lunes, 1 de octubre de 2012

UN CLÁSICO DE LA CIENCIA FICCIÓN


«The war of the worlds»
«La guerra de los mundos»


«H. G. Wells»

Herbert George Wells
 
Por:
Arq. Víctor José Stilp Piccotte ©

Reservados todos los derechos ®

«Herbert George Wells», mas conocido como «H. G. Wells» nació el día de la primavera de 1866, en Kent, Inglaterra, y ha sido —seguirá siéndolo— junto al gigante «Julio Verne», precursor del género literario conocido como Ciencia Ficción.

Al cumplir ocho años, se vio postrado debido a un accidente que derivó en la fractura expuesta de una de sus piernas, y con no mucha alegría —según sindican sus biógrafos— dio inicio a un desenfrenado y maléfico encanto: ¡Leer libros!

La consecuencia del contagio virulento: ¡Escribir!

Ingresó, una vez recuperado, en la «Thomas Morley’s Commercial Academy» hasta el año 1880. Cuatro años después estudió biología en el «Royal College Of Science» de Londres y formó parte de los fundadores de «The Science School Journal» —fue su Director—, lugar ecléctico si los hay en la literatura, pues fue allí donde dio a conocer, en 1895, su novela «La maquina del tiempo» o «The Time Machine», claro que con el título original: «The Chronic Argonauts» «Crónica de los Argonautas» —aunque algunos insisten en sostener la traducción: «Los argonautas crónicos».

Por cierto, contrajo tuberculosis y se recluyó.

Escribió sobre Ciencias, y profetizó; también inundó con textos sobre los triunfos de la tecnología y criticó las guerras del pasado siglo: «El hombre invisible» o «The invisible man» en 1897, «La guerra de los mundos» o «The war of the worlds» en 1898,  «Los primeros hombres en la luna» o «The first men in the moon» en 1901 —Origen lógico de filmes sobre el género— entre muchísimas mas, no le impidieron indagar sobre el humor: «Love and Mr. Lewisham» en 1900, «Mr. Polly» en 1910 sirven como ejemplo, además, incursionó en el contexto social de la época: «Ana Verónica» o «Ann Verónica» en 1909, y con «Tono Bungay» en 1916 como ejemplos de otras novelas.

Al finalizar la primera gran guerra escribió: «Outline of history» y en 1945 «El destino del homo sapiens» donde expuso sus dudas sobre la posibilidad de que el Ser Humano sobreviviera a su propia destrucción.

En 1997, como siempre sucede con los grandes, ingresó en el Salón de la Fama de la Ciencia Ficción, aunque veintisiete años antes, había sido inmortalizado por la NASA cuando denominó «H. G. Wells» a un astroblema lunar —depresión que queda luego del impacto sobre la superficie de un meteorito— ubicado en el lado oscuro de nuestro satélite natural.

Él, había fallecido muchos años antes de esos reconocimientos.

Se nos fue de redepente…

Un lejano 13 de agosto de 1946, en su amada Londres —de la “vieja” Inglaterra—.

Su traslación hacia el cine:

 
 
«La isla de las almas perdidas» versión de: «La isla del doctor Moureau» escrita en 1896. Llevada al cine en 1932 por Erle C. Kenton, fue protagonizada por Charles Laughton —¡Maravillosa interpretación!— Bela Lugosi, Richard Arlen y Kathleen Burke. Es la historia de un científico —en realidad un maniático perturbado— que transforma en humanos a los animales. Una segunda versión se filmó en 1977 con dirección de Don Taylor, y fue protagonizada por Burt Lancaster, Michael York, Barbara Carrera, y Richard Basehart. Una tercera versión fue filmada en 1996 por John Frankenheimer, con el protagónico de Marlon Brando acompañado por Val Kilmer.
 

 

«The invisible man» o «El hombre invisible» fue escrita en 1897 y llevada al cine en 1933 por James Whale. Un científico ha logrado la fórmula para convertirse en invisible. Fue protagonizada por Gloria Stuart, la recordada anciana del multipremiado film: «Titanic».
 

 

«The invisible man’s revenge» o «La venganza del hombre invisible» es una realización de 1940 llevada adelante por los Estudios Universal, y dirigida por Ford I. Beebe, sobre la figura del hombre invisible, protagonizada por Jon Hall, John Carradine, Evelyn Ankers y Alan Curtis. «The invisible man returns» es otra versión dirigida por Joe May y protagonizada por Vincent Price. Finalmente, en 1951, la historia fue ridiculizada por «Abbott & Costello» en «Abbott and Costello meet the invisible man»
 

 

«Things to come» o «La vida futura» fue escrita en 1903 y llevada al cine en 1936 por William Cameron Menzies. Desarrolla una consternada traza sobre la evolución humana. Protagonizada por Raymond Massey, Cedric Hardwicke y Ralph Richardson.



 
 


«The man who could work miracles» o «el hombre que podía realizar milagros» fue escrita en 1905 y llevada al cine en 1936 por Lothar Mendes, es una singular fantasía protagonizada por Roland Young, Joan Gardner y Ralph Richardson. Un hombre adquiere poderes extraordinarios con los que intenta modificar al mundo.
 

 

«The war of the worlds» o «La guerra de los mundos» fue escrita en 1898 y llevada al cine en 1953 por Byron Haskin —¡Sesenta años después, resulta inigualable!— Orson Welles había llevado esta novela a la radio con espectacular éxito. Protagonizada por Gene Barry, Ann Robinson y Les Tremayne. En el año 2005, Steven Spielberg realizó una remake —aggiornada por cierto— protagonizada por Tom Cruise, Dakota Fanning, Justin Chatwin, Tim Robbins, y Miranda Otto.
 



 
 

«The time machine» o «El tiempo en sus manos» o «La máquina del tiempo» fue escrita en 1895 y llevada al cine en 1960 por George Pal —ver el análisis complementario en este desarrollo— su argumento se basa en la inquietud de un científico —final del siglo XIX— que luego de emprender un viaje en el tiempo humano, culmina en un lugar donde reinan la paz y la armonía. Protagonizada por Rod Taylor, Yvette Mimieux, Alan Young y Sebastian Cabot. A esta realizacion le siguió una remake en 1979 —psicodelica y desenfrenada con la persecucion de Jack el destripador— Dirigida por Nicholas Meyer, y protagonizada por Malcom McDowell, Mary Steenburgen y David Warner. Finalmente, en el año 2002 Simón Wells, pariente del escritor, realizó una nueva interpretación fílmica protagonizada por Guy Pearce —El actor que interpretó  al renunciante heredero al trono en la reciente «El discurso del Rey»— Mark Addy, Laura Kirk y Phyllida Law.
 
 

 
 
«First denin the moon» o «La gran sorpresa» fue llevada al cine en 1964 por Nathan Juran, narrando el encuentro, en nuestro satélite natural, de astronautas y un anciano, quien afirma residir allí hace muchos años, fue protagonizada por Edward Judd, Martha Hyer y Lionel Jeffreys.
 

 
 

«Half a Sixpence» o «La mitad de seis peniques» fue llevada al cine en 1967 por George Sidney. Un hombre hereda una cuantiosa fortuna y olvida a su novia y amigos. Protagonizada por Tommy Steele, Julia Foster y Cyril Ritchard.
 

 
 

«The food of the gods» o «El alimento de los dioses» fue llevada al cine en 1976 por Bert I. Gordon. Gigantescos animales que siembran el terror. Protagonizada por Pamela Franklin, Marjoe Gotner, Ralph Meeker y Ida Lupino.  
 

 

En el año 1979, George McCowan dirigió «The shape of things to come» o «La forma de la cosa que vendrá» o «La forma de las cosas por venir» con el protagónico de Jack Palance.

 
Finalmente, como corolario al documento sobre la influencia —viceversa— de la literatura en el cine, cito —mi cita cabecera— que H. G. Wells publicó en 1895 su novela, y como considero «Cult movie» a la primera versión cinematográfica de esta novela: «The Time Machine»o «El tiempo en sus manos» o «La máquina del tiempo» detallo un dossier sobre su argumento.
 
 
Fotograma del film del año 1960
 Expresando:

Simplemente, porque es simple, y porque he aprehendido —aprendido a agradecer— a considerarla una de las mejores películas de ciencia ficción que he podido ver.

Su argumento es simple, más que simple, simplísimo.

Nos ubica en el año 1900, en la vivienda que habita George Wells —Interpretado por Rod Taylor un científico que ha construido una máquina que le permite realizar viajes en el tiempo.
 


Fotogramas del film del año 1960
La primera vez que la utiliza, desanda —al ñaupa originario— hasta 1917 para encontrarse con su casa abandonada. Avanza hasta los albores de la segunda guerra —bombardeo alemán a Inglaterra— deteniéndose en 1966 cuando explosiones nucleares transforman todo en un gran holocausto, generando implosiones de volcanes dormidos y permitiendo que la lava atrape el viaje temporoespacia de George por millones de años, hasta que logra trasvasar hacia el futuro deteniéndose en el año «802.701», donde se encuentra con dos evolucionados grupos vivientes, «Eloi» y «Morlocks» quienes utilizan a los primeros como alimento.

George decide encabezar una revuelta que, de tener éxito, devolverá normalidad a la vida en ese espacio tiempo. Por supuesto —eso nunca falta—conocerá a «Weena» —Yvette Mimieux— y se enamorará.

Conjeturas mediante, sobre una tercera guerra mundial que no se ha concretado —¡Vaya a saber, uno, porqué!— increíblemente luego de tantas peripecias, su máquina permanece intacta.

Regresa a principios de enero del año 1900, pero sus amigos descreen de su relato y sólo su mejor amigo se acerca a él, para contenerlo.

Es él quien comprueba que la máquina funciona, y no puede evitar que George ¡Haya decidido regresar al futuro!

La historia finaliza con una pregunta del ama de llaves, dirigida al mejor amigo de George.

—¿El amo regresará algún día?

Todo queda abierto, porque todos, simplemente, saben, incluso este endeble escritor que también comprende, que George Wells, ¡tiene todo el tiempo del mundo en sus manos.
 

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho