sanjuanino la pintó con carbón en “los baños de Zonda” a fines de 1940; y es el principio que estructura a “Civilizacion o Barbarie” o “Facundo” ("las ideas no se matan"). Resulta indudable que la frase atribuida por Sarmiento a Fortoul, aludía a los ideales de la revolución francesa, inclinandose por el socialismo saint-simoniano y su idea de república.


Segunda acotación:


…”soy yo mismo quien señaló que Sarmiento citaba mal; yo me azoro y no recuerdo haberlo dicho, él insiste y me muestra, en la edición prologada por mí del Facundo (Biblioteca Ayacucho, Caracas, 1976), una nota de pie de página en la que se consigna cómo primero Paul Groussac y luego otro Paul, Verdevoye, detectaron la verdadera pertenencia de la frase en cuestión, "Las ideas no se degüellan", atribuida por Sarmiento a Fortoul. Pero la nota no la redacté yo, ni hice tampoco la investigación, sino Susana Zanetti y Nora Dottori, auténticas propietarias de la revelación, lo que indica dos cosas, mi desmemoria y la inteligencia de Piglia, que supo "interpretar" lo que podía ser una mera acotación filológica” Noé Jitrik


Tercera acotación:


"Punto uno, el europeísmo, dijo Renzi, Lo que se sabe, de eso hablábamos recién con Tardewski; lo que empieza ya con la primera página del Facundo. La primera página del Facundo.: texto fundador de la literatura argentina. ¿Qué hay ahí? dice Renzi. Una frase en francés: así empieza. Como si dijéramos la literatura argentina se inicia con una frase escrita
en francés: On ne tue point les idées (aprendida por todos nosotros en la escuela, ya traducida). ¿Cómo empieza Sarmiento el Facundo.? Contando cómo en el momento de iniciar su exilio escribe en francés una consigna. El gesto político no está en el contenido de la frase, o no
está solamente ahí. Está, sobre todo, en el hecho de escribirla en francés. Los bárbaros llegan, miran esas letras extranjeras escritas por Sarmiento, no las entienden: necesitan que venga alguien y se las traduzca. ¿Y entonces?
dijo Renzi. Está claro, dijo, que el corte entre civilización y barbarie pasa por ahí. Los bárbaros no saben leer en francés, mejor son bárbaros porque no saben leer en francés. Y Sarmiento se los hace notar: por eso empieza el
libro con esa anécdota, está clarísimo. Pero resulta que esa frase escrita por Sarmiento (Las ideas no se matan, en la escuela) y que ya es de él para nosotros, no es de él, es una cita. Sarmiento escribe entonces en francés una cita que atribuye a Fourtol, si bien Groussac se apresura, con la amabilidad que le conocemos, a hacer notar que Sarmiento se equivoca. La frase no es de Fourtol, es de Volney. O sea, dice Renzi, que la literatura argentina se inicia con una frase
escrita en francés, que es una cita falsa, equivocada. Sarmiento cita mal. En el momento en que quiere exhibir y alardear con su manejo fluido de la cultura europea todo se le viene abajo, corroído por la incultura y la barbarie."
Ricardo Piglia “Respiración artificial”


Cuarta acotación:


Constantin-François Chassebœuf de La Giraudais, conde de Volney, conocido simplemente como Volney (Craon, Anjou, 3 de febrero de 1757París, 25 de abril de 1820), fue un escritor, filósofo, orientalista y político francés. Fue amigo de Cabanis y de Destutt de Tracy y, en su obra, el heredero del racionalismo de Helvétius y de Condorcet.

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho