sábado, 28 de noviembre de 2015

NOVO CABULARIO NATIVO

Textos extractados del Tomo II de: Huaymocacasta… Inhibición histórica de la Argentina – autor: Víctor José Stilp Piccotte - ISBN Tomo II 978-987-05-3236-1 ISBN de la Obra Completa – cinco Tomos – 978-987-05-3234-7 S/Ley 11.723 Fecha de catalogación: 30/08/2007

Ciudad Sagrada - Quilmes - Tucumán


Por: VICTOR JOSE STILP PICCOTTE
Letra A (Aba/Allparuna)

He desinhibido las voces aquí expuestas, tal como las escuché, distinguí, y grabé[1]. Motivo por el cual, el significado encontrado sobre la toponimia “anotada” resulta diferente a la etimología de la palabra nativa original. —En la mayoría de los casos— Sugiero entonces, para una mejor comprensión, seguir el correlato, pues he cotejado las voces con otras similares, investigadas a su turno por distinguidos lingüistas y hablantes del Quechua y del Quichua santiagueño. Además, he juzgado necesario incorporar menciones halladas en textos concernientes a documentos de la época, y en vocabularios toponímicos pertenecientes a Samuel Alexander Lafone Quevedo y Dardo de la Vega Díaz. Para su presentación final, consulté a la profesora de quichua santiagueño, y amiga de las letras, Sra. Nilda Annarantone de Davies, quien desde la bella Córdoba “de la Nueva Andalucía” ha colaborado con necesarias acotaciones. De igual manera, he recurrido a “diccionarios” de las lenguas andinas confeccionados por el profesor Domingo Bravo, el Licenciado Ricardo Nardi y el profesor Demetrio Túpac Yupanqui. Adjunto a los topónimos de origen andino y a las palabras castellanas, algunos términos de uso común que no se circunscriben en las características antepuestas, pero que resultan importantes para explicar la existencia de idiomas preconcebidos. Acoto que al catalogar el origen de un vocablo como Cacá, fundamento los estudios consultados, y, además, confirmo que el mismo no forma parte de voces castellanas o Quechuas —ignoro como origen al neologismo quichua— dado que existen inmoderados indicios que lo ratifican —Al definirme como poeta de la investigación y no exacerbado lingüista, he creído percibir en muchas palabras – Dada su pronunciación – el intercambio de consonantes, tales como… “c” en “g”, “sh” en “ch”, “yu” en “tu”, “j” en “s”, “k” en “q”, “ll” en “y”, “n” en “m”, y las partículas o morfemas… “ahaho” en “ao”, “hill” en “vil”, “gui” en “qui”, “qui” en “ki”, “ajo” en “jo”, “en” en “in”, “ga” en “ca”, “ja” en “sa”, “jo” por “co”, “jao” por “hao”, “ñu” en “nu” o en “niu” o en “no”, “fil” por “huil”, y “aba” en “ahua”, entre otros ejemplos.
Aba: —Como prefijo— Partícula cardinal o morfema de origen Cacá, con el que se distinguen diferentes elementos naturales o artificiales con la común presencia del agua; por ejemplo: torrente, arroyo, conducto, acequia, vertiente, etc. “Abauchan”, “Abatian”, “Abauvil”, “Abayan”, “Abahil”, “Abaucán”, etc.[2] El vocablo “aba” se encuentra en otras palabras o topónimos, inserto como sufijo e infijo. “Callaba”, “Caliaba”, “Antaba”, “Liabaqui”, “Siliaban”, etc.[3] —Canals Frau cita que la voz “aba” significa “cacique y hombre de pro”[4] Ver “Amba”.
Aba: De “Va”. Ver significación sobre el vocablo castellano: “Vaguada”.
Aballay: También “Ahuallay” o “Abalay” o “Ayallay”. —Aballay era el cacique de los Aymogastas en el asentamiento ubicado entre Tinogasta y Huatungasta— Apellidos de Curacas del asentamiento Cacá de “Abaucán”, al noroeste de Tinogasta. El sonido de la letra “y” aparenta ser un sufijo que afirma pertenencia.
Abaqui: Nombre que se da a uno de los ríos que componen los afluentes del río “Abaucán” a la altura del antiguo pueblo “El Retiro”[5] en el Valle Vicioso. —¿Tributario del río Los Sauces? Entre Arauco y San Blas de los Sauces— “aba” y “qui”, como sufijo, el morfema “qui” define al elemento como unidad separativa… “Shinqui” en relación a la forma del arbusto, “Chuqui” por la bifurcación de caminos en el lugar, “Chiqui” por las diferentes capacidades que se le atribuían a la divinidad, etc.
Abaucán: Por la parcialidad nativa de los “Abaucanes” asentados en los faldeos cordilleranos de ese Valle del oeste catamarqueño. Voz de origen Cacá. —En la actualidad se designa al río como “Colorado” por el color de sus aguas— a principios del siglo XX este vocablo era utilizado para designar al río… [Pucamayo —Quechua— Colorado, o Salado] que nace —Faldeos cordilleranos— en la ladera de la cordillera de San Buenaventura —Los Andes— que abre hacia el Valle de Abaucán, en las proximidades de Fiambalá —Catamarca— y desde allí, cruza los Valles de Tinogasta, Los Sauces – Vicioso – y Arauco, “uniendo” las provincias de La Rioja y Catamarca. Sus aguas se utilizan para riego; y el recorrido continúa hasta “perderse” nuevamente en Catamarca.[6] Quevedo[7] testifica su significado como “Guerrero alto que pelea”. Otros investigadores citan que “An” significa “alto” y “Abauca” es corruptela de “auca” que significa “guerrero” por lo cual “Abaucán” significa “Alto ¿del… río? para ¿de? guerreros”. Sin embargo, debo decir, como correlato de un vocablo precedente, que he percibido a la voz “aba” como “río”, hecho que la incluye en el idioma Cacá. El morfema “au” es raíz aumentativa, en este caso de “ca” que designa —cosas o elementos— una “quebrada” o “roca” o “peña” —Cordillera de San Buenaventura— y el vocablo “an” que deriva en “alto”. —Tomaré las significaciones de “an”, “aba”, y de “ca” para el tratamiento de topónimos similares—
Abahuada: —Corrupción fonética—. Ver significación del vocablo castellano: “Vaguada”.
Ábamos: ¡Ábamos nostros!... ¡Vamos al río! [8]  
Abra: Por “Quebrada del Abra”. Este accidente geográfico en la sierra de Ambato, permite el recorrido de un cauce que es tributario del Río “Guasán” – calificativo en los documentos de la época de la invasión – que derrama sus aguas en el Valle de Mazán. – entre la sierra de Mazán y de Ambato –
Aca: Vocablo utilizado para designar al excremento del hombre o del animal —”Bosta”— “Aca” según Quevedo[9], se asigna para denominar todo tipo de excremento. En el diccionario del quichua santiagueño significa “excremento, guano, estiércol, caca”. “Aca” es alomorfo o morfema de la voz Cacá. —Nardi[10]
Acatanca: Es un vocablo que posee usos diferentes. Algunas personas señalan a un escarabajo “negro” que se encuentra entre las heces de los animales. “Aca” por “estiércol” y “tanca” por “empuje”. Literalmente “empujar el estiércol” —Tarea que lleva adelante el pequeño escarabajo— Otras, en cambio, designan con la voz “acatanca” a una persona de baja estatura —petiso— y generalmente obeso. —Gordo— ¡Petiso y gordo! ¡Sos acatanca! —Según Bravo[11] es “Acatancka” y describe a un escarabajo pequeño que empuja bolitas de estiércol—
Acay: Vocablo andino. Señala la acción de defecar. —Vocablo registrado en la ciudad de Aimogasta—
Aconquija: También “Anconquinja”. Nombre de un cerro —¿Volcán extinto?— ubicado en el límite de las provincias de “Tucumán” y “Catamarca”. El cerro tiene una altura de 5306 Msnm. y se encuentra al noroeste del cerro “El Candado”. —Existe un camino de montaña que se inicia en la localidad catamarqueña de “Andalgalá”, pasa por el pueblo de “Chaquiago”, y desde “Capillitas” accede hasta el “Nevado del Aconquija”— El análisis local afirma que “ani” significa “cielo”, voz que fue corrupta por “an” y luego por la vocal “a”… En los faldeos de la montaña – hacia ambos lados – se encuentran numerosos restos arqueológicos que pertenecieron a la cultura de los “Anconquijas”, nativos que luego de ser derrotados por el nieto de los fundadores de Córdoba y de Buenos Aires, fueron confinados a “Nasche” en la provincia de Tucumán. Las investigaciones inducen un origen Cacá, hecho que permite incorporar los vocablos “an” por “alto”, “con” de “co” por “agua derretida de las nieves”, y “qui” por “división” o “separación”, propios de esta lengua. Para su ulterior composición es probable que el “ja” sea “jao” por corrupción de “ahaho” que señala a un “pueblo” —¿El valle del Tucumanahaho?— como dato aleatorio cito que… El lunes primero de agosto de 2005, se inauguró en los faldeos del Aconquija, Tucumán, la Casa de Gobierno o “Quilmes Huasi” en el acceso de la Ruta Nº 40[12] a la ciudad Sagrada. Es un reclamo que los originarios realizan ante las autoridades, para la “devolución” de las tierras que legítimamente le pertenecen. Son descendientes de los nativos expulsados en el siglo XVII por los españoles, y siguen las órdenes del Cacique Francisco “Pancho” Chaile.”
Acta: “Aqta” Vocablo Quechua. Designa a la Garrapata.
Acu: Voz utilizada para designar a la harina que se obtiene de la molienda de las semillas del algarrobo. —En un mortero de piedra— Durante los trabajos de remodelación de la plaza del pueblo de “Los Molinos” en el departamento Castro Barros[13] —Proyecto del autor del libro— se recuperaron las piedras originales que dieron origen al nombre del pueblo. Pueden observarse en la peatonal sur del pequeño solar público del poblado de la “costa riojana” —Protegidas por los tres centenarios Terebintos que presiden el espacio— Según Davies, si corresponde mi jactancia, la voz sería “hacu”
Acuyico: “Acuy” por “comida molida” o “molienda de comida” y “yico” de “llico” que designa a la mezcla o pasta que los nativos realizaban con ciertas legumbres y semillas —cenizas— para acompañar a las hojas de coca que se colocaban en la boca —Pasta “yista” “llicta” o “yicta”— “Acullico” es voz utilizada en Arauco para designar a la mezcla de hojas de coca que se colocan en la cavidad bucal, junto a bicarbonato de sodio. —La prolongación en el tiempo de este ritual ancestral, genera una deformación en la cavidad bucal, y, fundamentalmente la inhibición del sentido gustativo—
Achalay: Interjección. ¡Qué Alegría! Por lo general, resulta incorporada a una denominación particular. ¡Achalay mi niña! En relación a este topónimo, Ortolani[14] afirma que el vocablo quechua… es una exclamación de gozo.
Achira: Canna Edulis[15]. Planta de porte mediano, con hojas anchas, ahusadas, y flores amarillas.
Achiya: También “Achilla” por estornudo. Es una ¿corrupción fonética local, de la palabra del quichua[16] santiagueño Achiy? Que significa estornudar.
Achurar: Acción de introducir el cuchillo en un ser vivo. Según Quevedo[17], es un pedazo de carne que se da al que descuartiza una res.
Achuschar: Expresión que se usa para asegurar que alguien tiene frío. En diferentes oportunidades la he escuchado decir a personas que refieren que alguien tiene miedo o temor, ¡Está achuschado! —¡Que tiene chucho! ¡Que tiene miedo!— ¡Está achuschadito! —En relación con los diminutivos, asegura Quevedo[18] “Que es muy propio de estos lugares del NOA, sírvase como ejemplo, citar que el Montonero Severo Chumba, residente en Machigasta y acompañante del Chacho Peñaloza, era un bizarro indio, y con todo, le decían: Chumbita”. Voz que se trasladó en el tiempo, y forma parte en la actualidad como apellido de numerosas familias de la zona—
Achuma: Voz que se utiliza para designar al cardón de mayor tamaño entre muchos otros. ¡Cardón gigante! La voz “achu” por “acu” que significa “gigante” y “uma” por “cabeza”, por lo tanto el significado es “Cabeza gigante”
Afa. Voz que se utiliza para designar la acción de enrollar. ¡Afa la lana, chango! Si bien su uso ha sido corrupto, presumo un uso Cacá, ya que no posee el mismo significado en Quechua.
Agua Caliente: —Ver “Del Agua Caliente—
Agua Caliente: Paraje del… —Profesores, e ignotos historiadores sostienen que esta denominación se utilizaba para designar a un pueblo de los originarios que existían allende al Salar de Pipanaco— ¿Primer asentamiento del hoy pueblo conocido como Villa Mazán? No comparto esta última presunción. Considero a “Guasán” —¿Reducción del Huasán de Catamarca?— como el pueblo nativo del primer asentamiento en el actual sitio de la Villa. En concordancia, debo afirmar que es la antigua denominación castellana que se daba a la actual localidad del departamento Arauco “Termas de Santa Teresita” “El Agua Caliente, a ocho o nueve leguas de esta ciudad, y en dirección a la mitad de las Salinas, y corra hasta Machingasta —Machigasta actual— (…)[19] Como dato complementario, cito que en la localidad del “Agua caliente” se elevó un pequeño oratorio a mediados del siglo XVIII —Antes de la expulsión de los Jesuitas— en el cual se “custodiaba” una imagen de la Virgen del Rosario que había sido traída desde el “pueblo español del Pantano”.
Aguadita: Por “La Aguadita”. Nombre de un Puesto ubicado sobre los faldeos de la Sierra de Velasco, al norte de la localidad de “Santa Vera Cruz”, en el departamento Castro Barros. —A 1600 Metros N/M, en la línea geográfica de “Animatacama”—
Aguadita: Por “Quebrada de la Aguadita”. Nombre de una Quebrada que se origina a 2400 metros N/M en la Sierra de Velasco, al norte de la localidad de “Santa Vera Cruz”, en el departamento Castro Barros. 
Aguadita: Por “Termas de la Aguadita”. Nombre de una Quebrada ubicada al oeste del Valle de Abaucán, hacia el noroeste de la ciudad de Tinogasta, Pcia. de Catamarca, a 2200 Msnm. La Quebrada, en su naciente, posee un importante torrente de aguas termales que en su “caída” hacia el valle, llenan piletas artificiales para uso de los habitantes de la zona, y para los turistas que visitan ese importante lugar próximo al paso internacional de San Francisco que une Argentina con Chile. 
Agüelo: —”Agwelo”— Traslación actual al idioma serrano, del conocido vocablo castellano “Abuelo”. Corrupción fonética del Quechua meridional.
Ahaho: —Sufijo— También “ao”. Vocablo de origen “Cacá” que se utiliza para designar a un “pueblo” determinado. Por ejemplo el “Tucumanahaho o Tucumanahabo o Yucumanahaho” que ¿se incluía? en la región de Aconquija, faldeos hacia Andalgalá. También “ao” o “ahabo” —”Antalcalao” corrupto en “Andalgalá”— En tal sentido, es valido recalcar que en este mismo trabajo literario he desarrollado su pertenencia al vocabulario del NOA. Nardi[20] incorpora “ao” como voz Cacá que significa “pueblo” —Cotejar la voz “Gasta”— aunque otros destacados lingüistas incorporan la voz “hil” o “vil” o voz Cacá con el mismo significado. “Colalao”, “Colanao”, “Amanao”, “Catao”, “Calisao”, “Catisao”, “Anguinao”, etc. —Canals Frau[21] extiende su pensamiento sobre las primeras presunciones—
Ai: —Prefijo— Partícula cardinal o morfema de origen Cacá que señala un “punto de referencia” para la “vuelta” o “regreso”. “Aicuña”, “Aimache”, “Aimacha”, “Aisampas”, “Aimohil”, etc.[22]
Aica: Voz Quechua que se utiliza en reemplazo de la voz castellana ¿Cuándo?  Nardi[23] afirma que la fonética es “Aykap”.
Aicuña: Nombre de una villa ubicada al oeste de “Vichigasta” y al sur de la “Cuesta de Miranda”. —Departamento Chilecito— Es famoso el lugar, ya que allí nació Francisco Ormeño. —Pancho— Devenido en “curandero” ganó fama merced a su “presunta idoneidad clínica” y suplantó durante un largo período a los profesionales de la medicina en esos valles. En relación al topónimo, la partícula “ai” es un punto de referencia para el regreso —Aimogasta sexta variante— y probablemente el morfema “cuña” o “cunia” determine una característica del cerro. Díaz[24] señala que el significado de “cuña” es “apurada”, y su origen Quechua. —En tiempos pasados, resultaba común el viaje para “consultar al curandero Ormeño” desde el pueblo de Aimogasta—
Aimogasta: Vocablo utilizado para designar a la ciudad cabecera del Departamento Arauco. —Provincia de La Rioja— También conocida por el uso de los topónimos “Aymohill” —Cacá— o “Aymocaj” o “Mocacaj”. —Por el español mestizado, y no porque conjeture que estas denominaciones citen a la actual Aimogasta— Al respecto he relacionado las siguientes disimilitudes sobre el topónimo; a saber: Variante Uno La voz “gasta” trasciende por corrupción fonética de los vocablos originarios “hil” o “vil” o “hill” —Entre otros— que fueron reemplazados – luego de la reducción de “Los Aymogastas” originarios – por acción de los Incas con la voz Quechua “llajta” corrupta en “cajta”. —Con el significado de “pueblo”— La voz “Ay” o “Ai” con basamento Cacá, fue sincopada en el término “Huay” —Ver “ai”— que es corrupción del morfema “Huall” por “giro”, o “regreso”, o “vuelta”, o “regreso”. La voz “mo”, o “moca”, es voz Cacá que significa —Infiero— “envejecido”, “sombreado”, “oscurecido”. Variante Dos La voz “gasta”, corrupción de “llajta” que significa pueblo, o aldea, o lugar de residencia. “Ai” como corruptela de “Huay”, que a su vez es corruptela de la palabra “Huall” —La “Y” se confunde con la “Ll” Ver “Llastay”. Observar que en el año 1795 se escribía como “Aymogasta” o “Aymagasta”— que significa vuelta, o giro, o regreso. “Mo” ¿apócope de “Mocca”? como corrupción de “aimu” o “aimura” —”ra” según Quevedo[25] es partícula aymará— palabra con la que se denomina un costal o talego repletado, y que por lo tanto significa recoger cereales. —Puede ser una corruptela de la palabra Quechua “Aymorani” según Quevedo[26] Variante Tres “Aimogasta” es uno de los nombres corruptos de la palabra “Aymohill” o “Aymohil” o “Aymovil” o “Aymocaj” o “Mocacaj” —No comparto la variante, aunque la traslación respeta citas de los cronistas de la época— Donde “ai” o “ay” significa Regreso, giro, vuelta, etc. “Moca” es corrupción de “Mo”, que significa oscurecer, anochecer, etc. y “caj” de “llajta” significa pueblo o aldea. —La presencia del Inca en la ciudadela de “El Shincal”, Londres, Catamarca, permite conjeturar que los nativos “ocuparon” la zona de Aimogasta con la finalidad de desarrollar labores agrícolas, dada la presencia de un caudaloso río que en ese espacio tiempo descargaba sus aguas en el río Abaucán. Posteriormente los invasores españoles utilizaron la zona como asentamiento de reducciones de distintos pueblos nativos— Variante Cuatro Según la historiografía contemporánea “Aimo” es el nombre del curaca que dio origen al pueblo, y “gasta” significa pueblo, por lo tanto “Aimogasta” es el “Pueblo de – del curaca – Aimo”. Si resultara válida la presunción, debería remitir la presente investigación a los anales de la cultura Cacá, y determinar primero, la ubicación primigenia del pueblo de “los aimogastas” —Los vestigios reconocen su origen en el Valle de Abaucán, Pcia. de Catamarca— y segundo, la existencia del cacique “Aimo” —Primeros siglos del segundo milenio— pues es en esos tiempos cuando se inicia la vida del pueblo nativo. En relación a ello y contrariando la presunción de “fundador” que se le otorga al curaca nativo, debo acotar que Lozano[27] cita a un cacique llamado Alonso en el pueblo de “Aymocaj”, pero cercano al año 1590. —Este hecho invalida la suposición del asentamiento en el actual valle de Arauco antes de esa fecha— Por otra parte, en el acta de fundación de la ciudad de “Londres de la nueva Inglaterra” en el año 1558, se cita al pueblo nativo de Aimogasta situado entre los pueblos nativos de Tinogasta y Huatungasta. Finalmente, en los padrones consultados no he cotejado datos que certifiquen que un cacique nativo haya portado el nombre de “Aymo o Aimo”. Pregunto, ¿Habrá interpretado el Jesuita que el apellido del curaca era “Alonso” y que gobernaba un pueblo llamado “Aymo”? —De allí “Alonso del pueblo de Aymo”— No debe obviarse la aseveración de Lozano[28] interpretando al fundador de La Rioja, quien había escrito en el año 1591 “Guaymoco, Aymohil, Quilmiquischa en el Valle de Guaymoco o Aymocaj” topónimos utilizados por los religiosos, doctrineros y cronistas. Variante Cinco En el acto de jurisdicción de la refundación de la ciudad de “Londres de la Nueva Inglaterra”, por Doncel, en el año 1607, se cita… “(…) y el Valle Vicioso, Amangasta, Pituil y el puesto de las Campanas que llaman Yulcagasta, Tinogasta, Aimogasta, Batungasta…” por lo cual, la conjetura sobre el significado del topónimo respalda las variantes anteriores. Variante Seis Resulta inadmisible el hecho de que los adelantados españoles, que se aventuraron en la invasión a los territorios del NOA, hayan “desconocido” la ubicación y nombres de los pueblos que ocupaban la extensa geografía al sur del “Titicaca”, y de los Valles intermontanos o los faldeos de sus sierras. —Hoy se conoce que esos datos fueron “apropiados” por los españoles de los voceros Yanaconas que les servían— Por ese motivo, resulta lógico conjeturar que el vocablo “Aymohill” al ser corrupto como “Aymohil” o “Aymovil”, tras la “reducción del pueblo nativo” fue “interpretado” como “Aymollajta”, y faliblemente como “Aymocaj”.[29] —Por “Aymocajta”— La labor ulterior de los doctrineros, posibilitaron que el vocablo derivara en “Aymogajta” o “Aimogajta” o “Aimogasta”. En consecuencia, este vocablo es una voz aglutinante y polisintética que contiene morfemas de etimología Cacá, a saber, “Ai”, “mo”, “hill”. —Ver “gasta” en el presente vocabulario—
Airampu: También la he escuchado pronunciar como “airampito” o “airampitu”. Es una voz que se utiliza para designar, entre otras cosas, a los cactus pequeños, “aira” por “ira” que designa a una planta. Según Quevedo[30] “ampa” es una voz Quechua que se utiliza para designar la acción de ayudar ¿a realizar algo? Por lo tanto conjeturo que la palabra compuesta significa “hacer una planta —de—…” —Que corresponde a la utilización popular, ya que los nativos extraen pequeños cardones de los faldeos montañosos, y con ellos “hacen” vistosos maceteros que luego se exponen en las viviendas; también se venden a los ocasionales turistas—
Al: —Como prefijo— Partícula cardinal o morfema de origen Cacá que señala un punto geográfico y orográfico. —Puede señalar un elemento considerado hito— “Alsan”, “Alcao”, “Alcavil”, “Alyaca”, “Alsapi”, “Alcayan”, etc.[31] —Como infijo— Designa a un elemento como núcleo o generador de… “Catalme”, “Canalque”, “Sancalma”, etc.[32] —Como sufijo— “Salcal”, “Matapal”, “Ascupal”, “Amailal”, “Amaipchal”, etc.[33]
Ali: Voz que se utiliza para designar a un elemento con punta – espina – o la acción de elevación hacia el mismo. —”Yocali” señala el “ascenso a un cerro”, pues el morfema “yoca” significa “ascender la montaña”— Otras veces la he interpretado como un vocablo que señala algo con forma de punta. —Ascendente— “Ali, es voz que designa a un vegetal cuya floración, una vez seca, es transportada por la fuerza del viento” las puntas secas se adhieren a la piel provocando irritaciones y ardor.
Alféreces: Voz que señala a los hombres —pueden ser mujeres— que portan la bandera del Vaticano, o estandarte de San Nicolás en el “Tinkunaco” local. —Corroborar el significado de la palabra— En la cabeza se colocan cintas amarillas y blancas, y en algunas oportunidades he observado que portaban un cirio encendido. —Siempre y cuando lo permita el viento—
Algarrobo: Por el “árbol” de las culturas ubicadas al sur del lago “Titicaca”. —Ver “Pata”, “Añapa”, “Ñapa”, “Tacu”, etc.— Género contemporáneo con el hombre, y originario de Abya Yala —Disímiles conjeturas señalan que los invasores españoles impusieron ese nombre, dado su parecido con la variedad “algarrobo europeo” que pertenece a la familia de las Cesalpiniaceas – género: Ceratonia y especie: Ceratonia Siliqua.— En América del Sur se han reconocido cuarenta y cinco especies —Argentina posee veintisiete— También se encuentran especies en Paraguay, Uruguay, Brasil, India, Pakistán y noroeste de Africa. En la República Argentina, el área natural de la variedad “Prosopis” abarca la mayor parte del país. Prospera en las zonas que gozan de una temperatura media anual superior a los 12 ºC. En su mayor parte tienen espinas en las ramas, y las hojas, al igual que las de muchos otros árboles leguminosos son compuestas, formadas por numerosos folíolos que tienen la apariencia de plumas. Sus flores son pequeñas. Los frutos azucarados favorecen la propagación zoófila y endozoica. De acuerdo con Burkart —1976—, el género puede dividirse en 5 secciones, de las cuales 3 tienen representantes en el territorio argentino. Estas secciones son: A— “Strombocarpa”, B— “Monilicarpa” y C— “Algarobia”, esta última presenta en Argentina veintiuna especies: “Prosopis fiebrigii”; “Prosopis hassleri”; “Prosopis sericantha”; “Prosopis kuntzei”; “Prosopis ruscifolia”; “Prosopis denudans”; “Prosopis ruizleali”; “Prosopis calingastana”; “Prosopis castellanosii”; “Prosopis vinalillo”; “Prosopis humilis”; “Prosopis campestres”; “Prosopis affinis”; “Prosopis elata”; “Prosopis caldenia”; “Prosopis nigra”; “Prosopis chilensis”; “Prosopis alba”; “Prosopis alpataco”; “Prosopis flexuosa”; “Prosopis pugionata”.[34]
Algarrobales: “Los Algarrobales”. Denominación de una región ubicada 10 Km. al este de Machigasta, y al norte de la traza de la vía férrea del Ferrocarril Gral. Belgrano.
Alili: Voz que se utiliza para designar el vuelo de un ave. Remontar —Ascensión, elevación, etc.—
Alilicucu: Athene cunicularia. También “Alili Cucu”. Es el nombre de un ave de hábitos nocturnos que emite un particular sonido. En realidad, un canto agudo y sonoro que impacta al que lo escucha. Su canto causa temor y ha dado inicio a multiplicidad de supersticiones. Se confunde con la lechuza —Palabra grabada en Bañado de los Pantanos en 1999— ¿Variante del mito de Cachirú? La correspondencia con el vocablo anterior es concreta, ya que el morfema final es referencia, onomatopeya, o remedo, del graznido de la lechuza. —”Ave agorera que vuela”— He cotejado este vocablo en diccionarios Quechuas, y conjeturo que no pertenece al mismo, a pesar de que no son pocos los que conjeturan una etimología cusqueña. “Aracucu, Otus Chilita, Búho pequeño. Es voz onomatopéyica”. [35] El vocablo quechua que señala a un Búho es “juco”.
Aloja: Bebida que se produce con la fermentación de la semilla del algarrobo —en agua y con el agregado de levadura— Según Quevedo[36] es una voz Cacá. Según Nardi[37] es voz castellana. Según algunos miembros de la biblioteca quechua, es vocablo de ese origen. Lo concreto, es que la bebida es de olor fuerte. —Demasiado persistente—
Alpaca: Es una voz castellana con la que se designa a un metal blanco que se confunde con la plata. En el departamento Arauco, los mayores utilizan este vocablo para designar a un mamífero rumiante, similar a la llama —camélido— cuya lana es muy valorada para la realización de abrigos en los telares. —Especie que desapareció de los valles en estudio, debido a la acción del hombre y la caza indiscriminada— El vocablo quechua cita “allpaka” y el vocablo aimara cita “alpaga”. Probablemente haya sido impostada a la Cultura Cacá.
Alpatacu: Voz con la que se designa a una especie arbórea similar al algarrobo, con la particularidad de mostrar una raíz pródiga hacia la superficie. “tacu” por algarrobo. Frase popular con la que se señala a la persona que se instala en un lugar y no se muda del mismo, sino cuando se le indica. ¡Sos como el alpatacu!
Alpasinche: Nombre de un pueblo ubicado entre “Chaupihuasi” y “Lorohuasi” en el departamento San Blas de Los Sauces. —Pcia. de La Rioja— Si el origen del vocablo es Quechua, “Allpa” significaría “Tierra” y “Sinche” por “Sinchi” indicaría “poseer fortaleza”. —También “Alpasinchi”— “Tierra fuerte” o “Tierra firme” —Relación correcta, si tomamos en cuenta que hacia el este se encuentran los médanos de Bañado de los Pantanos.—  Sin embargo, he escuchado a mayores decir que se dirigen desde “Aimogasta hacia Apasinquil o Abasinquil”. Ello induce a conjeturar un vocablo Cacá, dado que “apa” es una manera de percibir la voz “aba”. —En forma adyacente a la ubicación del asentamiento que sirve de control interprovincial —Catamarca y La Rioja— transcurre el lento pasaje de las aguas coloradas del otrora “Abaqui”— en el mismo sentido, acoto que “sin” es en este caso una raíz aumentativa del morfema “qui” por “división” o “separación”, y finalmente “il” que deviene en “lugar”. —Pregunto ¿Tomará en cuenta el vocablo aglutinante, la estratégica posición del pueblo dominando la visual de los afluentes hacia el cercano cauce del río “Abaqui”?—
Allacán: —También “Allocán” o “Alliacán”— Por “Quebrada de Allacán”. Accidente geográfico que se origina en la Sierra de Velasco a 2400 Metros N/M. Hacia el norte se ubica el Puesto “Brígida” y al sur, el Puesto “Allacán”. Desde ambos miradores se produce el nacimiento de tributarios que a 5 Km. se unen dando origen al Río Allacán. Con escaso o nulo caudal en las temporadas estivales de los últimos años.
Allacán: —También “Allocán” o “Aliacán”— Por “Puesto de Allacán”. Nombre de un paraje ubicado en el ingreso de la quebrada del mismo nombre, al sur del puesto de “Las Mesillas”[38] sobre los faldeos de la sierra de Velasco. Se lo divisa con perfección desde el “Bordo de Arauco” —Al sur de la ciudad de Aimogasta— “an”, “ali” —ver Aimogasta, variante seis— y “ca” o “can” señalando la quebrada y la “altura donde se origina este accidente geográfico”
Allalay: También “Auallay” o “Aballay” o “Ayallay”. Apellidos de Caciques nativos de la cultura Cacá.
Allco: Vocablo andino. Perro.
Alli: Vocablo andino. Confirmación positiva —¡Todo se encuentra en forma correcta!—
Alloca: Vocablo que designa a las semillas de algarroba puestas a fermentar. Las semillas en fermentación, se quitan —ex profeso— de la tinaja donde se agrian con el objeto de ser succionadas.
Allpa: Vocablo andino. Tierra.
Allparuna: Vocablo andino. Designa a una variedad de iguana —Color marrón—




[1] Las que transcribo, han sido apreciadas en conversaciones normales, y resultan de uso común – según la situación – entre los habitantes del valle.
[2] Vocablos Cacá transcriptos de los padrones de la época. —1632 / 1807—
[3] Vocablos Cacá transcriptos de los padrones de la época. —1632 / 1807—
[4] Canals Frau, Salvador. “Las poblaciones indígenas de la Argentina” Su origen, su pasado, su presente. Ediciones Hyspamérica, 1986, Buenos Aires, Argentina. —de la edición original de 1953 por Editorial Sudamericana—
[5] A finales de la década de los ’80 en el siglo XX, y a raíz de la falta de agua potable, los habitantes originarios del pueblo “El Retiro” se vieron obligados a radicarse en un predio cercano a la localidad de Alpasinche, donde residen en la actualidad.
[6] Estación de montaña del Ferrocarril General Belgrano —abandonada— a cincuenta kilómetros de Aimogasta, camino a la ciudad Capital de la Provincia. —A comienzo del año 2006, sólo quedan cuatro viviendas habitadas, todas ellas sobre las márgenes del trazado de la Ruta Provincial Nº 9—
[7] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. “Tesoro de Catamarqueñismos” Universidad Nacional de Catamarca. Noviembre de 1999. Catamarca.
[8] Cita del año 2004 – Bañado de los Pantanos.
[9] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[10] Nardi, Ricardo. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[11] Bravo, Domingo. “Diccionario Quichua Santiagueño, castellano, de Insectos y pequeños animales” Recopilación de Nilda A. de Davies. Diagramación Adrián Allasia. Córdoba 2002.
[12] La traza de la Ruta Nacional Nº 40, une las provincias de Salta —Tolombón, y otras— con Tucumán —Amaicha y otras— Catamarca —Santa María, Belén, Londres, y otras— y La Rioja —San Blas de Los Sauces hacia Chilecito, y Aimogasta, en la conexión con Ruta Nacional Nº 60—
[13] Comúnmente denominados “Pueblos de la Costa riojana”.
[14] Ortolani, José Andrés. “Relevamiento de palabras quichuas en uso en la zona serrana de Córdoba” Monografía del año 1995 Trabajo de campo realizada en San Carlos Minas, Córdoba. Fotocopia del original, cedido por la Historiadora Hilda Augusta Schiavoni, residente en Inriville. Presidente de SALAC Inriville, Año 2006.
[15] Según www.prodiversitas.bioetica.org
[16] Quichua es impropio. Ha sido empleado por primera vez en el vocabulario de Fray Domingo de Santo Tomás —Valladolid en 1560— Esta lengua consta de cinco géneros —...— sus sustantivos y sus verbos se conjugan, pero sus adjetivos son invariables; no tiene artículo, pero tiene un plural y un dual, y el plural de sus verbos tiene dos personas, exclusiva e inclusiva de la que habla —...— Encierra palabras que forman imágenes: huahua indica el ángel o niño cuyo balbuceo se cree oír. Por otro lado, puede desconcertar fácilmente a los europeos, pues es aglutinante y una sola de sus palabras ocupa, a veces, toda una media línea. He aquí algunos ejemplos de afijos, “cunca” significa una localidad —una significa agua, unacunca significa fuente o cuenca— la a denota afecto; “masi”, camaradería; “siqui”, costumbre —hillu significa alimento, hillusiqui significa glotón, runa significa un hombre, runacay significa humanidad— “cacu” indica atención —cahua significa mirar, cahuacacu significa examinar—. 
[17] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[18] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[19] Fragmento del Acta de Fundación de la ciudad de Londres en el año 1607 por Gaspar Doncel. —Sevilla, España— Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[20] Nardi, Ricardo. “La lengua Cacá” Colección de documentos recopilados por la Prof. Nilda A. de Davies.
[21] Canals Frau, Salvador. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[22] Vocablos Cacá transcriptos de los padrones de la época. —1632 / 1807—
[23] Nardi, Ricardo. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[24] De la Vega Díaz, Dardo. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[25] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[26] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[27] Lozano, Pedro. De la Compañía de Jesús. “Historia de la Conquista del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán” T I al V XVIII G 177 al 181 BMUNC Ilustrado con noticias del autor y con notas y suplementos por Andrés Lamas. Imprenta Popular. Lima 41 112 Buenos Aires, 1863.
[28] Lozano, Pedro. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[29] Destaco que el vocablo compuesto “aymogasta” fue utilizado en el actual Valle de Arauco con posterioridad a las dos primeras décadas del siglo XVII.
[30] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[31] Vocablos Cacá transcriptos de los padrones de la época. —1632 / 1807—
[32] Vocablos Cacá transcriptos de los padrones de la época. —1632 / 1807—
[33] Vocablos Cacá transcriptos de los padrones de la época. —1632 / 1807—
[34] Para mayor información, conectar www.agora.com.ar Estudio realizado por representantes del IPEM Nº 104 "Arturo Capdevila" Cruz del Eje, Córdoba. Equipo de la Ing. Agr. Inés Gil de Ringuelet.
[35] Ortolami, José Andrés. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[36] Lafone Quevedo, Samuel Alexander. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[37] Nardi, Ricardo. Ibídem. —Obra detallada en Anexo II—
[38] Quebrada del mismo nombre, sobre el faldeo este de la sierra de Velasco.

No hay comentarios:

Familia Stilp

Familia Stilp
Maria Laura, Victor Jose, Maria Ines, Laura Ines, y German

FAMILIA

FAMILIA
Maria Laura, Maria Ines, German

Nacho y Jose

Nacho y Jose

Josefina y Abuela Laura

Josefina y Abuela Laura

Abuelos y Nacho

Abuelos y Nacho