viernes, 29 de junio de 2012

LA SALAMANCA (versión sobre versión)


LA CASA DEL DIABLO

Por el arquitecto Víctor José Stilp Piccotte
Del libro: «Mitos y leyendas en el noreste riojano»
Reservados todos los derechos – 2009®

Lucas Bertinat/Noemí Ramírez (Maizales)
Primera versión
«Salamanca del Socavón»

“—Me llamaron a la fiesta en honor al macho cabrío, en el socavón de greda, debajo del «Bordo de Arauco». He comido, bailado, cantado y bebido, hasta que en el horizonte apareció el sol. Junto a mí, saltaban brujas, almas condenadas, y demonios. Creía haber engañado a los amigos que me dejaron en ese lugar, pues me pedían para ingresar hacer un pacto con «Zupay». Al ingresar en la cueva me vi obligado a besar al carnero, y no pude resistirme a tocar y besar a las mujeres que se me acercaban. Mientras duraba la fiesta, he visto varias veces al sol emerger en el horizonte, pero en mi no se notaba el cansancio, a pesar de que no había dormido. ¡Cuando salí!, ¡nadie creyó mi historia! Aunque sé que todo lo sucedido fue verdad, pues sin haberlo hecho antes, ahora puedo interpretar los cantos y «tocar el siku». Lo que me entristece de verdad, es que para tener estos dones, ¡debo haber firmado un contrato con Zupay!”

Segunda versión
«Salamanca del río Otaso»[1]

“—¡He estado en ese lugar maldecido!,[2] allí se realizan los conjuros. Para ingresar, debí decir tres veces la palabra secreta, y entonces, la entrada a la Salamanca[3] se hizo visible. Se abrió una puerta justo donde se encuentran las «Barrancas de Otasio». Al ingresar, me cubrió la oscuridad, y miles de manos tocaron mi cuerpo y miles de voces tronaron en mis oídos, haciéndome sentir el terror más profundo. Pero igual continué mi camino. Una cabra con mal olor me recibió. En realidad era el «Arunco», que empujando me llevó hacia la profundidad. Luego, se presentó ante mí una serpiente, y finalmente de un huevo saltó «el Basilisco» con su ojo centelleante. Los que allí esperaban, al ver que el Basilisco moría porque le había mirado primero, me detuvieron y me hicieron jurar que no revelaría la palabra que grité a la entrada[4], sino sufriría un terrible castigo. ¡No sé cómo!, ¡pero desde aquella vez, mi vida se transformó! Seguramente porque no he querido firmar el pacto con Zupay. Por ello es que no puedo regresar con los míos, pues un olor nauseabundo permanece conmigo, y no se quita. El «curandero» me ha dicho, que si le digo cual es la palabra, podrá liberarme del castigo. Pero, ¡no puedo recordarla!”



[1] Cauce seco de una bifurcación del Río Aimogasta. También Otasio.
[2] Antro secreto, conocido sólo por los iniciados en las artes de la brujería, donde en las noches de los sábados se reúnen hechiceros, adivinos y brujos (Calcus) en compañía de animales colaboradores y espíritus convocados con la finalidad de divertirse y planear actividades. Quienes afirman haber estado allí lo describen como un recinto iluminado con lámparas de aceite humano y donde reina gran alboroto por los gritos y carcajadas de los concurrentes.
[3] Se dice que las salamancas no son más que entradas a una gran Cueva y que la forma de reconocer si una persona ha estado allí es observar si al caminar proyecta sombra. Algunos vecinos afirman que en el bordo de Arauco – zona cercana al olivo histórico – existe una de las más importantes, junto con la de Udpinango. Por su parte Villafuerte - Catamarca - cuenta que la forma de entrar a una Salamanca, es hacerlo desnudo, con la guía de un cuervo negro. El visitante debe renegar de Dios y escupir un crucifijo que cuelga de la puerta. En los escritos de los estudiantes secundarios de la ciudad de Aimogasta, se destacan numerosos estudios sobre la existencia de la Salamanca. (En ellos puede corroborarse la Salamanca de Arauco, y añadirse, la Salamanca de Castro Barros y la de Sanagasta, ambos departamentos de la provincia de La Rioja) En Jujuy numerosos testimonios recogidos por Berta Vidal Refieren la existencia de una Salamanca en el Huancar. (Cerro de escasa elevación en la zona de Abra Pampa) y que el Tío (Diablo) aparece vestido como gaucho para buscar hombres que quieran realizar contratos a cambio de fabulosas riquezas.
[4] Algunos investigadores / historiadores, afirman que el origen del mito es europeo, aunque las civilizaciones que antecedieron a los Incas conocían a un ser similar a Zupay y resulta lógico suponer que el mito y la denominación se hayan transmitido desde entonces. Existe por cierto el vocablo Aimará Sallamanca que significa "piedra abajo" Pero también existe la cultura popular que reconoce la Salamanca, mito que se mantiene como una ascendencia aborigen post invasión española en todo el noroeste Argentino, zona de la Puna, sur de Bolivia y en los pueblos que conquistaron los Incas (Anca es el nombre del Anciano malo, que decretó la muerte de Vilca en manos de Suri, y con ello la muerte de su amado Ancali, en la leyenda de los cardenales) 

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho