miércoles, 17 de octubre de 2012

LA ÉPOCA DE LAS LIBRERÍAS ELECTRONICAS

 
«Powrót z gwiazd – Retorno de las estrellas»
 

 

«Stanislaw Lem»
El Ucraniano que nació polaco
y se animó a soñar con libros electrónicos.

 
Por Arquitecto Víctor José Stilp Piccotte

Reservados todos los derechos

 
Nació en «Lviv» —«Lwow»— «Ucrania», por ese entonces perteneciente a «Polonia» —1939— nueve días antes de la primavera de 1921.

Se graduó como médico en «Cracovia» y dio inicio a su prolífica obra literaria, relacionando en sus letras el presente sobre la ocupación alemana.

«Stanislaw Lem», al finalizar la segunda gran guerra, publica «Obcy» o «El intruso» un relato corto, y al finalizar el año, su novela «Czlowiekz Marsa» o «El hombre de Marte».

Entre 1951 y 1954 publica «Astronauci» o «Astronautas» y «Oblok Magellana» o «La nebulosa de Magallanes», perpetuando su pase hacia la ciencia ficción, género literario del que, según afirmaba: “no le gusta nada, y todo es criticable

Consolidado como escritor de ciencia ficción, publica sus obras mas trascendentes a finales de los años cincuenta: «Dzienniki gwiazdowe» o «Diarios de las estrellas»; «Powrót z gwiazd» o «Retorno de las estrellas» novela donde inmortaliza un libro electrónico —tal como lo conocemos en la actualidad— y, además, una librería de libros electrónicos.
 
 
 

«Powrót z gwiazd» o «Retorno de las estrellas»  impulsa, en «Stanislaw Lem», el sentido de la metáfora.

El astronauta que retorna al planeta tierra no sólo es él, sino nosotros. Juntos —en el universo de la ficción— nos enfrentamos a una sociedad que redunda incomprensible y desasida.

La novela sitúa a un astronauta, Hal Bregg, que regresa a la Tierra diez años después de su partida con destino a una galaxia lejana. Para Bregg ha sido una década, para quienes quedaron en la Tierra transcurrieron ciento veintisiete años.

En esa dicotomía «Stanislaw Lem» plantea cómo comprender la sensación de no saber qué hacer, y la realidad de buscar un camino, en un mundo que no permite detenerse para pensar. En la novela, Bregg acepta su destino, dado que no puede dejar de lado su deseo de conocer y comprender.

El epílogo de la novela concretiza en Bregg su nuevo presente, y, además, el olvido a los viajes espaciales, también el temor ante lo desconocido y la experiencia, única e inenarrable, de conocer nuevas estrellas y planetas.
 




Casi en concordancia con los sesenta, da a conocer su novela cumbre «Solaris», relatando el viaje de Kris Kelvin, protagonista en la ficción, hacia una estación de observación suspendida sobre la superficie del planeta llamado «Solaris». Kelvin intenta esclarecer el porqué de la conducta de tres de los miembros de la tripulación allí asentada. Uno de ellos, Gilbarian se suicida, y los otros, Sartorius y Snaut, ocultan lo que conocen sobre las aguas que colman el océano que cubre la superficie del planeta. En el clímax de la historia, ante Kelvin se presenta Harey (Harvey en algunas traducciones), su esposa muerta —Harey se había suicidado, tras una discusion con Kelvin, al averiguar éste, que ella había interrumpido un embarazo que él desconocía— quien no comprende en qué lugar está y de dónde viene.

He considerado a la invención de «Stanislaw Lem» en «Solaris»,  como una metáfora psicológica que continúa la idea plasmada en «Retorno de las estrellas», pues contiene a la conjetura, resaltando la inteligencia que poseen las aguas que cubren el océano del Planeta. Aguas que rigen las vidas de quienes las tocan.

Al hacerlo, los recuerdos y los seres amados regresan como si existieran de verdad, aunque son guiados por los pensamientos de quienes los rememoran. 
 



Como correlato, sus obras accedieron a otros medios de difusión, cito como ejemplos:

«Estrella silenciosa», película dirigida por «Kurt Maetzig» en 1959, basada en la novela «Astronauci» o «Astronautas» filmada en «Babelsberg», en las proximidades de «Berlín». Trata sobre el primer vuelo espacial tripulado al planeta «Venus».

«Profesor Zazul», dirigida por «Marek Nowicki» y «Jerzy Stawicki» en 1965, para la Televisión de Polonia, con una base argumental sobre la multiplicación de humanos y el poder que controla al Planeta.

«Amigo», dirigida por «Marek Nowicki» y «Jerzy Stawicki» en 1965, para la Televisión Polaca, describe un combate —«Stanislaw Lem» fue el primero que lo hizo— entre humanos y organismos cibernéticos —noción reutilizada en la pantalla grande por «Stanley Kubrick» en «2001, una odisea en el espacio»— Es una adaptación del relato de «Stanislaw Lem»: «Inwzja z Aldebarana» o «Invasión desde Aldebarán»

«Milhojas» o «Przekładaniec» película dirigida por «Andrzej Wajda» en 1968 con guion de «Stanislaw Lem» basado en su relato «Czy jest sam, panie Johns?» o «¿Existe usted, Mr. Johns?» sobre los trasplantes que el médico Burton realiza en el cuerpo de Fox, un corredor famoso, sustituyéndole órganos destruidos con órganos vivos de personas que el mismo Fox mata, accidentalmente, en los circuitos donde participa.
 
 
 

«El test del piloto Pirx», película dirigida por «Marek Piestrak» en 1978, basada en «Los relatos del piloto Pirx» o «Opowieści o pilocie Pirxie», que describe las áreas adyacentes al sistema solar, donde los humanos desarrollan tareas diarias. Allí, el piloto Pirx es un profesional del espacio.

El cine de animación, también contó con guiones de «Stanislaw Lem», como ejemplos cito: los cortometrajes de «Krzysztof Dębowski»: «Viaje al cosmos» o «Wycieczka w kosmos» del año 1961, y «La trampa» o «Pułapka»  del año 1962.
 
 
 

Como acotación, resalto que muchos de los relatos y novelas de «Stanislaw Lem» fueron llevados a la pantalla grande y también a la hogareña en su natal «Polonia».

En teatro, «Waldemar Krzystek» adaptó la novela «La investigación» o «Śledztwo» en 1997.

«Solaris», fue llevada al cine en 1970 por el ruso «Andréi Tarkovski» y su compatriota «Nikolái Nirenburg» la llevó a la pantalla chica en dos partes. En el año 2002 «Steven Soderbergh» dirigió una nueva versión, aunque basó la historia en el libro «Solaris», cambió el nombre de los personajes (Harey en Rehya) e incluso las características del planeta.
 



Además de las novelas citadas, «Stanislaw Lem» escribió:

El hombre de Marte (1946)

La nebulosa de Andrómeda (1955)

Edén (1959)

El invencible (1964)

La voz de su amo (1968)

La fiebre del heno (1976)

Fiasco (redición de 1986)

Fábulas de robots (1964)

Ciberiada (1965)

Vacío perfecto (1971)

Un valor imaginario (1976)

La investigación (1959)

Memorias encontradas en una bañera (1961).
 
 
 

«Stanislaw Lem» ideó, en sus novelas de ciencia ficcion, diversos aparatos tecnológicos comunes a nuestra actualidad —cito como ejemplos—:

›Libros pequeños tipiados en cristales, en la novela Retorno de las estrellas (1961)

›Librería electrónica, en la novela Retorno de las estrellas (1961)

›Computadora de bolsillo, en la novela El Congreso de futurología (1983)

›Mapa Interactivo, en la novela Retorno de las estrellas (1961)

›Nanomáquina, o conjunto de máquinas pequeñas que realizan tareas en conjunto, en la novela El Invencible (1954)

›Opton, o el libro electrónico, en la novela Retorno de las estrellas (1961)

›Robots que reparan Robots, o droides utilitarios, en la novela El Invencible (1954)
 
 
 

El resto de la historia… ¡Navegantes!, pueden encontrarlo en la red.

¡Ah!, me olvidaba decir, como sucede siempre con estos tipos tan perfectos, como «Stanislaw Lem», que la muerte vino a la cita…

Falleció en «Cracovia», el tercer mes del año 2006.

Había cumplido ochenta y cuatro años.

Dicen, los que siempre dicen, lo que nunca dicen,  que «Stanislaw Lem» viajó al Planeta «Solaris» en una nave espacial que había descripto, con precisión inaudita, en un inhallable «Opton».

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho