lunes, 28 de mayo de 2012

DOSSIER PARA ESCRITORES DE HISTORIA (NO APTO PARA INVESTIGADORES O HISTORIADORES)


VEINTICUATRO CITAS HISTÓRICAS





1.  El 15 de julio de 1589, el escribano real y mayor de la gobernación del Tucumán, Alonso de Tula Cerbín, afirmó que… “los Ingas del César (por la leyenda) estaban asentados en Londres como gobernadores y capitanes del Inca, donde cobraban los tributos en oro y plata, sacados de las minas de Londres para enviarlos al Cusco (…) el paso de Diego de Almagro para Copiapó se estaban conduciendo noventa andas (angarillas) en dirección al Tambo del Toro”[1]





2.  “Los padres Jaime de Barrios e Ignacio de Medina, fueron enviados a los Valles de La Rioja y a Londres, para adoctrinar, ya que eran especialistas en la lengua de los indios” por Diego de Boroa. (Editado en 1637)[2]








3.  “En la gobernación del Tucumanaho, era común el conocimiento sobre los Ingas que se asentaban en Londres como gobernadores del imperio del Cusco, y que, además, cobraban los tributos en oro y plata que extraían en el valle de Londres y del Pantano para enviárselos al Inca” por Alonso de Tula Cerbín. (Editado en 1638)[3]





4.  “Cuando llegó Almagro a las proximidades del paso de San Francisco con dirección a Copiapó, los Incas estaban trasladando oro hacia el Cusco (90 andas con 90.000 Pesos en oro fino de 22 quilates en tejuelos señalados con la marca del Inca)” por Alonso de Tula Cerbín. (Editado en 1638)[4]








5.  “En el valle de Quiriquiri o de Quirequire, a 30 leguas de la cordillera de Chile, estaban asentados capitanes del Inca con más de 20.000 mitimaes para sujetar a los naturales de la provincia de Londres, donde tenían minas, de las cuales extraía oro y plata para el Inca. Desbaratados por Almagro y enterados del dominio de los españoles en el Perú, se fueron en busca de otro capitán general del Inca que andaba conquistando lo que se llamó Cesar” por Blas Ponce. (Carta de 1589)[5]





6.  “Blas Ponce relató que  una india llamada Isabel le contó que en la entrada de Diego de Almagro por los valles Calchaquíes, el adelantado se topó con una anda cargada de oro, seguida por más de 20 andas, en las cuales llevaban el tributo desde Londres al Cuzco. Asimismo, había sabido por un soldado Pedro Clavijo, que a su vez había conocido al capitán Saucedo (amo de la india Isabel en la entrada de Almagro) que en tal anda había más de 90.000 pesos en tejuelos de oro, con la marca del Inca (Clavijo había visto algunos), los cuales eran el tributo que cada mes pagaba cada indio al Inca” por Ramírez de Velasco.[6]








7.  “Blas Ponce, durante la conquista de Londres, halló a un indio muy viejo y ciego en el Valle Vicioso, quien le informó que los mitimaes que extraían oro y plata para el Inca, o habían sido muertos por Almagro, o habían huido por el camino del Inca en busca de otros capitanes” por Ramírez de Velasco.[7]





8.  Juan Ramírez de Velasco dirigida al Padre Jesuita Juan Fonte situado en Tucumán, donde cita que el valle más importante de la región, es… “Quinmibil en el Valle de Famayfil, Guaymoco, Aymohil, Quilmiquischa en el Valle de Guaymoco o Aymocaj”[8]








9.  “En 1632, una aciaga época en que peligró la existencia de toda la provincia de Tucumán, siendo su salvador el terrible Jerónimo Luis de Cabrera y Garay, nieto del fundador de Córdoba, quien tuvo, sin embargo, que abandonar Londres y ser conducido herido en una camilla desde aquella ciudad, por 25 leguas de pueblos hostiles, hasta llegar al presidio y ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja, donde peligró de nuevo la causa española”[9] (el camino desde Londres a La Rioja, se realizaba a través del Valle Vicioso de Aymocaj y de Palcipas – San Blas y Arauco – y resulta indudable el cruce por el Pantano y por Aymohil – a la sazón Aimogasta –)





10.             En el territorio del Tucumanahaho, al sur del lago Titicaca (Que formaba parte de la Diócesis de Lima) los doctrineros de la orden de los Mercedarios se presentaron en el año 1536 junto con las huestes de Diego de Almagro.








11.             El día 25 de abril del año 1536, de regreso hacia el Cusco,  a los pies del Morro de Arica (Chile) se oficia una misa presidida por Diego de Almagro, y oficiada por los frailes mercedarios Antonio Rendón, Francisco Ruiz Castellano, Antonio de Almanza, y Antonio Solís, junto los clérigos Bartolomé de Segovia, Rodrigo Pérez y Cristóbal de Molina[10].





12.             Precisamente estos religiosos son los primeros en oficiar una misa en la ciudadela incaica del Valle (Hoy conocida como Shincal de Londres) en forma previa al inicio del cruce ínter cordillerano de Diego de Almagro, con destino al Valle de Copayapó o Capupo. (Copiapó) Ellos fueron, además, los que dieron impulso a la evangelización en las difíciles tierras de la Cultura Cacá a fines de impostar al nuevo Dios llegado desde Europa. Tarea que fue complementada en sus inicios por algunos miembros de la orden de los Franciscanos en el año 1538.








13.             En 1543, el capitán Diego de Rojas, Jefe de la segunda entrada de invasores españoles al Tucumán, trajo consigo a los primeros nativos peruanos, y, además, a otros siervos de Dios que se asentaron el valle.





14.             “Los primeros nativos peruanos y religiosos en el NOA, acompañaron a Diego de Rojas, Felipe Gutiérrez y Nicolás de Heredia”[11] “Con Rojas venía el padre Cerón”[12]








15.             Efectivamente, los sacerdotes franciscanos Francisco Galán y Juan Cedrón (¿Cerón o Cidrón?) a pesar de la muerte del Capitán Diego de Rojas en el valle de “Mocacaj”[13], continuaron bajo las órdenes del Capitán Felipe Gutiérrez, misionaron por todo el territorio Cacá, y luego de seis meses se dirigieron hacia el sureste con dirección al Paraná… Entre los años 1545 y 1546 el padre Cedrón[14] a diferencia de Nicolás de Heredia, retornó al territorio Chileno por el actual paso mendocino de “Las Cuevas” (luego de alcanzar en el extremo noreste al puerto de Asunción) reconociendo los territorios de San Juan y Mendoza, donde plantó los primeros ejemplares de vid. [15]





16.             A finales del año 1549, con la expedición del enviado del gobernador de Lima Licenciado Pedro la Gasca, y acompañando al capitán Juan Núñez del Prado, llegaron los religiosos de la Orden de los Predicadores de Santo Domingo, Félix Gomar, Gaspar de Carvajal (Carabajal)[16] y Alonso Trueno[17], quienes convalidaron la fundación de la primera ciudad en territorio argentino. Ciudad del Barco, en el año 1550.








17.             El Santo Evangelio no fue introducido por Aguirre, sino por Nuñez del Prado a quien acompañaron tres sacerdotes, de los cuales he corroborado que Gomar murió y que Trueno y Carvajal fueron expulsados por Aguirre, que por otra parte no había sido acompañado por religiosos ya que no se caracterizaba por su religiosidad.[18]





18.             Aguirre era un espíritu combativo y dominante, amaba el lujo y el placer. Un producto de la Europa renacentista que pudo haber sido al mismo tiempo, sin proponérselo, una avanzada heterodoxa de la Reforma en nuestra América (…) llegado al Barco expulsó a los dos frailes del lugar.[19]








19.             A principios del año de 1553, y según asegura la historiografía de Santiago del Estero… Acompañado por unos sesenta hombres (…) Aguirre entró en la ciudad del Barco en febrero de 1553 a altas horas de la noche lo que le facilitó apoderarse de ella (…) destituyó e hizo prisionero a Juan Vásquez que la gobernaba en ausencia de Nuñez del Prado, que exploraba la región (…) a quien mandó tomar prisionero en la región de Famatina expulsándolo hacia Chile (…) a la vez que desterraba a los únicos sacerdotes que había en ese entonces, los pp. Trueno y Carvajal.[20]





20.             Posteriormente el capitán Francisco Villagra (Villagrán) recepta un pedido de Francisco de Godoy y envía desde Chile a los clérigos Nuño de Abregó, Luis Bonifacio y Antonio Rendón Sarmiento, quienes inician la catequización de los nativos en el valle Cacá, aunque su misión se ve impelida por la presencia del Teniente General de la Serena… Fue Francisco de Godoy y llevó quarenta hombres y quatro frailes franciscanos y dos clérigos (Fray Juan Rojo), la qual gente asimismo entregó a Francisco de Aguirre.[21]








21.             A finales del año 1556[22], tras años de “apostasías” que la historiografía desconoce, cinco tenientes españoles asentados en la ciudad de Santiago la nueva al lado del río Estero, desanimados por la resistencia nativa y la falta de alimentos y de elementos de defensa, deciden cruzar por el paso cordillerano para solicitarle a Francisco de Aguirre asistencia económica y religiosa. Así fue, que Rodrigo de Quiroga[23], Bartolomé Mansilla, Hernán Mejía Miraval, Nicolás de Garnica y Pedro de Cáceres[24] tras un prolongado cruce andino, acceden hasta el Cabildo de Santiago de la Nueva Extremadura y son recibidos por Aguirre, quien brinda un inmediato auxilio a sus compatriotas, destinando provisiones, armamento, caballos, y el auxilio piadoso que recayó en el Franciscano Juan Cedrón.[25] (Quien tras el regreso de su excursión al Paraná y cruzado a Santiago del Nuevo Extremo por el Paso de Mendoza, se había asentado en esa ciudad)





22.             La falta de sacerdotes tenía muy mortificados a los santiagueños (…) pero sobre todo, como dice el Capitán Hernán Mejía de Miraval en su probanza, “Abrumados los españoles andaban por dejar la tierra y salir de ella a hacer confesar y bautizar a sus hijos”.[26]








23.             El Franciscano Juan Cedrón (¿Cerón o Cidrón?) al llegar a Santiago la nueva al lado del río Estero, se encontró con el sacerdote secular Juan Rojo (Que había llegado a esos valles acompañado al capitán Pérez de Zurita) y juntos, desarrollaron una ímproba tarea de evangelización, complementada con la implantación de nuevas especies vegetales en la región ubicada al sur del Valle de Londres… Luego de trasladada la ciudad del Barco (Tercera fundación) hacia un nuevo sitio con el nombre de “Nueva Santiago, en el estero” Francisco de Aguirre, permite que desde Chile retorne Juan Cedrón ¿Cerón? ¿Cidrón?[27], quien al llegar fue acompañado en sus tareas evangélicas por el padre Juan Rojo (¿Falleció en el año 1566) Quienes, además de catequizar, llevan adelante la tarea de implantación de nuevos vegetales en la región del Tucumanahaho.[28]





24.             Encabezando la marcha del capitán Juan Pérez de Zurita, ambos religiosos participan de la fundación de la ciudad de Londres de la Nueva Inglaterra en el año 1558. Tres años después comparten el arribo de los sacerdotes mercedarios Luis Valderrama, Cristóbal de Albarrán y Hernando de Almenares, quienes se asientan en Talavera del Esteco y edifican el primer convento a mediados del año 1567… Movido Felipe II por las halagüeñas noticias que sobre los jesuitas había recibido del Perú, escribió otra vez a San Francisco de Borja, pidiéndole que, con ocasión de pasar al Perú el nuevo virrey don Francisco de Toledo, nombrase a veinte de sus religiosos para que fuese en su compañía a evangelizar aquellas regiones. Contestó el santo, en carta de 9 de diciembre de 1568, que haría cuanto le fuese posible para complacer a Su Majestad (…) pero no pudo juntar sino diez (…) Estos fueron el padre Bartolomé Hernández, que iba de Superior de la expedición, los padres Juan García, Alonso de Barzana (o Bárcena) como se le apellida indiferentemente, Hernán Sánchez y Rodrigo Álvarez con los hermanos estudiantes, ya próximos a ordenarse, Juan de Zúñiga, Antonio Martínez y Diego Ortún (u Ortuño), y los hermanos coadjutores Juan de Casasola y Diego Martínez. Todos ellos se hicieron a la vela el 19 de marzo de 1569 (…) desembarcaron en el Callao el 7 de noviembre del mismo año (…) el padre Juan García enfermó gravemente en Panamá y murió en aquella ciudad…[29]











[1] Velasco, Juan Ramírez de. Cartas al Rey Felipe II. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[2]  Levillier, Roberto. Cartas Anuas. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[3]  Levillier, Roberto. Cartas Anuas. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[4]  Levillier, Roberto. Cartas Anuas. Ibíd. Carta citada y detallada en Anexo sobre bibliografía general.
[5]  Levillier, Roberto. Ibíd. Carta citada y detallada en Anexo sobre bibliografía general.
[6] Ramírez de Velasco, Juan. 1938 Ibíd. Carta citada y detallada en Anexo sobre bibliografía general.
[7] Ramírez de Velasco, Juan. 1938 La ciudad de los Césares. Averiguaciones practicadas en 1587 y 1589 por el gobernador de Tucumán Ramírez de Velasco (En: Revista de la Biblioteca nacional Nº 4 – 1937 – Buenos Aires) Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[8]  Fonte, Juan. Revista Archivum. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[9]  Lozano, Pedro. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[10] Página oficial de la ciudad de Arica. Historia de Chile.
[11] León, Cieza de. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[12] Levillier, Roberto. “Nueva Crónica del Tucumán” Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[13] Lozano, Pedro. T. IV. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II Tomo V)
[14] Navamuel, Ercilia. “Investigaciones del Instituto Güemesiano de Salta”. Monografía del Instituto Güemesiano de Salta. Página oficial.
[15] Videla, Horacio. “Historia de San Juan” 1984. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[16] Misionero Dominicano, nacido en Extremadura, España en el año 1500, y fallecido en Lima, Perú en el año 1584. Una vez incorporado a la orden se dirigió a Perú en el año 1533, y se dedicó a la conversión de los indios nativos. En el año 1540 acompañó la expedición de Gonzalo Pizarro al territorio del Amazonas. La expedición volvió a Quito en el año 1542 con solamente ochenta sobrevivientes de los cuatro cientos originales. Carvajal fue enviado por sus superiores a la misión de Tucumán, en donde por varios años él trabajó para la conversión de las tribus nativas. Siendo elegido a la oficina de provincial, pasó cuatro años en la organización de la provincia y la fundación de conventos. En 1565 lo eligieron para representar la provincia de Perú en Roma, pero no pudo cruzar el océano por causas que se ignoran.
[17] Levillier, Roberto. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[18] Achaval, José Néstor. “Historia de Santiago del Estero” Universidad Católica de Santiago del Estero. Santiago del Estero, 1989.
[19] Alen Lascano, Luis C. “Historia de Santiago del Estero” Plus Ultra, Buenos Aires, 1992.
[20] Achaval, José Néstor. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[21] Levillier, Roberto. “Audiencia de Charcas” T. I. Carta de Pedro Ramírez de Quiñones, remitida al Rey de España, el 10 de noviembre de 1566. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[22] Si bien existen conjeturas, e incluso investigaciones historiográficas que establecen una fecha posterior para la segunda llegada de Juan Cedrón a los territorios del NOA (Año 1558) los datos que he cotejado certifican que fue anterior a la fundación de la primera Londres de la Nueva Inglaterra, por Pérez de Zurita en el año 1558.
[23] En documentos citados por Levillier, se cita a otros dos españoles, Bartolomé Valero y Juan Abrego.
[24] Levillier, Roberto. “Correspondencia de los Cabildos” Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.) cita la información mandada levantar por el Gobernador de la provincia del Tucumán, Juan Ramírez de Velasco, fechada en Santiago del Estero, el día 11 de noviembre del año 1586.
[25] He cotejado versiones que aseguran que junto a Cedrón, Aguirre envió al sacerdote Juan Lobo con destino a Santiago del Estero.
[26] Achaval, José Néstor. Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.)
[27] Es común, que en las fuentes consultadas en Chile, se lo cite con este apellido.
[28] Levillier, Roberto. “Correspondencia de los Cabildos” Ibídem. (Obra detallada en Anexo II, Tomo V, del libro Huaymocacasta, inhibición histórica de la Argentina de Víctor José Stilp Piccotte. Reservados todos los derechos.) cita la información mandada levantar por el Gobernador de la provincia del Tucumán.
[29] Jouanen, José. “Historia de la Compañía de Jesús en la Antigua Provincia de Quito: 1570-1774”. www.cervantesvirtual.com

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho